Mia pre­gun­ta Ber­nar­do res­pon­de El con­sul­to­rio de Sta­ma­teas

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - ES­PE­CIAL TE­JI­DOS - Las res­pues­tas de Ber­nar­do Sta­ma­teas de­ben ser to­ma­das co­mo guías. Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier tipo.

¿Có­mo pue­do iden­ti­fi­car el mal­tra­to en el no­viaz­go?

Mar­ga­ri­ta

Hay va­rios fac­to­res a te­ner en cuen­ta, no ol­vi­de­mos que el no­viaz­go es una eta­pa pa­ra co­no­cer­se, en don­de va­mos a po­der ob­ser­var si esa per­so­na tie­ne nues­tros mis­mos prin­ci­pios y un pro­yec­to de vi­da pa­re­ci­do al nues­tro. Por eso es tan im­por­tan­te no que­mar eta­pas y co­no­cer­se an­tes de con­vi­vir o ca­sar­se.Es ahí en don­de apa­re­cen las “sor­pre­sas”, por eso mu­chas per­so­nas creen que el ma­tri­mo­nio des­tru­ye las pa­re­jas, cuan­do en reali­dad, se pro­du­ce el quie­bre por­que de­ci­den con­vi­vir sin co­no­cer­se lo su­fi­cien­te. Hay va­rias ac­ti­tu­des a las que hay que pres­tar­le aten­ción: Cuan­do hay com­pe­ten­cia en el no­viaz­go. Cuan­do hay de­seos de con­trol. Cuan­do se hu­mi­lla al otro. Cuan­do se mi­ni­mi­za o no se res­pe­tan las emo­cio­nes del otro. Cuan­do se juz­ga o se lo con­de­na al otro. Los con­flic­tos son par­te de la pa­re­ja, lo que hay que ver es co­mo se los re­suel­ve.Si se los re­suel­ve ba­jo cier­tas re­glas de res­pe­to, don­de no hay agre­sión, en­ton­ces la pa­re­ja tie­ne re­cur­sos pa­ra re­sol­ver los con­flic­tos.En cam­bio, cuan­do hay una di­fe­ren­cia y apa­re­ce la acu­sa­ción, los gri­tos, la vio­len­cia, etc., en­ton­ces, es­ta­mos ha­blan­do de una pa­re­ja que va a ir al fra­ca­so.

Pre­sen­cié cuan­do una pri­ma y su no­vio se gol­pea­ban, no sa­bía que es­to su­ce­día y que­dé ho­rro­ri­za­da. Ella di­ce que es su for­ma de en­ten­der­se ¿Pue­de ser nor­mal es­ta ac­ti­tud?

Cie­lo

Es­te tipo de tra­to en la pa­re­ja, la­men­ta­ble­men­te, cada vez es más fre­cuen­te.Se per­dió mu­cho el res­pe­to y el cuidado de uno ha­cia el otro. El mal­tra­to pue­de ser del va­rón ha­cia la mu­jer, o tam­bién de la mu­jer al va­rón. La gran ma­yo­ría de las ve­ces, en el ca­so de vio­len­cia de gé­ne­ro, es del hom­bre y la lla­ma­mos com­ple­men­ta­ria.La de­no­mi­na­da si­mé­tri­ca es cuan­do am­bos se las­ti­man mu­tua­men­te, ya sea fí­si­ca­men­te, eco­nó­mi­ca­men­te, se­xual­men­te o psi­co­ló­gi­ca­men­te. Te­ne­mos que re­cor­dar que no hay que de­jar na­da por na­die, y que es di­fí­cil cam­biar al otro, cuan­to más si­mi­li­tud hay en la pa­re­ja me­jor es el pro­nós­ti­co. Pue­de dar­se que en de­ter­mi­na­das con­duc­tas sea­mos opues­tos pe­ro en los con­cep­tos fun­da­men­ta­les te­ne­mos que bus­car si­mi­li­tud, y siem­pre tie­ne que pre­va­le­cer la co­mu­ni­ca­ción, ha­blar mu­cho pa­ra po­der ex­pre­sar y de­jar en cla­ro qué co­sas nos gus­tan y que no.Las di­fe­ren­cias nos pue­den ha­cer cre­cer y en­ri­que­cer la pa­re­ja, no ne­ce­sa­ria­men­te nos tie­nen que lle­var a la se­pa­ra­ción.

Me cuesta per­do­nar la in­fi­de­li­dad y mis ce­los par­ten de eso ¿Qué pue­do ha­cer?

Va­ne­sa

La in­fi­de­li­dad siem­pre es un he­cho trau­má­ti­co, do­lo­ro­so y muy di­fí­cil de atra­ve­sar por­que las­ti­ma la con­fian­za, por eso hay que dar­se tiem­po. Aho­ra, lo que te es­tá pa­san­do, es­ta fal­ta de con­fian­za que te­nés, es por­que la per­dis­te por al­gún he­cho y tu pa­re­ja tie­ne que vol­ver a ga­nár­se­la y eso lle­va tiem­po. Él, me­dian­te ac­cio­nes, tie­ne que re­cu­pe­rar tu con­fian­za, no só­lo con pa­la­bras de per­dón sino que de­be vol­ver a cons­truir la­dri­llo por la­dri­llo la re­la­ción que se de­rrum­bó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.