Mia pre­gun­ta Bernardo res­pon­de El con­sul­to­rio de Stamateas

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - MODA -

Em­pe­cé una re­la­ción y me cues­ta abrir­me. No cuen­to mis fra­ca­sos, so­lo lo bueno, por­que te­mo que pien­se que soy un per­de­dor ¿Qué me re­co­mien­da?

Ger­mán

En pri­mer lu­gar, te­nés que ba­sar la re­la­ción so­bre la sin­ce­ri­dad si que­rés que per­du­re.Es im­por­tan­te que iden­ti­fi­ques tus de­bi­li­da­des sin aver­gon­zar­te. Cuan­do re­co­no­cés que hay co­sas que ha­cés mal, sos li­bre de la ima­gen so­cial.Te lo voy a de­mos­trar con un ejem­plo: ima­gi­na­te a un hom­bre que quie­re se­du­cir a una chi­ca, pe­ro tie­ne fo­bia y tiem­bla al ha­blar­le.Si aun así se ani­ma a acer­car­se y le con­fie­sa: “Es­toy ner­vio­so y por eso me tra­bo”, va a ter­mi­nar agra­dán­do­le, por­que de­mos­tra­rá ser una per­so­na va­lien­te que re­co­no­ce sus de­bi­li­da­des. ¡No hay na­da más po­de­ro­so que re­co­no­cer tus de­bi­li­da­des! Al re­co­no­cer los erro­res y de­cir­los, no te­nés que se­guir man­te­nien­do una ima­gen, y vas a po­der tra­ba­jar en tus di­fi­cul­ta­des.Si iden­ti­fi­cás tu error y lue­go al­guien te lo se­ña­la pa­ra que lo co­rri­jas, no te va a do­ler.En cam­bio, si no lo pu­dis­te ver an­tes, lo vas a to­mar co­mo una agre­sión. El es­la­bón más dé­bil rom­pe la ca­de­na, pe­ro tam­bién pue­de ser el más fuer­te por­que re­co­no­ce sus de­bi­li­da­des.Del mis­mo mo­do, cuan­do iden­ti­fi­cás tus pun­tos dé­bi­les sin aver­gon­zar­te te ha­cés fuer­te y po­dés em­pe­zar a tra­ba­jar pa­ra cre­cer. To­dos ha­ce­mos co­sas bien, más o me­nos y mal, lo im­por­tan­te es tra­ba­jar en las de­bi­li­da­des y su­pe­rar­las.

Úl­ti­ma­men­te me sien­to muy so­la y no sé qué ha­cer pa­ra te­ner ami­gos.

So­fía

La so­le­dad no es ma­la, es es­tar con uno mis­mo y pue­de ser muy po­si­ti­va.La di­fi­cul­tad siem­pre es­tá en el pro­pio ais­la­mien­to y la in­ca­pa­ci­dad de co­nec­tar con el otro. Te­né en cuen­ta que po­de­mos es­tar ro­dea­dos de mu­chas per­so­nas y, a la vez, es­tar ais­la­dos, sen­tir­nos so­los. La me­jor ma­ne­ra de te­ner ami­gos es pres­tan­do el oí­do, es­cu­chan­do, dán­do­le el “mi­cró­fono” al otro y mos­trán­do­te in­tere­sa­da. Pro­ba­ble­men­te lo que siem­bres, sea lo que vas a co­se­char.

Me es muy di­fí­cil po­ner­les lí­mi­tes a mis hi­jos, por­que me cos­tó mu­cho te­ner­los. A pe­sar de que sus ca­pri­chos cre­cen día a día, cuan­do les pon­go un lí­mi­te me sien­to cul­pa­ble. ¿Qué pue­do ha­cer?

Gi­me­na

Eso les su­ce­de a mu­chas ma­más que mez­clan su pro­pia his­to­ria con la de sus hi­jos, por­que su­frie­ron en la in­fan­cia o, co­mo en tu ca­so, por­que les cos­tó te­ner­los. En­ton­ces se van a los ex­tre­mos: po­ner­le un lí­mi­te a todo (au­to­ri­ta­ris­mo) o la au­sen­cia to­tal de dis­ci­pli­na, de­jan­do que su hi­jo sea “li­bre”, lo que, con el tiem­po, se pue­de in­ter­pre­tar co­mo un es­ta­do de aban­dono. El sí y el no son par­te de nues­tra sa­lud emo­cio­nal, hay co­sas que po­de­mos ha­cer y hay co­sas que no. Po­ner lí­mi­tes a nues­tros hi­jos es muy im­por­tan­te, ya que la dis­ci­pli­na es un pro­duc­to del amor.El cas­ti­go no es acon­se­ja­ble, por­que ge­ne­ral­men­te es­tá ba­sa­do en la vio­len­cia. Por eso, te­nés que ha­blar con ellos, es­pe­cial­men­te en la eta­pa de cre­ci­mien­to, pa­ra de­jar­les cla­ro que,a ve­ces, tu res­pues­ta va a ser po­si­ti­va y otras ne­ga­ti­va, pe­ro que igual­men­te, siem­pre tie­nen que con­sul­tar­te todo.El ejem­plo es una for­ma de es­ta­ble­cer el lí­mi­te con los hi­jos, ellos apren­den mu­cho ob­ser­ván­do­nos.

Las res­pues­tas de Bernardo Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías. Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.