La gra­ti­tud tras­cen­den­tal

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

La ma­yo­ría de no­so­tros dis­po­ne­mos de cin­co sen­ti­dos, pe­ro hay otros dos que tie­nen una im­por­tan­cia es­pe­cial: el sen­ti­do del hu­mor y el sen­ti­do de la pers­pec­ti­va. En ellos se ori­gi­na una na­tu­ral efu­sión de gra­ti­tud. Si nos fal­ta pers­pec­ti­va tam­bién nos fal­ta el sen­ti­do del hu­mor; en­ton­ces, las pe­que­ñas de­silu­sio­nes, las ex­pec­ta­ti­vas no cum­pli­das y las im­per­fec­cio­nes o los erro­res de otras per­so­nas nos pue­den al­te­rar.

Sin em­bar­go, aque­llos que nos he­mos en­con­tra­do con fuer­tes re­tos y prue­bas, co­mo el su­fri­mien­to, la en­fer­me­dad y la muer­te de un ser que­ri­do, te­ne­mos un pun­to de re­fe­ren­cia dis­tin­to. No nos preo­cu­pan las in­sig­ni­fi­can­cias y sen­ti­mos gra­ti­tud por los más pe­que­ños fa­vo­res y ben­di­cio­nes. Char­les Gro­din, el es­cri­tor y ac­tor, me con­tó una vez que, al mo­rir su pa­dre, cuan­do él te­nía 18 años, todo lo de­más le pa­re­ció “in­sig­ni­fi­can­te”. La muer­te de su pa­dre le dio el sen­ti­do de la pers­pec­ti­va y, con él, un pro­fun­do sen­ti­do de la gra­ti­tud.

A me­di­da que pa­sa el tiem­po, con una pers­pec­ti­va más am­plia, cam­bian nues­tras per­cep­cio­nes. Co­men­za­mos a agra­de­cer no só­lo de­ter­mi­na­dos fa­vo­res, ac­tos de bon­dad o cir­cuns­tan­cias agra­da­bles, sino tam­bién co­sas pe­que­ñas, co­mo ver sa­lir el sol o la be­lle­za de un ár­bol me­ci­do por la bri­sa. La pers­pec­ti­va tam­bién nos lle­va a un pro­fun­do ti­po de hu­mil­dad, no en el sen­ti­do de man­se­dum­bre, sino de va­lo­ra­ción de nues­tro lu­gar en el vas­to uni­ver­so y la opor­tu­ni­dad que re­pre­sen­ta la vi­da, ya sea que nos va­ya bien o no en ese mo­men­to. De ni­ños nos en­se­ña­ron la gra­ti­tud con­ven­cio­nal: “Gra

cias, tía Su­san, por es­ta pre­cio­sa re­me­ra”. O tal vez se nos “en­se­ñó” a dar las gracias uti­li­zan­do el sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad:

“Con lo que me he sa­cri­fi­ca­do por ti, y ¡mi­ra có­mo te por­tas!”. Cuan­do al­guien nos lla­ma “des­agra­de­ci­dos” se de­be a que he­mos trans­gre­di­do sus con­ven­cio­nes so­cia­les. La gra­ti­tud con­ven­cio­nal pue­de con­lle­var la su­til car- ga de la obli­ga­ción, el in­ter­cam­bio de fa­vo­res o el pa­go de cuen­tas: “Tú has he­cho más por mí que yo por ti, o sea que es­toy en nú­me­ros ro­jos. Te de­bo una”. Ge­ne­ral­men­te, ba­jo los ac­tos al­truis­tas sub­ya­ce una mez­cla de mo­ti­vos: sen­ti­do del de­ber, obli­ga­ción, con­cien­cia so­cial, ne­ce­si­dad de re­co­no­ci­mien­to o aten­ción y só­lo ra­ra vez el al­truis­mo pu­ro o la ab­ne­ga­ción.

Si al­guien me ha­ce un fa­vor, las con­ven­cio­nes so­cia­les me di­cen que “de­bo” agra­de­cér­se­lo. Pe­ro si le he pro­por­cio­na­do a esa per­so­na la opor­tu­ni­dad de dar, de ser­vir y de ele­var su sen­sa­ción de va­lía per­so­nal, tal vez ella de­be­ría agra­de­cér­me­lo a mí. Cuan­to más pro­fun­da­men­te las mi­ra­mos, más eva­si­vas se vuel­ven las re­glas de la gra­ti­tud.

La gra­ti­tud tras­cen­den­tal, sin em­bar­go, va más allá de las con­ven­cio­nes so­cia­les. En lu­gar de sen­tir­nos agra­de­ci­dos a al­guien, nos sen­ti­mos agra­de­ci­dos por esa per­so­na, por Dios o el Es­pí­ri­tu que ac­túa a tra­vés de ella. Co­men­za­mos a sen­tir gra­ti­tud por to­das las per­so­nas y to­das las co­sas que hay en nues­tra vi­da. Es­te sen­ti­mien­to nos ele­va, nos ani­ma y nos sir­ve pa­ra ele­var y ani­mar a otras per­so­nas, re­co­no­cien­do que, en de­fi­ni­ti­va, to­dos es­ta­mos en es­to jun­tos.

Des­de ha­ce al­gún tiem­po, ca­da ma­ña­na des­pier­to agra­de­ci­da y ca­da no­che me voy a dor­mir agra­de­ci­da, con una tá­ci­ta y cre­cien­te per­cep­ción de la pre­sen­cia, el amor y la ben­di­ción del Es­pí­ri­tu. Me sien­to agra­de­ci­da por mis ami­gos y mis ad­ver­sa­rios, por las ale­grías y di­fi­cul­ta­des de mi vi­da, por­que las ale­grías me dan pla­cer y las di­fi­cul­ta­des me ayu­dan a cre­cer. Todo sir­ve a su ma­ne­ra.

Del li­bro “Gra­ti­tud. Dar gracias por lo que tie­nes trans­for­ma­rá tu vi­da”, de Loui­se Hay, Edi­cio­nes Urano. www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.