Li­mo­ne­ro al sol

Un vaso del ju­go de sus fru­tos apor­ta los dos ter­cios de la vi­ta­mi­na C que se re­co­mien­da in­cor­po­rar en el día. An­ti­oxi­dan­te, pro­te­ge ca­da una de las cé­lu­las de nues­tro or­ga­nis­mo y por si es­to no al­can­za­ra, em­bria­ga nues­tras sies­tas de ve­rano

Mia - - JARDINERÍA -

En el fon­do del jar­dín y, mien­tras el sol cae a pi­co, él se que­da siem­pre per­fu­man­do las tar­de­ci­tas del ba­rrio. De pu­ro ama­ri­llo ra­bio­so, en ve­rano, du­ran­te diez me­ses en­te­ros nos ha­rá el re­ga­lo de sus fru­tos y gra­cias a ello, ha­brá te­ci­to en el in­vierno y sa­bro­sos muf­fins, co­mo los que ha­cía la abue­la.

De por­te me­diano a gran­de, el ci­trus li­món o li­mo­ne­ro, co­mo se lo co­no­ce en la fa­mi­lia, es un cí­tri­co que cre­ce vi­go­ro­so y abre su co­pa al cie­lo. Ho­jas pe­ren­nes, ver­des y aro­má­ti­cas. Flo­res muy blan­cas y fra­gan­tes que del ro­sa, an­tes de abrir­se, pa­sa­rán al blan­co, cuan­do se abran del to­do. Azahar, lle­van por nom­bre y su per­fu­me no se ol­vi­da.

El li­mo­ne­ro sue­le te­ner va­rias flo­ra­cio­nes al año, por lo que pue­de pre­sen­tar flo­res y fru­tos a la vez pe­ro es­con­de en sus ra­mas su pe­que­ña de­fen­sa: las es­pi­nas.

Co­mo la ma­yo­ría de las fru­tas, el li­món es muy ri­co en agua, tie­ne po­cas ca­lo­rías, es­tá exen­to de co­les­te­rol y su con­te­ni­do en gra­sas es prac­ti­ca­men­te in­sig­ni­fi­can­te. ¿Sa­bías que un vaso de 100 ml de su ju­go apor­ta los dos ter­cios de la vi­ta­mi­na C que se re­co­mien­da in­cor­po­rar en el día? Ayu­da a ab­sor­ber el hie­rro de los ali­men­tos, es esen­cial pa­ra el me­ta­bo­lis­mo ener­gé­ti­co y, gra­cias a su ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te, pro­te­ge las cé­lu­las de to­do el or­ga­nis­mo. To­das és­tas son más que ex­ce­len­tes ra­zo­nes pa­ra pen­sar en te­ner un her­mo­so li­mo­ne­ro en el jar­dín y por qué no, tam­bién en la ma­ce­ta del bal­cón.

¿Qué ne­ce­si­ta?

De­bi­do a su sen­si­bi­li­dad a las he­la­das, el li­mo­ne­ro no so­por­ta tem­pe­ra­tu­ras in­fe­rio­res a los 7º. En con­se­cuen­cia, de­be­rás plan­tar­lo, en lu­ga­res pro­te­gi­dos o con con­di­cio­nes cli­má­ti­cas fa­vo­ra­bles.

A la vez, pue­den de­jar de dar fru­tos si pa­san de­ma­sia­do ca­lor en in­vierno: pro­por­cio­na­les, en­ton­ces, una tem­pe­ra­tu­ra en­tre 10 y 15º.

Ne­ce­si­ta pleno sol y no to­le­ra las aguas du­ras, con ex­ce­sos de sa­les; por con­si­guien­te, re­ga­lo re­gu­lar­men­te, con agua de llu­via y abó­na­lo una vez al mes con un fer­ti­li­zan­te es­pe­cí­fi­co pa­ra cí­tri­cos.

Las pla­gas que sue­len afec­tar­lo son las co­chi­ni­llas, las hor­mi­gas, los áca­ros y los pul­go­nes. Y hay que es­tar aten­ta a al­gu­nas en­fer­me­da­des tí­pi­cas de es­te crí­ti­co: la go­mo­sis y la fu­ma­gi­na.

Es im­pres­cin-di­ble rea­li­zar una po­da de lim­pie­za y acor­ta­mien­to dell fru­tal pa­ra ase­gu­rar­se de que man­ten­ga una for­maa equi­li­bra­da y unaa bue­na cir­cu­la­ción de ai­re, lo que fa­ci­li­ta­rá pos­te­rior­men­te la co­se­cha de sus fru­tos. Por otro la­do,, la po­da im­pli­ca una me­di­da pre­ven­ti­va pa­ra evi­tar las en­fer­me­da­des, por­que con una co­pa muy ce­rra­da au-au­men­ta la po­si­bi­li­dad de ata­que de co­chi­ni­llas y de fu­ma­gi­na.

Lle­ga­do el mo­men­to de co­se­char (es­to es en­tre los me­ses de ju­nio y mar­zo), es ne­ce­sa­rio se­pa­rar el fru­to de la plan­ta con mu­cho cui­da­do.

¿Sa­bías que...?

Las dos va­rie­da­des que se con­su­men son la 'fino' y la 'ver­na'. El pri­me­ro es de piel más fi­na y con más can­ti­dad de ju­go y el ver­na tie­ne la piel más grue­sa, ova­la­do y con tres o cua­tro se­mi­llas por fru­to.

Por su con­te­ni­do en vi­ta­mi­na C, se uti­li­zó du­ran­te al­gún tiem­po pa­ra com­ba­tir el es­cor­bu­to.

Pue­de usar­se pa­ra qui­tar man­chas de tin­ta y pa­ra abri­llan­tar el bron­ce y otros me­ta­les.

El ju­go es de gran va­lor die­té­ti­co, apor­ta mi­ne­ra­les, hí­dri­cos, vi­tá­mi­nas des­de la C a la P y glú­ci­dos. Se ha usa­do pa­ra fa­bri­car be­bi­das re­fres­can­tes y ade­más tie­ne pro­pie­da­des diu­ré­ti­cas­ti­cas y fa­ci­li­ta la di­ges­tión. La cor­te­za se usa en per­fu­me­ría, pas­te­le­ría y en la conf­fec­ción de li­co­res. El áci­do cí­tri­co que con­tie­ne es bac­te­ri­ci­da y ac­túa co­mo de­sin­fec­tan­te na­tu­ral. Si ro­ciás con ju­go de li­món la en­sa­la­da de fru­tas, ha­rás que la ba­na­na no se pon­ga­ga ne­gran tan rá­pi­da­men­te. Si que­rés per­der pe­so los li­mo­nes son idea­les, ya que con­tie­nen pec­ti­na, un ti­po de fi­bra que fa­vo­re­ce la pér­di­da de pe­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.