SA­LUD EN CASA

Mia - - CASA - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa *Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro Cam­bie su vi­da con Feng Shui

El con­cep­to de una casa sa­na se ba­sa en to­dos los fac­to­res que se con­tem­plan en Feng Shui y Geo­bio­lo­gía, ne­ce­sa­rios pa­ra que un es­pa­cio de­ter­mi­na­do sea sa­lu­da­ble pa­ra quien lo ha­bi­te y su en­torno. En­ten­de­mos por sa­lud no só­lo el es­ta­do fí­si­co, sino tam­bién la ar­mo­nía que per­mi­te que una per­so­na es­té ple­na y con de­seo de cre­ci­mien­to. Cuan­do una per­so­na es­tá bien, pue­de te­ner pro­yec­tos, ser di­cho­sa en sus re­la­cio­nes y dis­fru­tar de la vi­da. Zo­nas geo­pa­tó­ge­nas

Las zo­nas geo­pa­tó­ge­nas (geo: tie­rra, pa­tó­geno: en­fer­me­dad) son zo­nas afec­ta­das por fe­nó­me­nos de la tie­rra que pue­den te­ner una in­ci­den­cia ne­ga­ti­va so­bre el de­sa­rro­llo de mu­chas es­pe­cies ve­ge­ta­les y ani­ma­les y la sa­lud del ser hu­mano quee vi­ve o per­ma­ne­ce lar­gos pe-río­dos so­bre ellas. Dor­mirr o tra­ba­jar en esos lu­ga­ress pue­de afec­tar la sa­lud y el bienestar. Lo ideal es que si una per­so­na es­tá en­fer­ma y la so­lu­ción no lle­ga con tra-ata­mien­to mé­di­co, se­rá bueno con­sul­tar a un ra­dies­te­sis­ta que mi­da las fre­cuen­cias de las ener­gías de la ca­ma don­de duer­me. Con­ta­mi­na­ción elec­tro­mag­né­ti­ca

Las cé­lu­las de nues­tro or­ga­nis­mo ven al­te­ra­da su fre­cuen­cia por efec­to de las ra­dia­cio­nes ex­te­rio­res por­que, hoy en día, de­bi­do a los pro­gre­sos tec­no­ló­gi­cos de nues­tra so­cie­dad, los cam­pos eléc­tri­cos son muy su­pe­rio­res a los na­tu­ra­les.

Las an­te­nas de te­le­fo­nía mó­vil, to­rres y lí­neas de al­ta ten­sión, trans­for­ma­do­res, ins­ta­la­ción eléc­tri­ca de­fec­tuo­sa en la vi­vien­da (con­duc­cio­nes mal ais­la­das, so­bre­sa­tu­ra­das, to­mas de tie­rra de­fec­tuo­sas, etc.), an­te­nas, re­pe­ti­do­ras de te­le­vi­sión, te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, elec­tro­do­més­ti­cos, compu­tado­ras etc., tra­du­cen sus efec­tos, ge­ne­ral­men­te, en de­pre­sión, irri­ta­bi­li­dad y des­equi­li­brios emo­cio­na­les, así co­mo dis­fun­cio­nes del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, lo que nos ha­ce más vul­ne­ra­bles a las en­fer­me­da­des. Aun­que, por lo ge­ne­ral, no afec­ta de for­ma in­me­dia­ta, sus efec­tos bio­ló­gi­cos son acu­mu­la­ti­vos, de­te­rio­ran­do pau­la­ti­na­men­te la ca­li­dad de vi­da. En ni­ños, an­cia­nos, em­ba­ra­za­das o en­fer­mos los efec­tos per­ni­cio­sos de la con­ta­mi­na­ción elec­tro­mag­né­ti­ca son ma­yo­res: po­dría pro­du­cir in­som­nio, pro­ble­mas de me­mo­ria, an­sie­dad, irri­ta­bi­li­dad, hi­per­ten­sión, do­lo­res mus­cu­la­res, ca­lam­bres, pal­pi­ta­cio­nes, vér­ti­gos, fal­ta de ape­ti­to, do­lo­res de ca­be­za, etc.

Cuan­do es­ta­mos en re­po­so, so­mos más vul­ne­ra­bles a las ra­dia­cio­nes elec­tro­mag­né­ti­cas sien­do de su­ma im­por­tan­cia me­dir las del dor­mi­to­rio con ob­je­to de re­du­cir­las al mí­ni­mo du­ran­te la no­che. Ca­li­dad del ai­re La ca­li­dad del ai­re es un te­ma im­por­tan­te: los io­nes ge­ne­ra­dos por equi­pos eléc­tri­cos, ra­dio, te­le­vi­sión, lí­neas de co­rrien­tes eléc­tri­cas, aai­re acon­di­cio­na­do in­clui­do, las te­las he­chas por el hom­bre que tien­den a atra­par y dar una car­ga es­tá­ti­ca, in­fluy­yen sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en la ca­li­dad dde la ener­gía de las per­so­nas.

Es­tos efec­tos ad­ver­sos pue­den ser evi­ta­dos con lám­pa­ras de sal, una bue­na ven­ti­la­ción, de­jar en­trar el sol o io­ni­za­do­res en am­bien­tes muy con­ges­tio­na­dos de tra­ba­jo. En las per­so­nas, va­ría la sen­si­bi­li­dad ha­cia los io­nes, pu­dien­do in­fluir en el es­ta­do de áni­mo pro­du­cien­do can­san­cio o fal­ta de ren­di­mien­to. Con­se­jos sa­lu­da­bles

Re­no­var ade­cua­da­men­te el ai­re de las ha­bi­ta­cio­nes que uti­li­za­mos a dia­rio.

Lim­piar y li­be­rar los con­duc­tos del ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra ase­gu­rar­nos de que el ai­re sea lo más lim­pio po­si­ble.

Pro­cu­rar que no ha­ya hu­me­dad en las pa­re­des y, si la hay, sub­sa­nar­la.

Si va­mos a al­ma­ce­nar ele­men­tos de lim­pie­za que con­tie­nen quí­mi­cos, ase­gu­rar­se de que es­tén en un lu­gar lo su­fi­cien­te­men­te ai­rea­do.

Ase­gu­rar­se de que la to­ma de tie­rra eléc­tri­ca ge­ne­ral de la vi­vien­da sea la re­gla­men­ta­ria y es­tá en per­fec­to es­ta­do de fun­cio­na­mien­to.

Ale­jar de la ca­be­ce­ra de la ca­ma cual­quier ele­men­to eléc­tri­co co­nec­ta­do a la elec­tri­ci­dad.

Cuan­do exis­ta la ne­ce­si­dad de usar un alar­ga­dor de to­mas eléc­tri­co, que el mis­mo es­té de­bi­da­men­te ho­mo­lo­ga­do y dis­pon­ga de to­mas de tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.