Ta­rot nu­me­ro­ló­gi­co

Ca­da cum­plea­ños trae la ener­gía de un nue­vo Ar­cano. Su­má y ana­li­zá la que te ri­ge aho­ra y la que te acom­pa­ña­rá des­de que so­ples las ve­li­tas en 2014

Mia - - TAROT NUMEROLÓGICO - Por Beatriz Le­ve­rat­to

El Ta­rot nos anun­cia los cli­mas de vi­da que vi­vi­re­mos en el nue­vo año, cuán­to se­pa­mos apro­ve­char­los o no de­pen­de­rá de ca­da uno de no­so­tros. Pa­ra sa­ber cuál se­rá el ar­cano que re­gi­rá tu 2014, su­má la fe­cha de tu úl­ti­mo cum­plea­ños y, lue­go, re­du­ci­la a un so­lo dí­gi­to. Por ejem­plo, si cum­plís en ma­yo, to­da­vía es­tá activo el ar­cano de la fe­cha del úl­ti­mo cum­plea­ños y es­ta­rá vi­gen­te has­ta ma­yo de 2014 don­de se ac­ti­va­rá tu si­guien­te car­ta. Use­mos una fe­cha al azar: 28-05-2013: 2 + 8 + 5 + 2 + 0 + 1 + 3 = 21 = 2 + 1 = 3 Es­te se­rá un año con ener­gía 3, que es la car­ta de La Em­pe­ra­triz, has­ta ma­yo de 2014, don­de se ac­ti­va­rá la car­ta Nº 4, El Em­pe­ra­dor, So­lo su­man­do, po­dés re­tro­ce­der en el tiem­po y re­vi­sar có­mo se fue­ron de­ve­lan­do los apren­di­za­jes de tus car­tas en el pa­sa­do, cum­plea­ños tras cum­plea­ños, ca­da car­ta trae la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar ta­len­tos y tra­ba­jar y cre­cer con las di­fi­cul­ta­des.

1. El ma­go Pa­ra en­tu­sias­mar­se con nue­vos pro­yec­tos

El Ma­go ini­cia un nue­vo ci­clo de vi­da de arran­ques y co­mien­zos, fi­nal­men­te ha lle­ga­do el tiem­po pa­ra plas­mar pro­yec­tos pos­ter­ga­dos, ani­mar­se a cam­biar en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da. Nue­vos pla­nes la­bo­ra­les, in­quie­tu­des, es­tu­dios. Re­plan­teos vin­cu­la­res y una nue­va eta­pa tam­bién en el ám­bi­to amo­ro­so. El año Ma­go in­vi­ta a co­nec­tar con la pro­pia ca­pa­ci­dad y vo­lun­tad de ser guía y de en­tu­sias­mar o, por el con­tra­rio, nos en­fren­ta­rá con el te­mor a ini­ciar y a con­fiar en la au­to­no­mía per­so­nal. Es un pe­río­do pa­ra en­te­rar­mos si po­de­mos o no ac­ti­var nues­tro va­lor, en­tu­sias­mo y vi­ta­li­dad. Si no nos ani­ma­mos, igual la vi­da em­pu­ja­rá a ini­ciar a tra­vés de per­so­nas muy vo­lun­ta­rio­sas y de fuer­te per­so­na­li­dad que pue­den mo­ti­var­nos pe­ro tam­bién irri­tar­nos.

2. La sa­cer­do­tis­ta o pa­pi­sa Cu­ra­ción emo­cio­nal pa­ra re­sol­ver te­mas fa­mi­lia­res

En la ima­gen de la car­ta, una mu­jer, en ac­ti­tud re­po­sa­da, tie­ne un li­bro en su re­ga­zo al que no lee: ella es maes­tra en sa­bi­du­ría fe­me­ni­na, esa no fue es­cri­ta en los li­bros de his­to­ria y re­li­gión que son re­la­tos de men­tes mas­cu­li­nas. El año Sa­cer­do­ti­sa In­di­ca un tiem­po de pro­tec­ción es­pi­ri­tual más allá de la pro­pia con­cien­cia. Se­rá pre­ci­so desa­rro­llar una com­pren­sión más in­tui­ti­va de la vi­da, a tra­vés de ac­ti­vi­da­des de au­to­co­no­ci­mien­to, te­ra­pia o eso­te­ris­mo. Anun­cia un pe­río­do de ma­yor com­pro­mi­so con la pro­pia fa­mi­lia, co­nec­tán­do­nos con nues­tra ca­pa­ci­dad de amar, pro­te­ger y cuidar. Se irán ges­tan­do pro­yec­tos (o hi­jos) con tiem­pos más len­tos a los desea­dos, ha­brá que te­ner per­se­ve­ran­cia, acep­ta­ción y pa­cien­cia. La in­tui­ción se­rá nues­tra alia­da pa­ra re­sol­ver co­rrec­ta­men­te si­tua­cio­nes de al­ta car­ga emo­cio­nal pa­ra no juz­gar­las co­mo irra­cio­na­les. La vi­da pro­po­ne en­tre­gar­se al fluir, a la com­pre­sión de los ci­clos na­tu­ra­les, se acon­se­ja no apre­su­rar­se, prio­ri­zar el con­tac­to con el mun­do in­terno más que la bús­que­da de res­pues­tas en el ex­te­rior. Se­ra un año de cer­ca­nía de mu­je­res sen­si­bles, in­tui­ti­vas o del círcu­lo fa­mi­liar que in­vi­tan a re­sig­ni­fi­car el víncu­lo con la ma­dre.

3. La em­pe­ra­triz Tra­ba­jar la au­to­es­ti­ma y desa­rro­llar la crea­ti­vi­dad

La Em­pe­ra­triz es la unión en­tre los dos car­tas an­te­rio­res, el Ma­go y la Pa­pi­sa, y trans­for­ma el va­lor y la in­tui­ción, lo­gran­do lo me­jor pa­ra ca­da si­tua­ción o víncu­lo. Re­pre­sen­ta al amor y po­ne én­fa­sis en la ca­pa­ci­dad de reunión y de in­cluir al re­cha­za­do. Anun­cia un año pa­ra

con­fiar en el pro­pio es­ti­lo de en­ca­rar los pro­yec­tos y po­ner­les un to­que de crea­ti­vi­dad per­so­nal. Tiem­po de reconocimientos que pue­den re­dun­dar en ex­ce­len­tes lo­gros la­bo­ra­les y eco­nó­mi­cos. La vi­da in­vi­ta a unir pla­cer y res­pon­sa­bi­li­dad. Si lo­grás con­fiar en vos, se­rá un pe­río­do de ale­grías y con­cre­cio­nes, de re­va­lo­ri­zar el ero­tis­mo y la sen­sua­li­dad, de to­mar con­cien­cia de cuán­to nos per­mi­ti­mos dis­fru­tar de la vi­da. Ex­ce­len­te pe­río­do pa­ra in­ver­tir, pe­dir un cré­di­to o rea­li­zar pro­yec­tos crea­ti­vos. Pue­de in­di­car, in­clu­si­ve, un gran ro­man­ce.

4. El em­pe­ra­dor Con­so­li­dar­se en lo la­bo­ral

El N º 4 del Em­pe­ra­dor sim­bo­li­za lo en­car­na­do: los cua­tro pun­tos car­di­na­les, las cua­tro es­ta­cio­nes del año, los cua­tro pa­los del Ta­rot, los cua­tro ele­men­tos as­tro­ló­gi­cos. Re­mi­te a la es­ta­bi­li­dad. Sim­bo­li­za un tiem­po pa­ra desa­rro­llar se­gu­ri­dad y per­ma­nen­cia, tan­to co­mo pa­ra es­tar aten­to a la di­fi­cul­tad pa­ra cam­biar, asu­mir y en­ten­der las pro­pias ri­gi­de­ces o los ex­ce­si­vos man­da­tos. Pe­río­do pa­ra or­de­nar la vi­da en ge­ne­ral, ma­du­rar en el amor y ani­mar­se a com­pro­me­ter­se. Mo­men­to de cre­ci­mien­to la­bo­ral, exi­gen­cias in­trans­fe­ri­bles, ha­cer­se car­go de trá­mi­tes o pa­pe­les pen­dien­tes. Aun­que pue­de vi­vir­se co­mo un tiem­po de gran­des es­fuer­zos, en ver­dad es pa­ra ser más rea­lis­ta y prag­má­ti­co, de­jar cul­pas afue­ra y ha­cer­se car­go de las pro­pias li­mi­ta­cio­nes. Es tiem­po de po­ner a prue­ba la pro­pia au­to­ri­dad con­fian­do en la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da o en el le­ga­do del pro­pio pa­dre. Mar­ca la pre­sen­cia de un hom­bre, ma­ri­do, je­fe o pa­dre, que co­bra­rá mu­cha im­por­tan­cia, apor­tan­do se­gu­ri­dad, ex­pe­rien­cia o re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Ha­brá que es­tar aten­to a la ex­ce­si­va au­to­exi­gen­cia o a la po­ca ca­pa­ci­dad pa­ra co­nec­tar­se con el pla­cer, pues es­te año ha­brá que ocu­par­se de te­mas pa­sa­dos y aca­tar nor­mas y le­yes.

5. El pa­pa

Cri­sis de cre­ci­mien­to

El Pa­pa anun­cia un tiem­po de cues­tio­na­mien­tos de au­to­ri­dad, ne­ce­si­dad de cam­bios y cre­ci­mien­to que ge­ne­ran cri­sis y te­mo­res. Ha­brá que es­tar aten­tos a los mie­dos que no dejan cre­cer y nos man­tie­nen es­cla­vos de la tra­ma de po­der en las que vi­vi­mos. Se­rá ne­ce­sa­rio ani­mar­se a cre­cer pa­ra ir más allá de los lí­mi­tes ac­tua­les. Año de re­plan­teos so­bre lo lo­gra­do, de bús­que­da de nue­vas res­pues­tas es­pi­ri­tua­les, de desafíos. Lo co­no­ci­do y es­ta­ble se quie­bra, aten­tan­do con­tra la pro­pia se­gu­ri­dad: el pri­mer im­pul­so se­rá con­tro­lar y re­pri­mir lo nue­vo, por vi­vir­lo co­mo per­ju­di­cial. Tan­to si no ani­ma­mos a cues­tio­nar­nos a no­so­tros mis­mos, co­mo si in­ten­ta­mos re­pri­mir y con­ti­nuar, igual se­rá muy re­co­men­da­ble ha­cer te­ra­pia. Mar­ca la pre­sen­cia de una per­so­na más po­de­ro­sa o de ma­yor co­no­ci­mien­to que trae­rá apren­di­za­je tras­cen­den­te.

6. Los enamo­ra­dos o los aman­tes

Su­pe­rar pre­jui­cios

Un año re­gi­do por los Aman­tes es pa­ra en­fren­tar cons­cien­te­men­te sen­sa­cio­nes dua­les, sen­ti­mien­tos con­tra­dic­to­rios. Tiem­po de du­das e in­cer­ti­dum­bres, no se­rá po­si­ble de­fi­nir los de­seos cla­ra­men­te, es acon­se­ja­ble to­le­rar las pro­pias con­tra­dic­cio­nes, cal­mar­se y no apre­su­rar­se a de­ci­dir. Se­rá bueno es­tar aten­to a los ca­mi­nos y op­cio­nes que se abren, tan­to la­bo­ral co­mo emo­cio­nal­men­te. La vi­da pro­po­ne abrir­se a pro­pues­tas des­co­no­ci­das, su­pe­rar los pro­pios pre­jui­cios, man­te­ner la men­te y el co­ra­zón abier­tos. Tiem­po pa­ra ser más to­le­ran­tes con no­so­tros mis­mos y con los otros. Anun­cia un nue­vo ni­vel de amor, de víncu­los, has­ta ter­ce­ros o aman­tes. Los sen­ti­mien­tos son di­fe­ren­tes a los del pa­sa­do y las nue­vas emo­cio­nes pro­du­cen des­con­cier-

to. Apa­re­ce­rán per­so­nas que plan­tean una encrucijada, ha­brá que per­mi­tir­se ju­gar con lo que va apa­re­cien­do, pro­bar, abrir op­cio­nes. Buen año pa­ra ini­ciar ac­ti­vi­da­des que cal­men y ayu­den a es­cu­char el in­te­rior, co­mo yo­ga o me­di­ta­ción.

7. El ca­rro

En la ima­gen de la car­ta, el ca­rro va con­du­ci­do por dos ca­ba­llos de co­lo­res opues­tos y el con­duc­tor no sos­tie­ne las rien­das. Su­gie­re un año de fran­co mo­vi­mien­to, im­pe­tuo­sa ac­ción que ge­ne­ra rui­do y lla­ma la aten­ción, el con­duc­tor no po­drá fre­nar ni dis­po­ner de tiem­po pa­ra de­ci­dir. Anun­cia un pe­río­do pa­ra des­ta­car­se más allá de lo pla­nea­do, ani­mar­se a desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad in­de­pen­dien­te, oír la ins­tin­ti­va ne­ce­si­dad de ocu­par más te­rri­to­rio y ga­ran­ti­zar­se una me­jor su­per­vi­ven­cia. No ha­brá se­gu­ri­dad en las pro­pias de­ci­sio­nes pe­ro ha­brá que arries­gar­se y ani­mar­se pues el buen desa­rro­llo del año de­pen­de­rá ex­clu­si­va­men­te del pro­pio co­ra­je, vo­lun­tad y es­fuer­zo. En un año Ca­rro des­cu­bri­mos una iden­ti­dad más in­de­pen­dien­te, sim­bo­li­za tiem­po de mu­dan­zas o via­jes im­por­tan­tes, de ani­mar­se a des­cu­brir el pro­pio de­seo y se­guir­lo, arries­gar­se a cre­cer y a me­jo­rar ma­te­rial­men­te. Apa­re­ce­rán per­so­nas po­ten­tes que in­cen­ti­van, im­pul­san y pro­mue­ven el pro­pio ac­cio­nar, ayu­dan­do a do­mi­nar el mie­do y es­ti­mu­lan­do a con­fiar en los pro­yec­tos in­de­pen­dien­tes aun­que re­quie­ran de mu­cho es­fuer­zo.

8. La jus­ti­cia Fo­ca­li­zar y to­mar de­ci­sio­nes

La ima­gen de la car­ta mues­tra a una mu­jer sen­ta­da, con una es­pa­da en al­to, di­vi­dien­do pre­sen­te de pa­sa­do y fu­tu­ro, las ne­ce­si­da­des pro­pias de las aje­nas. El N º 8 es el del in­fi­ni­to, to­do vuel­ve, to­da ac­ción ge­ne­ra con­se­cuen­cias. Anun­cia un pe­río­do pro­pi­cio pa­ra re­sol­ver pen­dien­tes y or­de­nar el pa­sa­do, to­do ma­len­ten­di­do o con­flic­to pa­sa­do de­be­rá ser acla­ra­do y re­suel­to, ha­brá que es­tar dis­pues­to a un tiem­po de eva­lua­ción y ba­lan­ce. La Jus­ti­cia re­cuer­da que so­mos cons­truc­to­res de nues­tro des­tino, pro­po­ne de­pu­rar ex­ce­sos pa­ra con­ti­nuar el via­je más li­via­nos, fi­na­li­zar con ilu­sio­nes des­me­di­das y ser más rea­lis­tas. En el as­pec­to emo­cio­nal, ha­brá que ma­ne­jar­se con cau­te­la y sin des­bor­des dra­má­ti­cos. Pe­río­do pa­ra po­ner en cla­ro pa­pe­les y re­sol­ver jui­cios, di­vor­cios, he­ren­cias o rea­li­zar com­pra o ven­tas de pro­pie­da­des.

Or­de­nar pa­pe­les y víncu­los

9. El er­mi­ta­ño

Ne­ce­si­dad de so­le­dad e in­tros­pec­ción

El Er­mi­ta­ño re­pre­sen­ta la ne­ce­si­dad de ad­qui­rir ma­yor sa­bi­du­ría so­bre lo vi­vi­do. Es tiem­po de ba­lan­ce y cie­rre de un pe­río­do de nue­ve años. Se­rá ne­ce­sa­rio en­con­trar nue­vas y ma­yo­res res­pues­tas so­bre el mis­te­rio de la vi­da, ne­ce­si­dad de bús­que­da de sen­ti­do tras­cen­den­te con­jun­ta­men­te con una mis­te­rio­sa ne­ce­si­dad de des­ape­gar­se de las for­mas ex­ter­nas. Tiem­po de cues­tio­na­mien­tos de los pro­pios lo­gros pro­fe­sio­na­les, emo­cio­na­les y exis­ten­cia­les. Pe­río­do pa­ra en­con­trar­se en so­le­dad con uno mis­mo, su­pe­rar la ne­ce­si­dad de que los otros nos con­fir­men, apren­der a to­le­rar el si­len­cio. Mar­ca un pe­río­do de so­le­dad y de ex­pe­rien­cias muy ín­ti­mas a las que cos­ta­rá po­ner en pa­la­bras o com­par­tir. En te­má­ti­cas de pa­re­ja, muy bue­nos sen­ti­mien­tos pe­ro po­ca ca­pa­ci­dad pa­ra de­mos­trar el afec­to. Anun­cia la pre­sen­cia de al­gún con­se­je­ro, maes­tro, ini­cia­do, te­ra­peu­ta, mé­di­co, pro­fe­sor, sa­cer­do­te, pro­fe­sor o cha­mán, per­so­nas que guían y ha­bi­li­tan res­pues­tas más pro­fun­das en la bús­que­da exis­ten­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.