Flo­res eter­nas

Mia - - IDEAS ÚTILES -

Han lle­ga­do flo­res pa­ra vos es­te año. Tus hi­jos, una ami­ga o ese aman­te com­pa­ñe­ro, enamo­ra­do co­mo des­de el pri­mer día, te ha sor­pren­di­do es­ta ma­ña­na con un ra­mo in­men­so co­mo un fes­ti­val de fra­gan­cia. ¿Có­mo se ha­ce pa­ra que tan­to amor pre­sen­te du­re un po­co me­nos que la eter­ni­dad?

Ob­ser­vá que es­tén lo su­fi­cien­te­men­te ma­du­ras pe­ro no pa­sa­das.

Los pé­ta­los de­ben es­tar co­lo­ri­dos, con sus bor­des en buen es­ta­do. Si no es­tán en su pun­to o no abren, o lo ha­cen sin co­lor, du­ran po­co.

El em­pa­que es muy im­por­tan­te pa­ra que las flo­res y los ta­llos no su­fran da­ños.

Una vez en ca­sa, co­lo­cá las flo­res -aún en­vuel­tas- en agua lim­pia pa­ra que la ab­sor­ban.

Lue­go de unos mo­men­tos, po­ne­las en un flo­re­ro bien lim­pio.

Pa­ra lo­grar una me­jor con­ser­va­ción, in­cor­po­rá pre­ser­van­te (ali­men­to) pa­ra flo­res cor­ta­das, cui­dan­do la do­si­fi­ca­ción apli­ca­da.

An­tes de co­lo­car las flo­res en el flo­re­ro, re­cor­tá obli­cua­men­te unos 3 cm de los ta­llos con un cu­chi­llo afi­la­do.

Los narcisos re­quie­ren un tra­ta­mien­to es­pe­cial por­que se­gre­gan una sus­tan- cia no­ci­va pa­ra otras flo­res. Se­pa­ra­los de las otras es­pe­cies du­ran­te un día en­te­ro pa­ra po­der com­bi­nar­los lue­go.

Los ta­llos no de­ben des­ga­jar­se ni aplas­tar­se, ni si­quie­ra cuan­do son du­ros. Tam­po­co de­be ras­par­se la cor­te­za.

Pa­ra no ace­le­rar la con­ta­mi­na­ción del agua, no su­mer­gas las ho­jas en el agua del flo­re­ro.

Si uti­li­zás pre­ser­van­tes, pro­cu­rá aña­dir gra­dual­men­te agua lim­pia en el flo­re­ro, a me­di­da que se va­ya con­su­mien­do. Si só­lo hay agua, cam­bia­la en su to­ta­li­dad ca­da dos días.

Por la no­che, co­lo­cá las flo­res en el am­bien­te más fres­co de la ca­sa, o ba­já la tem­pe­ra­tu­ra del am­bien­te.

Las flo­res cor­ta­das no so­por­tan bien la luz di­rec­ta del sol ni las co­rrien­tes de ai­re. Ja­más pon­gas fru­tas cer­ca de las flo­res por­que el eti­leno que la fru­ta pro­du­ce, acor­ta con­si­de­ra­ble­men­te la du­ra­ción de vi­da de las flo­res. No ol­vi­des que un si­tio en­ci­ma de la ca­le­fac­ción tam­po­co es el más ade­cua­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.