Có­mo con­ser­var un per­fu­me

Mia - - JARDINERÍA -

Cuán­tas ve­ces abri­mos un per­fu­me y, lue­go de un tiem­po, ob­ser­va­mos que su co­lor y olor no son los mis­mos. Las fra­gan­cias más de­li­ca­das son, jus­ta­men­te, las que más nos gus­tan y ob­via­men­te, tam­bién las más ca­ras. Mien­tras va­mos mi­dien­do, ta­ca­ña­men­te, ca­da go­ti­ta que que­da al fi­nal del fras­co y desea­mos con todo el co­ra­zón que du­ren el ma­yor tiem­po

po­si­ble, pen­sa­mos: “¿có­mo ha­go pa­ra que no pier­da su esen­cia ori­gi­nal mien­tras lo ten­go guar­da­do?”.

Ca­be des­ta­car que, si bien los per­fu­mes tie­nen una vi­da útil de en­tre 5 y 10 años, en la ac­tua­li­dad se con­su­men más rá­pi­do. El pro­me­dio de con­su­mo de los per­fu­mes en­tre las mu­je­res al­can­za en­tre los tres y seis me­ses. Ade­más, se ha in­cre­men­ta­do la ven­ta de los per­fu­mes de 30 ml, no só­lo por una cues­tión de cos­tos sino tam­bién de prac­ti­ci­dad, ya que jó­ve­nes y se­ño­ras los lle­van en sus car­te­ras pa­ra po­der usar­los du­ran­te el día­día.

Si com­pra­mos un per­fu­me y pre­fe­ri­mos usar­lo ssó­lo en oca­sio­nes es­pe­cia­les,, lo re-re­co­men­da­ble es man­te­ner­lo ce­rra­do en su ca­ja y en lu­ga­res se­cos, ale­ja­dos de la luz na­tu­ral y ar­ti­fi­cial, ya que cuan­do el per­fu­me e es­tá en lu­ga­res hú­me­dos, es pro­ba­ble que ee con el tiem­po se pon­ga más fuer­te e in­ten­so, lue­go, el lí­qui­do se os­cu­rez­ca y fi­nal­men­te se al­te­ren sus no­tas.

Por eso, se re­co­mien­da no guar­dar las fra­gan­cias en el ba­ño de­bi­do a que el agua y el va­por las hu­me­de­cen y las al­te­ra más fá­cil­men­te. El si­tio ideal es su ca­ja, den­tro del ves­ti­dor, pla­card o có­mo­da. In­clu­so, cuan­do com­pre­mos un per­fu­me, es­co­ja­mos las ca­jas que es­tén ilu­mi­na­das en las vi­tri­nas de for­ma in­di­rec­ta, por­que de es­te mo­do el ca­lor de las lam­pa­ri­tas halógenas no las ha­brá afec­ta­do.

Es im­por­tan­te sa­ber que si abri­mos un per­fu­me, lo usa­mos, lo guar­da­mos y al ca­bo de un año que­re­mos vol­ver a uti­li­zar­lo, al abrir­lo de­be­mos ato­mi­zar­lo una vez al ai­re; es de­cir, es­par­cir per­fu­me en el ai­re por­que cuan­do pre­sio­na­mos el atomizador, el per­fu­me que­da car­ga­do en la vál­vu­la de plás­ti­co y si pa­só el tiem­po y la fra­gan­cia que­dó den­tro de la vál­vu­la, pue­de que hue­la dis­tin­ta, de ahí que se acon­se­ja que la pri­me­ra apli­ca­ción no sea en la piel por­que sal­drá con unu aro­ma más in­ten­so ded lo nor­mal.

Ase­so­ra­mien­to: An­gé­li­ca Mus­ta­fáu y Lorena Ma­teuc­chi, del equi­po es­pe­cia­li­za­do de

Per­fu­me­rías Pig­men­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.