Una so­lu­ción a la se­que­dad ocu­lar

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Quie­nes pa­sen mu­chas ho­ras fren­te a una compu­tado­ra ya no ten­drán pro­ble­mas a cau­sa del lla­ma­do “ojo se­co”. Una em­pre­sa ja­po­ne­sa creó unos an­teo­jos con el nom­bre de Ga­fas Par­pa­dean­tes (Wink Glas­ses, en in­glés) que se em­pa­ñan au­to­má­ti­ca­men­te ca­da 10 se­gun­dos por un pe­río­do de 0,2 se­gun­dos, aun­que la fre­cuen­cia pue­de ser ajus­ta­da por el usua­rio, y así con­si­guen un efec­to de par­pa­deo, que ayu­da al des­can­so de la vis­ta y con­si­gue ali­viar la se­que­dad en los ojos y des­can­sar la vis­ta.

Las ga­fas, desa­rro­lla­das por la com­pa­ñía Ma­su­na­ga Op­ti­cal, lle­van una ba­te­ría en la pa­ti­lla iz­quier­da que ac­ti­va el sis­te­ma y per­mi­te re­gu­lar la fre­cuen­cia con la que fun­cio­na el apa­ra­to. Las pan­ta­llas de las compu­tado­ras, los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y las ta­bles re­du­cen el par­pa­deo, lo que pue­de pro­du­cir sín­dro­me de " ojo se­co", que se desa­rro­lla cuan­do el glo­bo ocu­lar es in­ca­paz de man­te­ner una ca­pa sa­lu­da­ble de lá­gri­mas. El ojo se­co se pue­de pre­sen­tar en per­so­nas que tie­nen bue­na sa­lud y re­sul­ta más co­mún con la edad.

El pri­mer mo­de­lo de es­tas Ga­fas Par­pa­dean­tes fue desa­rro­lla­do en 2009, pe­ro de­bi­do a que el me­ca­nis­mo era de­ma­sia­do com­ple­jo y de­bía ca­li­brar­se de acuer­do con las di­men­sio­nes de la ca­be­za del usua­rio, lre­sul­to im­po­si­ble de lle­var a la ven­ta. Es­te nue­vo de­sa­rro­llo pe­sa so­lo 33 g, lo que las ha­ce li­ge­ra­men­te más pe­sa­das que unas ga­fas nor­ma­les (en­tre 15 y 20 gra­mos) y cues­tan al­re­de­dor de 150 dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.