Un alia­do na­tu­ral pa­ra es­tar en for­ma

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - *Nu­tri­cio­nis­ta Fuen­te: Li­po­so­lal­ga de La­bo­ra­to­rios Si­dus Por la Lic. Lu­cía Díaz Gar­cía*

Con­se­guir el pe­so ideal es una me­ta a ve­ces di­fí­cil de con­se­guir, ya que la ma­yo­ría de las ve­ces no dis­po­ne­mos del tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra pres­tar­le aten­ción a nues­tra nu­tri­ción. Pe­ro cuan­do no­ta­mos cam­bios ne­ga­ti­vos en nues­tro or­ga­nis­mo y eso se tra­du­ce en un au­men­to de pe­so, cree­mos que “má­gi­ca­men­te” po­de­mos re­ver­tir­lo, pe­ro la ma­gia no exis­te.

Ha­ce 2.500 años, de­cía el gran Hi­pó­cra­tes “Que tu ali­men­to sea tu me­di­ci­na”, cuan­do los re­cur­sos pa­ra lu­char con­tra las en­fer­me­da­des eran tan po­cos, y el se­cre­to de la sa­lud es­ta­ba en apro­ve­char al má­xi­mo lo que da­ba la na­tu­ra­le­za. In­dus­tria­li­za­ción me­dian­te, el re­gre­so a lo na­tu­ral de­jó de ser co­sa só­lo de ro­mán­ti­cos y pa­só a ser ob­je­to de es­tu­dio cien­tí­fi­co. Apro­ve­chan­do es­tos co­no­ci­mien­tos la in­dus­tria co­men­zó a ge­ne­rar ali­men­tos en­ri­que­ci­dos y for­ti­fi­ca­dos, lue­go ali­men­tos fun­cio­na­les y pos­te­rior­men­te nu­tra­céu­ti­cos que pro­du­cen efec­tos be­né­fi­cos pa­ra la sa­lud.

Uno de los nu­tra­céu­ti­cos con ma­yor im­pac­to fue la spi­ru­li­na, un al­ga ma­ri­na apro­ba­da en 1981 co­mo su­ple­men­to die­ta­rio por la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos es­ta­dou­ni­den­se (FDA) por su ex­cep­cio­nal con­cen­tra­ción de nu­trien­tes (ami­noá­ci­dos, mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas) y su au­sen­cia de efec­tos se­cun­da­rios. La spi­ru­li­na da un po­der de sa­cie­dad que la ha­ce muy apro­pia­da co­mo com­ple­men­to en las die­tas pa­ra ba­jar de pe­so. En com­bi­na­ción con otros nu­tra­céu­ti­cos po­ten­cia su efec­to y agre­ga nue­vos be­ne­fi­cios. En la ac­tua­li­dad, un su­ple­men­to die­ta­rio a ba­se de cin­co com­po­nen­tes na­tu­ra­les lo­gra un cam­bio po­si­ti­vo re­sul­tan­do “un alia­do pa­ra tu si­lue­ta”.

LA L-car­ni­ti­na (que con­vier­te la gra­sa de las cé­lu­las en ener­gía), la Vi­tis vi­ní­fe­ra (po­de­ro­so an­ti­oxi­dan­te ex­traí­do de la se­mi­lla de uva), la Gar­ci­nia cam­bo­gia (que evi­ta la acu­mu­la­ción de gra­sas y pre­vie­ne el au­men­to de pe­so) y la vi­ta­mi­na C son al­gu­nos ejem­plos. los

Si su­ma­mos un plan de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y ejer­ci­cio fí­si­co po­dre­mos al­can­zar las me­tas de bie­nes­tar pro­pues­tas sin gran­des sa­cri­fi­cios de una ma­ne­ra na­tu­ral, sa­na y equi­li­bra­da. El im­pac­to po­si­ti­vo del ejer­ci­cio fí­si­co es am­plia­men­te co­no­ci­do y sin im­por­tar su edad o ca­pa­ci­dad fí­si­ca, to­dos po­de­mos me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da in­clu­yén­do­lo.

La nue­va fór­mu­la per­mi­te na­tu­ral­men­te al­can­zar el pe­so ideal y man­te­ner­lo, es el alia­do per­fec­to de la ali­men­ta­ción sa­na y equi­li­bra­da y de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, que ma­xi­mi­za­rán nues­tro bie­nes­tar y ayu­da­rán a con­se­guir nues­tro ob­je­ti­vo fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.