¿Olor a ga­to?

Mia - - MASCOTAS -

Cuan­do un ga­to ha­ce pis por to­das par­tes, ¿pue­de ser que se es­té ven­gan­do de al­go? No. En lu­gar de creer en es­te mi­to, ob­ser­vá có­mo ha­ce pi­pí pa­ra com­pren­der de dón­de vie­ne el pro­ble­ma. Lo ideal es sor­pren­der­lo in fra­gan­ti pa­ra ob­ser­var la es­ce­na en sus de­ta­lles. Si pro­yec­ta las go­tas de ori­na a 20 cm del sue­lo, es que es­tá mar­can­do su te­rri­to­rio fren­te a un cam­bio, qui­zás ano­dino pa­ra vos, pe­ro que tie­ne mu­cha im­por­tan­cia pa­ra él: una mu­dan­za, la lle­ga­da de un nue­vo ani­mal en la ca­sa, cam­bios en el ho­gar… Si es un ma­cho y ha­ce pis en cu­cli­llas, pro­ba­ble­men­te es que su sa­ni­ta­rio no es el apro­pia­do.

Si lo sor­pren­dés en fla­gran­te de­li­to, de nin­gu­na ma­ne­ra de­bés fre­gar­le la na­riz en el char­co de pis, co­mo cas­ti­go pa­ra que no lo vuel­va a ha­cer. No ha­rás más que agra­var el pro­ble­ma, es­tre­sán­do­lo aún más. Eli­mi­ná la man­cha mez­clan­do vi­na­gre blan­co al agua y po­né al­gu­nas go­tas de la­van­di­na en su ban­de­ja sa­ni­ta­ria, el olor de­be­ría in­ci­tar­lo a vol­ver allí.

De ba­ños y te­rri­to­rios

Ve­ri­fi­cá si su ba­ño es­tá lim­pio. Le­van­tá la ca­ca o el pis to­dos los días y cam­biá las pie­dri­tas sa­ni­ta­rias en su to­ta­li­dad, ca­da dos o tres días. Pro­bá dis­tin­tas cla­ses de re­lleno sa­ni­ta­rio (pie­dri­tas, are­na, ase­rrín, gra­va) pa­ra en­con­trar la que él pre­fie­ra, to­dos los ga­tos no tie­nen los mis­mos há­bi­tos. Ve­ri­fi­cá que el ta­ma­ño de la ban­de­ja del ba­ño no sea de­ma­sia­do pe­que­ña.

La di­fi­cul­tad con­sis­te en en­con­trar el pun­to don­de ubi­car el ba­ño del ga­to. Co­lo­ca­lo en un lu­gar tran­qui­lo pa­ra él y que no es­té ba­jo tus na­ri­ces. Evi­tá la cer­ca­nía de una má­qui­na rui­do­sa, co­mo un la­va­rro­pas o un se­ca­rro­pas; in­clu­so el bal­cón: en in­vierno pue­der ser in­hós­pi­to pa­ra el ga­to.

Es ne­ce­sa­rio cas­trar a los ma­chos y a las hem­bras pa­ra que no se pro­duz­can pro­ble­mas te­rri­to­ria­les. Un ma­cho co­men­za­rá a me­nu­do a mar­car su te­rri­to­rio al­re­de­dor del pri­mer año (a ve­ces más tem­prano o más tar­de, se­gún la es­ta­ción) y no de­be ad­qui­rir ma­los há­bi­tos. El pro-

Aun­que se di­ce que es el ani­mal do­més­ti­co más lim­pio y el que pri­me­ro apren­de a ha­cer sus ne­ce­si­da­des en una ban­de­ja sa­ni­ta­ria, a ve­ces pue­de fa­llar. Pa­ra to­do hay una ex­pli­ca­ción y una so­lu­ción. Aquí, al­gu­nas cla­ves

ble­ma se com­pli­ca cuan­do hay mu­chos ga­tos en la ca­sa que pue­den en­fren­tar­se por el con­trol del te­rri­to­rio. En ese ca­so, ins­ta­lá va­rias ban­de­jas sa­ni­ta­rias y co­nec­tá un di­fu­sor de fe­ro­mo­nas, pa­ra crear un me­dio apa­ci­ble pa­ra los mi­ni­nos.

Na­da fun­cio­na, ¿qué ha­go?

Que­da un úl­ti­mo mé­to­do: con­ver­tir el lu­gar en don­de el ga­to ori­na en el más des­agra­da­ble. Si en­su­cia las plan­tas, re­cu­brí la ma­ce­ta con una ho­ja de alu­mi­nio. Si ha­ce pis en el si­llón, po­ne­le una cu­bier­ta. El cru­ji­do del alu­mi­nio y la cu­bier­ta de­be­rían ha­cer­lo huir. Ul­ti­ma as­tu­cia: ins­ta­lá su pla­to de co­mi­da ahí, don­de ori­na. El ga­to es un ma­nía­co con ol­fa­to su­til, de­tes­ta co­mer en un lu­gar su­cio, ¡in­clu­so cuan­do son sus pro­pios olo­res los que apes­tan!

Cis­ti­tis, cálcu­los uri­na­rios, in­su­fi­cien­cia re­nal, dia­be­tes, pue­den pro­vo­car una sed exa­ge­ra­da e in­du­cir a los ga­tos más vie­jos a te­ner con­duc­tas po­co hi­gié­ni­cas. Aun­que es­tas en­fer­me­da­des son fre­cuen­tes, a me­nu­do pa­san des­aper­ci­bi­das. Con­sul­tá con el ve­te­ri­na­rio y ha­ce­le a tu ga­to exá­me­nes com­ple­men­ta­rios. Aná­li­sis de ori­na y de san­gre per­mi­ti­rán es­ta­ble­cer un diag­nós­ti­co más pre­ci­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.