To­ma­tes ma­de in casa

Mia - - JARDINERÍA -

Ex­qui­si­tos y ju­go­sos, cuan­do los sem­brás con tus pro­pias ma­nos no pue­den com­pa­rar­se pa­ra na­da a los com­pra­dos, y ade­más po­dés cul­ti­var­los en tu huer­to o en el bal­cón. Lo que te­nés que sa­ber pa­ra dis­fru­tar de un sa­bor in­com­pa­ra­ble

Es sa­bi­do: los to­ma­tes de jar­dín son más dul­ces, más gus­to­sos, más ju­go­sos. Es ver­dad, su sa­bor no se pue­de igua­lar con los de la ver­du­le­ría. Si que­rés lan­zar­te al cul­ti­vo de tus pro­pios to­ma­tes, re­cor­dá que po­dés ha­cer­lo no só­lo en ple­na tie­rra, en un rin­cón de tu jardin, sino tam­bién en una ma­ce­ta en tu bal­cón, es fá­cil ha­cer­lo cre­cer.

Con­si­de­ra­do co­mo ve­ge­tal, el to­ma­te es en reali­dad un fru­to, y de lo más ex­qui­si­to. ¿Qué va­rie­dad de to­ma­tes ele­gir? Exis­ten nu­me­ro­sas, po­dés ele­gir en­tre los hí­bri­dos, las va­rie­da­des más an­ti­guas y los to­ma­tes ce­re­za o cherry. Lo más con­ve­nien­te es op­tar por los to­ma­tes hí­bri­dos. Son los que se en­cuen­tran más a me­nu­do y los más re­sis­ten­tes a las en­fer­me­da­des y a la in­tem­pe­rie y pro­pi­cios pa­ra épo­cas del año en que las llu­vias son más asi­duas.

La elec­ción tam­bién de­pen­de­rá del con­su­mo que ha­rás de ellos. Pa­ra las en­sa­la­das: los to­ma­tes cherry o los miel de Mé­xi­co, y los pe­ri­ta, ex­ce­len­tes pa­ra pre­pa­rar en con­ser­va. Lo ideal es que mez­cles las di­fe­ren­tes va­rie­da­des.

Có­mo sem­brar

Lo­grar tu pro­pia siem­bra de to­ma­te es muy sim­ple. Com­prá al­gu­nos to­ma­tes que ha­yan si­do cul­ti­va­dos or­gá­ni­ca­men­te y con­ser­vá sus se­mi­llas. La­va­las y se­ca­las mi­nu­cio­sa­men­te. De­já las se­mi­llas en lu­gar se­co, fue­ra de la luz. La pri­ma­ve­ra es el me­jor tiem­po pa­ra sem­brar­las.

Co­lo­cá tie­rra en un pe­que­ño re­ci­pien­te de plás­ti­co (pue­de ser un en­va­se de yo­gur o al­gún re­ci­pien­te si­mi­lar) y en­te­rrá só­lo una se­mi­lla, por re­ci­pien­te, a una pro­fun­di­dad de 5mm. Ubi­cá lue­go el re­ci­pien­te en el bor­de de una ven­ta­na a 16° de tem­pe­ra­tu­ra. A las dos o tres se­ma­nas de la siem­bra, trans­plan­tá los pe­que­ños bro­tes a un re­ci­pien­te un po­co más gran­de. Las plan­tas co­men­za­rán a cre­cer y de­be­rás es­pe­rar una se­ma­na a que se for­ta­lez­can, an­tes de ins­ta­lar­las en tie­rra. A par­tir de me­dia­dos de sep­tiem­bre, po­ne­las en el ex­te­rior y re­ga­las ca­da tan­to. Dos se­ma­nas des­pués, se­rá el mo­men­to óp­ti­mo pa­ra plan­tar­las en tie­rra. Pa­ra eso, ele­gí un es­pa­cio de 60 cm en­tre ca­da plan­ta y unn tu­tor pa­ra ca­da unau­na.

Tam­bién po­dés plan­tar­las en no­viem­bre o di­ciem­bre y dis­po­ner­las en for­ma li­ge­ra­men­te obli­cua, a fin de fa­ci­li­tar el de­sa­rro­llo de las raí­ces y co­lo­car los tu­to­res.

La plan­ta de to­ma­te ne­ce­si­ta de mu­cho sol, no va­le la pe­na in­ten­tar plan­tar to­ma­tes en tu huer­to o bal­cón si es que és­tos no re­ci­ben, al me­nos, seis ho­ras de sol dia­rias. Sim­ple­men­te, la to­ma­te­ra no pro­du­ce en lu­ga­res som­brea­dos. Ca­be re­sal­tar que ne­ce­si­ta te­ner las raí­ces ca­lien­tes, por lo cual es im­pres­cin­di­ble arran­car­le las ho­jas in­fe­rio­res y ha­cer que la plan­ta crez­ca er­gui­da pa­ra que el sol dé di­rec­ta­men­te so­bre la tie­rra que cu­bre las raí­ces de la plan­ta.

El rie­go, lo im­por­tan­te

Al mo­men­to de re­gar la to­ma­te­ra, exis­ten dos pun­tos claves: có­mo re­gar­la y cuán­ta agua dar­le. Las ho­jas de es­ta plan­ta son muy pro­pen­sas a ad­qui­rir en­fer­me­da­des, por lo cual es de vi­tal im­por­tan­cia no mo­jar sus ho­jas. Por otro la­do, le des­agra­da el ex­ce­so de hu­me­dad, por lo que se re­co­mien­da no re­gar la plan­ta con mu­cha fre­cuen­cia, pe­ro sí ver­ter­le una bue­na can­ti­dad de agua ca­da vez que se reali­ce la ta­rea.

Con es­tos con­se­jos, y si te­nés pa­cien­cia pa­ra es­pe­rar, ve­rás cre­cer unos sa­bro­sos to­ma­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.