La se­ro­to­ni­na y el trip­tó­fano

Mia - - NUTRICIÓN -

La se­ro­to­ni­na es un neu­ro­trans­mi­sor que lle­va y trae men­sa­jes en­tre los ner­vios del cuer­po des­de el ce­re­bro. Es res­pon­sa­ble de es­ti­mu­lar va­rias hor­mo­nas que re­gu­lan el hu­mor y los es­ta­dos de áni­mo, se­gre­gar me­la­to­ni­na que nos ayu­da a dor­mir, go­ber­nar el ape­ti­to, el de­seo se­xual y el um­bral del do­lor. Su dé cit es­tá re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con la de­pre­sión. Los ni­ve­les ba­jos de se­ro­to­ni­na sur­gen de una de cien­cia de trip­tó­fano, un ami­noá­ci­do que se en­cuen­tra en po­cas can­ti­da­des en cier­tas pro­teí­nas. El trip­tó­fano es un ami­noá­ci­do que el cuer­po ne­ce­si­ta pa­ra sin­te­ti­zar la se­ro­to­ni­na, pe­ro no lo pue­de fa­bri­car por sí mis­mo. Por en­de, lo de­be en­con­trar en los ali­men­tos, en par­ti­cu­lar en cier­tas pro­teí­nas, so­bre to­do: car­nes blan­cas (cor­de­ro, po­llo, pa­vo), pes­ca­do de mar (atún, sar­di­nas y sal­món) y crus­tá­ceos (gam­bas, lan­gos­ti­nos, can­gre­jo), le­gum­bres (adu­ki, len­te­jas y ha­bas ro­jas) y fru­tas co­mo los dá­ti­les, la ba­na­na, la pa­pa­ya, la pal­ta y, por úl­ti­mo, el ca­cao. Tam­bién se en­cuen­tra en las car­nes ro­jas, los lác­teos y los hue­vos, sin em­bar­go, es­tos ali­men­tos con­tie­nen una ma­yor can­ti­dad del ami­noá­ci­do ti­ro­si­na que es­ti­mu­la las hor­mo­nas res­pon­sa­bles de dar­nos fuer­za y ener­gía, anu­lan­do el efec­to del trip­tó­fano. El trip­tó­fano, pa­ra es­ti­mu­lar la se­gre­ga­ción de se­ro­to­ni­na, tie­ne que es­tar pre­sen­te en el ce­re­bro, si no, el or­ga­nis­mo in­ten­ta­rá bus­car­lo en otras par­tes, uti­li­zan­do el azú­car co­mo agen­te pa­ra abrir el ca­mino. Es­ta es la ra­zón por la cual la gen­te sue­le re­la­cio­nar lo dul­ce con el pla­cer, por­que es el azú­car que lle­va el trip­tó­fano ha­cia el ce­re­bro y ac­ti­va la pro­duc­ción de se­ro­to­ni­na lo que ge­ne­ra esa sen­sa­ción de pla­cer y ese es­ta­do de áni­mo, ade­más de es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de me­la­to­ni­na que es lo que nos per­mi­te con­ci­liar el sue­ño y des­can­sar bien. El azú­car ayu­da a in­cre­men­tar los ni­ve­les del ami­noá­ci­do trip­tó­fano en el ce­re­bro, ga­ti­llan­do la li­be­ra­ción del neu­ro­trans­mi­sor se­ro­to­ni­na que a su vez pro­du­ce me­la­to­ni­na, que el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta en la se­gun­da mi­tad del día pa­ra ba­jar las re­vo­lu­cio­nes y pre­pa­rar­se pa­ra el des­can­so noc­turno. La se­ro­to­ni­na tam­bién ge­ne­ra una sen­sa­ción de bie­nes­tar y pla­cer, por eso, los que sien­ten com­pul­sión por co­mer al­go dul­ce a la tar­de, com­bi­na­do con di cul­ta­des pa­ra con­ci­liar el sue­ño y des­can­sar bien, pue­den pa­de­cer un dé cit de trip­tó­fano e ins­tin­ti­va­men­te bus­can lo dul­ce pa­ra com­pen­sar es­ta ca­ren­cia. Co­mo, ade­más, la in­ges­ta de azú­ca­res rá­pi­dos, par­ti­cu­lar­men­te en la se­gun­da mi­tad del día, con­du­ce a la obe­si­dad, se es­tá exa­mi­nan­do la hi­pó­te­sis de que las per­so­nas con una ten­den­cia a en­gor­dar que no pue­den con­tro­lar su de­seo de lo dul­ce pa­dez­can un dé cit de trip­tó­fano. exó­ge­nos co­mo el es­trés y los ma­los há­bi­tos co­mo co­mer a des­ho­ra y dor­mir po­co. Es de­cir que, mu­chas ve­ces, el no po­der cum­plir con la die­ta no se de­be a fal­ta de vo­lun­tad sino a la fal­ta de hor­mo­nas. Las ca­ren­cias de de­ter­mi­na­dos ami­noá­ci­dos y mi­cro­nu­trien­tes que se ma­ni­fies­tan co­mo fa­ti­ga, es­ta­dos aními­cos de­pre­si­vos o irri­ta­bles, tras­tor­nos de sue­ño, com­pul­sio­nes ali­men­ti­cias pue­den pro­vo­car una se­rie de pro­ble­mas de la sa­lud, des­de lo der­ma­to­ló­gi­co has­ta lo car­dio­vas­cu­lar y lo psi­quiá­tri­co.

La cro­no­bio­lo­gía nu­tri­cio­nal

El Dr. Jo­sé An­to­nio Ca­ser­mei­ro, es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción y me­di­ci­na an­ti-

age, ex­pli­ca los fun­da­men­tos de es­ta

te­ra­pia: “Nues­tro prin­ci­pal sin­cro­ni­za­dor es el sol que nos mar­ca cuán­do te­ne­mos que des­per­ta­mos y có­mo van a desa­rro­llar­se los rit­mos bio­ló­gi­cos. Pe­ro des­pués del sol, lo más im­por­tan­te son los ho­ra­rios de las co­mi­das. El sol y los es­tí­mu­los de la ali­men­ta­ción pro­du­cen va­rias se­ries de reac­cio­nes en ca­de­na que ha­cen fun­cio­nar la com­ple­ja má­qui­na que es el cuer­po hu­mano. To­dos se­gre­ga­mos unas hor­mo­nas por la ma­ña­na, otras por la tar­de y otras por la no­che que re­gu­lan to­do el fun­cio­na­mien­to del cuer­po y es­tán en cons­tan­te cam­bio. Por ejem­plo, la ten­sión ar­te­rial es más al­ta a la ma­ña­na, por eso hay más in­far­tos a esas ho­ras y más par­tos es­pon­tá­neos en la ma­dru­ga­da; la hor­mo­na del cre­ci­mien­to tie­ne un pi­co noc­turno y la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral es más al­ta por la tar­de. No hay ni un so­lo pa­rá­me­tro del cuer­po que sea igual du­ran­te to­do el día, to­dos va­rían acor­de a las fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas que de­be­ría­mos es­tar ejer­ci­tan­do. Las en­fer­me­da­des cro­no­bio­ló­gi­cas son dis­fun­cio­nes de los rit­mos in­ter­nos con res­pe­to al ci­clo del sol. Sa­be­mos que la gen­te que tra­ba­ja por tur­nos y tie­ne que cum­plir con ho­ra­rios noc­tur­nos vi­ve me­nos años, tie­ne más en­fer­me­da­des, so­bre to­do car­dio­vas­cu­la­res y tie­nen una ten­den­cia a en­gor­dar más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.