iMUCHO ME­NOS CA­LOR!

En un ve­rano ca­lien­te y con pro­ble­mas de su­mi­nis­tro de elec­tri­ci­dad co­mo és­te, va­le la pe­na aten­der es­tos con­se­jos pa­ra ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior de las ca­sas y apro­ve­char la po­ten­cia de los apa­ra­tos

Mia - - CASA -

Es­te ve­rano, en el que el con­su­mo eléc­tri­co es el eje de la dis­cu­sión de la fal­ta de su­mi­nis­tro, es im­por­tan­te sa­ber que el con­su­mo de un día de ai­re acon­di­cio­na­do equi­va­le apro­xi­ma­da­men­te a 30 de un ven­ti­la­dor de te­cho. Tal vez por es­to, sea re­co­men­da­ble el uso com­bi­na­do de am­bos: el ai­re acon­di­cio­na­do pues­to en­tre 24 o 25º com­ple­men­ta­do con un ven­ti­la­dor de te­cho pa­ra que, al mo­ver el ai­re, ha­ga ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra cer­ca de 3 o 4º y así, el con­su­mo del ai­re acon­di­cio­na­do se­rá mu­cho me­nor.

Casa me­nos ca­lien­te

El ca­lor que se acu­mu­la en la vi­vien­da tie­ne va­rios orí­ge­nes y pue­de evi­tar­se de di­fe­ren­tes ma­ne­ras:

El ca­lor del sol en­tra a tra­vés de te­cho, puer­tas y ven­ta­nas. Los ar­te­fac­tos eléc­tri­cos en­cen­di­dos y las lu­ces au­men­tan la tem­pe­ra­tu­ra que ge­ne­ra el sol. ¿Qué ha­cer pa­ra evi­tar es­te ca­lor que se acu­mu­la?: po­ner ais­lan­tes adi­cio­na­les en el te­cho, mem­bra­nas re­frac­ta­rias y tra­ta­mien­to pa­ra blo­quear el sol en las ven­ta­nas. Una fi­la de ár­bo­les cer­ca de ven­ta­nas y puer­tas no so­lo ofre­ce som­bra sino que fuer­za al vien­to a en­trar: el vien­to que se mue­ve por las pa­re­des crea efec­to “as­pi­ra­do­ra” y se lle­va el ca­lor. Ade­más, man­te­ner los apa­ra­tos y lu­ces apa­ga­dos el ma­yor tiem­po que se pue­da.

Si se lo­gra con­tro­lar la en­tra­da de ca­lor, se me­jo­ra­rá la ac­ción de la ven­ti­la­ción na­tu­ral y el “efec­to chi­me­nea” pa­ra man­te­ner la vi­vien­da fres­ca. Cuan­do en­tra ai­re fres­co a la vi­vien­da ab­sor­be el ca­lor en el am­bien­te , sube y sa­le

por las ven­ta­nas más al­tas: a eso se lla­ma efec­to chi­me­nea. Cuan­do el vien­to so­pla en con­tra de la vi­vien­da, el ai­re es for­za­do a en­trar y en esos ca­sos se de­be apro­ve­char pa­ra ge­ne­rar ven­ti­la­ción cru­za­da: abrí puer­tas y ven­ta­nas no com­ple­ta­men­te pe­ro sí to­das a la mis­ma me­di­da pa­ra que en­tre ai­re fres­co. Es­to es ideal ha­cer­lo de no­che cuan­do el ai­re es más fres­co. En cli­mas se­cos, hay que ven­ti­lar por la no­che y man­te­ner ce­rra­das las aber­tu­ras du­ran­te el día.

Fres­co con­fort

El cuer­po hu­mano pue­de en­friar­se a tra­vés de dos pro­ce­sos: con­vec­ción y ra­dia­ción

Con­vec­ción: ocu­rre cuan­do el ca­lor se eli­mi­na me­dian­te la cir­cu­la- ción de ai­re. Si el ai­re al­re­de­dor del cuer­po es­tá más fres­co que la der­mis, ab­sor­be­rá el ca­lor y su­birá.

Ra­dia­ción: tie­ne lu­gar cuan­do se irra­dia, a tra­vés del es­pa­cio, en­tre el in­di­vi­duo y los ob­je­tos del ho­gar. Si los ob­je­tos es­tán más ca­lien­tes que la per­so­na, el ca­lor via­ja­rá ha­cia ella. Al qui­tar el ca­lor con ven­ti­la­ción, la tem­pe­ra­tu­ra del am­bien­te se re­du­ci­rá.

Un re­cur­so pa­ra am­bien­tes muy gran­des o te­chos muy al­tos son es­tos equi­pos do­bles, con dos mo­to­res de al­ta po­ten­cia. Dis­tri­bu­ye ai­re fres­co de ma­ne­ra efi­cien­te en un ra­dio de 360 gra­dos. El equi­po ter­mi­na con una pe­que­ña luz ubi­ca­da en la par­te in­fe­rior del mis­mo (Aqua Brit­tagno)

Un ven­ti­la­dor de as­pas lar­gas

me­jo­ra la cir­cu­la­ción. Tra­ba­jan me­jor

cuan­do las as­pas es­tán a 3 me­tros del pi­so y a 30 o 25 cen­tí­me­tros

del te­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.