de la FLOR Me­di­ta­ción

Mia - - BIENESTAR - ¡Na­mas­té!

Du­ran­te los me­ses del ve­rano es­ta­mos un po­co más sen­si­bles e irri­ta­bles, tal vez el ca­lor nos jue­gue una ma­la pa­sa­da en cuan­to al equi­li­brio, en­ton­ces, es un buen mo­men­to pa­ra me­di­tar. Po­de­mos prac­ti­car la si­guien­te me­di­ta­ción du­ran­te el día, pe­ro, lo ideal es an­tes de ir a dor­mir, ya que otro de los pro­ble­mas del ve­rano es el in­som­nio. Sen­ta­dos có­mo­da­men­te, con la es­pal­da bien de­re­cha, las palmas ha­cia arri­ba apo­ya­das en nues­tros mus­los, ce­rra­mos los ojos e ima­gi­na­mos nues­tra or pre­fe­ri­da. Ins­pi­ra­mos y ex­ha­la­mos, re­la­ja­mos ca­de­ras y las en­tre­ga­mos al sue­lo, es­ti­ra­mos la co­lum­na co­mo si se tra­ta­ra del ta­llo de la or, in­ha­la­mos nue­va­men­te y, ex­ha­lan­do, a oja­mos los hom­bros y los se­pa­ra­mos de nues­tra nu­ca co­mo si fue­ran las ho­jas. Nos man­te­ne­mos así unas 10 res­pi­ra­cio­nes, to­das ellas len­tas, in­ha­lan­do y ex­ha­lan­do siem­pre por na­riz. Sen­ti­mos la luz del día en el ros­tro y el cuer­po, en ca­da in­ha­la­ción, nos ima­gi­na­mos que nues­tro cuer­po ab­sor­be la luz y, en ca­da ex­ha­la­ción, re­la­ja­mos una par­te más del cuer­po, em­pe­zan­do por la fren­te, ojos, pár­pa­dos, na­riz, bo­ca, man­dí­bu­la, mien­tras se­gui­mos ab­sor­bien­do luz. En las pró­xi­mas 10 res­pi­ra­cio­nes, tra­ta­mos de a ojar ple­xo car­día­co y se­gui­mos in­cor­po­ran­do luz, re­la­ja­mos ten­sión de pe­cho, es­pal­da y ab­do­men. En las si­guien­tes 10 res­pi­ra­cio­nes, re­la­ja­mos bra­zos y pier­nas, se­gui­mos ins­pi­ran­do y ex­ha­lan­do pen­san­do en que la luz re­co­rre todo nues­tro cuer­po co­mo si fué­se­mos una plan­ta que es­tá ore­cien­do, muy lu­mi­no­sa. Cuan­do sien­tas que es­tás com­ple­ta, uní las palmas fren­te al co­ra­zón e in­cli­ná la ca­be­za ape­nas ha­cia aba­jo, po­dés ha­cer va­rias res­pi­ra­cio­nes allí y, lue­go, len­ta­men­te vas vol­vien­do pa­ra abrir los ojos y con­tem­plar las ma­ra­vi­llas del ve­rano en to­da su ple­ni­tud, sen­tir­te ple­na, ener­gi­za­da y dis­ten­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.