Ba­lan­ce SIN BA­JÓN

Mia - - PSICOLIGIA - por Ve­ró­ni­ca de An­drés y Flo­ren­cia An­drés

En es­ta épo­ca del año ca­si to­dos ha­ce­mos el fa­mo­so "ba­lan­ce de fin de año". A al­gu­nos les gus­ta más ha­cer­lo, a otros me­nos; al­gu­nos lo ha­cen de ma­ne­ra es­cri­ta y or­de­na­da y otros ha­cen un rá­pi­do re­pa­so men­tal del año; al­gu­nos lo ha­cen en si­len­cio, otros lo co­men­tan con los de­más... ca­da cual tie­ne su ma­ne­ra, pe­ro lo que ca­si to­dos los ba­lan­ces de fin de año tie­nen en co­mún es un error: cuan­do mi­ra­mos el año que es­tá ter­mi­nan­do so­le­mos ha­cer­nos una pre­gun­ta muy po­co efec­ti­va: ¿qué hi­ce bien y qué hi­ce mal?

Una me­jor pre­gun­ta se­ría: ¿qué fun­cio­nó y qué no fun­cio­nó? Pa­re­ce un cam­bio su­til, pe­ro en reali­dad es un cam­bio enor­me. Pre­gun­tar­nos: ¿qué hi­ce bien y qué hi­ce mal? pue­de da­ñar la con­fian­za en uno mis­mo, por­que ha­bla de la a per­so­na y pue­de lle­var a que uno o se enoje con­si­go mis­mo, pue­de e lle­var a to­mar una res­pon­sa­bi­li­dad d ex­ce­si­va -in­clu­so por co­sas que no o de­pen­dían de uno- y a sen­tir una a cul­pa des­me­su­ra­da. En­ca­rar el ba- lan­ce de fin de año pre­gun­tán­do­se e ¿qué hi­ce bien y qué hi­ce mal? va a a ha­cer que ten­ga muy po­cas ga­nas de ha­cer ese fa­mo­so ba­lan­ce o que me ter­mi­ne sin­tien­do ne­ga­ti­vo des­pués de ha­cer­lo. En cam­bio, pre­gun­tar­nos ¿qué fun­cio­nó y qué no fun­cio­nó?, o bien, ¿qué dio re­sul­ta­do y qué no dio re­sul­ta­do? es una ma­ne­ra mu­cho más ob­je­ti­va de ana­li­zar el año, don­de el fo­co del aná­li­sis no es la per­so­na sino el re­sul­ta­do de sus ac­cio­nes. Y es una pre­gun­ta que po­de­mos usar no só­lo en nues­tra vi­da per­so­nal sino con nues­tro equi­po de tra­ba­jo y has­ta con nues­tra pa­re­ja.

Cuan­do iden­ti­fi­ca­mos las co­sas que es­te año no han fun­cio­na­do pa­ra no­so­tros, es el mo­men­to de re­fre­nar al crí­ti­co in­te­rior y re­cor­dar que el error es una se­ñal de que es­ta­mos en mo­vi­mien­to. Tam­bién po­de­mos pre­gun­tar­nos: ¿qué pue­do ha­cer pa­ra me­jo­rar en es­te as­pec­to? En cuan­to po­de­mos de­jar de ver al error co­mo una se­ñal de fra­ca­so y, en cam­bio, en­ten­de­mos que es­ta­mos en mo­vi­mien­to, le per­de­mos mie­do a los erro­res y avan­za­mos mu­cho más rá­pi­do en to­dos nues­tros pro­yec­tos.

Tiem­po de fes­te­jar

Cuan­do al ha­cer el ba­lan­ce, iden­ti­fi­ca­mos las co­sas que sí fun­cio­na­ron, que sí hi­ci­mos bien, que­da al­go im­por­tan­tí­si­mo pa­ra ha­cer: ¡ce­le­brar­las! Mu­chas per­so­nas di­cen "es­toy ago­ta- do", "no doy más", "no pa­ro nun­ca". Y la raíz de ese ago­ta­mien­to, mu­chas ve­ces, sue­le ser que va­mos de ob­je­ti­vo en ob­je­ti­vo, de me­ta en me­ta y que cuan­do lo­gra­mos al­go bueno ya es­ta­mos pen­san­do en el pró­xi­mo ob­je­ti­vo, en la pró­xi­ma me­ta, en el pró­xi­mo pro­yec­to. Y nos ol­vi­da­mos de un pa­so fun­da­men­tal: ce­le­brar las co­sas que lo­gra­mos, ce­le­brar las co­sas que sa­lie­ron bien. Mu­chos pien­san que es­to es una pér­di­da de tiem­po, que no ha­ce fal­ta, que ya lle­ga­rá el mo­men­to... pe­ro el mo­men­to nun­ca lle­ga. Lo que lle­ga es el can­san­cio, el ago­ta­mien­to, y las ga­nas de que el año ter­mi­ne de una bue­na vez. Cuan­do se ha­bla de ce­le­brar, no sig­ni­fi­ca ha­cer una gran fies­ta o a gas­tar mu­cho di­ne­ro. Es ha­cer un al­to en el ca­mino, pa­ra la pe­lo­ta, mi­rar ha­cia atrás y re­co­no­cer to­do lo bueno que nos pa­só es­te año. ¿De qué ma­ne­ra se pue­de ce­le­brar? Tal vez sea só­lo to­mar­se unos mi­nu­tos pa­ra co­men­tar es­to con al­guien del en­torno, tal vez sea re­ga­lar­se al­go co­mo pre­mio: un buen li­bro, una sa­li­da, una co­mi­da ri­ca. No im­por­ta la ma­ne­ra que se eli­ja, lo im­por­tan­te es que no se de por sen­ta­do que na­da de lo acon­te­ci­do du­ran­te el 2013, fue bueno, por­que es una de las ma­ne­ras más rá­pi­das de lle­nar­nos de des­mo­ti­va­ción, de fal­ta de ga­nas y de ago­ta­mien­to. En cam­bio, ce­le­brar mo­ti­va y nos lle­na de en­tu­sias­mo. Ce­le­brar nos en­fo­ca, nos obli­ga a ver lo bueno y a va­lo­rar­lo. Y su­ce­de al­go más: vas a ver que cuan­tas más co­sas ce­le­bres en tu vi­da, más mo­ti­vos en­con­tra­rás pa­ra ce­le­brar.

En­ton­ces, co­mo sín­te­sis. Si es­tás por ha­cer tu ba­lan­ce de fin de año, pre­gún­ta­te: ¿qué fun­cio­nó y qué no fun­cio­nó? Tu ba­lan­ce de fin de año va a ser mu­cho más pro­duc­ti­vo y mo­ti­va­dor que si te pre­gun­tas ¿qué hi­ce bien y qué hi­ce mal?

Cuan­do iden­ti­fi­ques las co­sas que no fun­cio­na­ron, re­cor­dá que el error es se­ñal de que es­ta­mos en mo­vi­mien­to. Y cuan­do iden­ti­fi­ques lo que sa­lió bien, bus­ca al­gu­na ma­ne­ra de ce­le­brar­lo. Es­ta es una muy bue­na ma­ne­ra de ter­mi­nar el 2013 con ener­gía, aún cuan­do es­te año te ha­ya to­ca­do atra­ve­sar desafíos que pa­re­cían im­po­si­bles.

Fuen­te: Li­bro Desafian­do Im­po­si­bles de Con­fian­za

To­tal de Ve­ró­ni­ca de An­drés y Flo­ren­cia An­drés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.