Mia pre­gun­ta Bernardo res­pon­de

El con­sul­to­rio de Stamateas

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Me acues­to pla­nean­do todo lo que ha­ré al otro día, pe­ro nun­ca cum­plo con las me­tas ¿De­bo cui­dar­me más pa­ra ren­dir me­jor ca­da día?

Ma­rie­la Exac­to, si no­so­tros no nos cui­da­mos, na­die nos va a cui­dar, por eso de­be­mos pres­tar aten­ción al des­can­so y la co­mi­da.Si dis­fru­tás de la ce­na, y dor­mís bien, al otro día te vas a le­van­tar re­no­va­da. Du­ran­te la co­mi­da de­já el ce­lu­lar en otro lu­gar, no lo ten­gas so­bre la me­sa, dis­fru­tá de las char­las en fa­mi­lia, de ca­da bo­ca­do y de ese mo­men­to... Es­to ha­rá que la co­mi­da te cai­ga me­jor y pue­das des­can­sar bien. La­men­ta­ble­men­te, ca­da vez más per­so­nas tie­nen pro­ble­mas ali­men­ti­cios y tras­tor­nos del sue­ño, por­que an­tes de dor­mir pien­san en todo lo que de­ben re­sol­ver al día si­guien­te. Se­gu­ra­men­te, al le­van­tar­se no ren­di­rán el 100%. Por eso, cui­dar­se es fun­da­men­tal pa­ra es­tar sa­nos fí­si­ca­men­te y al­can­zar las me­tas que nos pro­pon­ga­mos. Sien­to que la vi­da de mi ami­ga es­tá to­man­do un rum­bo in­ne­ce­sa­rio y que no es cons­cien­te de su reali­dad. Me due­le no po­der ser ho­nes­ta con ella pe­ro no quie­ro aver­gon­zar­la. ¿Qué pue­do ha­cer?

Ana Un ami­go que te apre­cie sa­brá que tus con­se­jos van des­de el co­ra­zón y que que­rés su fe­li­ci­dad, por eso in­ten­tás ha­cer­lo re­fle­xio­nar. Pe­ro cui­da­do, a na­die le gus­ta que le di­gan lo que de­be ha­cer con su vi­da, o que le ha­gan ver que es­tá equi­vo­ca­do. Lo me­jor es ser sin­ce­ro, y siem­pre ha­blar des­de el amor. Acon­se­jar y no im­po­ner un pen­sa­mien­to, bus­car el mo­men­to in­di­ca­do pa­ra ha­cer­lo, nun­ca di­gas "yo en tu lu­gar ha­ría tal Ten­go un hi­jo dis­ca­pa­ci­ta­do, lo amo, pe­ro hay épo­cas en que se pro­du­cen gran­des fric­cio­nes en el gru­po fa­mi­liar. Mis otros hi­jos no me re­cla­man tiem­po, pe­ro me doy cuen­ta que se re­ve­lan por otro la­do ¿Qué me acon­se­ja?

Ce­ci­lia Cuan­do en una fa­mi­lia, un in­te­gran­te es dis­ca­pa­ci­ta­do, no so­lo se pro­du­ce una car­ga emo­cio­nal muy gran­de, si no tam­bién mu­cha car­ga eco­nó­mi­ca por te­ner que aten­der cier­tas ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les. Es­to ha­ce que mu­chas ve­ces se cie­rren y no ha­ya in­ter­ac­ción in­ter­na, hay mu­cha cul­pa y bron­ca por esa si­tua­ción que se tie­ne que vi­vir. Lo que de­ben in­ten­tar lo­grar co­mo fa­mi­lia es que to­dos re­co­noz­can que lle­van una car­ga, pe­ro que to­dos tie­nen mé­ri­to; ca­da miem­bro tie­ne mé­ri­to; eso es lo más im­por­tan­te en lo que de­ben tra­ba­jar us­te­des. Ca­da per­so­na pue­de me­jo­rar su vi­da me­jo­ran­do su ac­ti­tud, cuan­do lo ha­gas, to­da tu fa­mi­lia tam­bién cam­bia­rá, y mu­cho más aún, es­ta­rán de­jan­do afue­ra to­da la to­xi­ci­dad que ha­bía ad­qui­ri­do. Bus­cá un tiem­po pa­ra es­tar a so­las con tu pa­re­ja y con ca­da uno de tus otros hi­jos, son un equi­po y de­ben sa­ber que ca­da uno de ellos cum­ple una fun­ción muy im­por­tan­te. Las res­pues­tas de Bernardo Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po. Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos co­sa", por­que nun­ca sa­be­mos exac­ta­men­te so­bre qué si­tua­ción emo­cio­nal es­tá ac­tuan­do esa per­so­na.Lo me­jor es bus­car que te cuen­te y qui­zás ella mis­ma al ha­blar te pi­da con­se­jos u opi­nio­nes, y así, las co­sas po­dría co­men­zar a cam­biar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.