El po­der cu­ra­ti­vo de AYU­DAR a los de­más

Mia - - VERANO - Del li­bro “Gra­ti­tud. Dar gracias por lo que tie­nes trans­for­ma­rá tu vi­da”, de Loui­se Hay, Edi­cio­nes Urano. www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

El há­bi­to re­gu­lar de ayu­dar a los de­más una vez por se­ma­na pue­de ser tan im­por­tan­te pa­ra la sa­lud y la lon­ge­vi­dad co­mo el ejer­ci­cio re­gu­lar y una bue­na ali­men­ta­ción, y ayu­dar a los de­más es tam­bién de gran va­lor pa­ra la sa­lud de la co­mu­ni­dad y del mun­do. De he­cho, po­dría ser la cla­ve pa­ra aca­bar con el de­vas­ta­dor ci­clo de mie­do, ais­la­mien­to y vio­len­cia que pre­do­mi­na en nues­tra so­cie­dad in­di­vi­dua­lis­ta. Ten­der una mano ami­ga a otras per­so­nas es bueno pa­ra la vi­ta­li­dad, el co­ra­zón y el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. A quie­nes ha­cen tra­ba­jos vo­lun­ta­rios con re­gu­la­ri­dad les au­men­ta es­pec­ta­cu­lar­men­te la es­pe­ran­za de vi­da, com­pa­ra­dos con aque­llos que no rea­li­zan nin­gún ser­vi­cio pa­ra los de­más.

Cen­trar la aten­ción en los de­más pue­de ser­vir pa­ra sa­lir del co­mún es­ta­do de blo­queo que se pro­du­ce cuan­do nos con­cen­tra­mos en la fa­mi­lia, la pro­fe­sión y las preo­cu­pa­cio­nes eco­nó­mi­cas. Ayu­dar a los de­más sue­le me­jo­rar el áni­mo, au­men­tar el op­ti­mis­mo y nu­trir­nos con una sen­sa­ción de au­tén­ti­ca gra­ti­tud. Ayu­dar a al­guien me­nos ca­paz pue­de ha­cer que apre­cie­mos más nues­tras ha­bi­li­da­des, nues­tros co­no­ci­mien­tos, nues­tra com­pe­ten­cia y nues­tros pun­tos fuer­tes. El prin­ci­pal be­ne­fi­cio de ayu­dar pa­re­ce ha­llar­se en el pro­ce­so más que en los re­sul­ta­dos. Con es­to quie­ro de­cir que los be­ne­fi­cios —de quien ayu­da y de la per­so­na a la que ayu­da— sur­gen prin­ci­pal­men­te de las in­ter­ac­cio­nes que se pro­du­cen en ca­da mo­men­to mien­tras la ac­ti­vi­dad de ayu­da tie­ne lu­gar, y no de si se “arre­gla” o no un pro­ble­ma so­cial.

Con­tra­ria­men­te a la opi­nión po­pu­lar, ayu­dar a los de­más no exi­ge que se le de­di­que una enor­me can­ti­dad de tiem­po. Lo úni­co que se ne­ce­si­ta es un plan per­so­nal que pue­de va­riar des­de ha­cer un tra­ba­jo pro­gra­ma­do en al­gu­na or­ga­ni­za­ción de vo­lun­ta­rios has­ta ac­tos es­pon­tá­neos de ge­ne­ro­si­dad y ama­bi­li­dad du­ran­te la se­ma­na. Al ele­gir un ti­po de ayu­da que in­ten­si­fi­que los bue­nos sen­ti­mien­tos y fa­vo­rez­ca que con­ti­nue­mos ayu­dan­do ca­da se­ma­na, crea­mos un con­tac­to per­so­nal con las per­so­nas a las que ayu­da­mos. Pa­ra man­te­ner vi­vo el en­tu­sias­mo, pro­cu­re­mos que la cla­se de ayu­da que pro­por­cio­na­mos sea al­go que es­té en con­so­nan­cia con nues­tros in­tere­ses o ha­bi­li­da­des.

Otra co­sa ma­ra­vi­llo­sa que pue­des ha­cer es con­cer­tar una en­tre­vis­ta de cin­co mi­nu­tos a so­las con tu ser ama­do y co­mu­ni­car­le mu­chos de los mo­ti­vos con­cre­tos que tie­nes pa­ra apre­ciar­lo. ¿Qué sen­ti­do y es­tí­mu­lo po­déis en­con­trar tu pa­re­ja y tú en la his­to­ria de­ta­lla­da de vues­tra re­la­ción? Haz una lista an­tes pa­ra po­der “ba­ñar” en apre­cio y gra­ti­tud a tu ser ama­do.

Al­gu­nas su­ge­ren­cias:

¿Qué fue lo que te atra­jo de tu pa­re­ja al prin­ci­pio? ¿Qué cua­li­da­des con­cre­tas ad­mi­ras más en él o ella?

¿Cuá­les fue­ron al­gu­nos de los mo­men­tos cul­mi­nan­tes cuan­do co­men­zas­teis a sa­lir jun­tos? ¿Y los mo­men­tos de ri­sa y di­ver­sión?

¿Qué te hi­zo con­si­de­rar que va­lía la pe­na con­ti­nuar la re­la­ción?

¿Có­mo con­tri­bu­yó tu pa­re­ja a que am­bos su­pe­ra­seis las di­fe­ren­cias u obs­tácu­los que se pre­sen­ta­ron en el ca­mino? ¿Cuá­les son tus re­cuer­dos pre­di­lec­tos de tu pri­mer año de re­la­ción?

¿Qué es­fuer­zos de tu pa­re­ja han ser­vi­do pa­ra que la re­la­ción su­pe­ra­se los mo­men­tos di­fí­ci­les?

Una vez que ha­yas he­cho la lista de vues­tras ex­pe­rien­cias y de las cua­li­da­des con­cre­tas que apre­cias en tu ser ama­do, haz­le par­tí­ci­pe de los re­sul­ta­dos. Una re­gla: la per­so­na que es­cu­cha no de­be ha­cer nin­gún jui­cio ni ne­gar nin­guno de los co­men­ta­rios elo­gio­sos (“Pues, la ver­dad es que no soy tan con­si­de­ra­do”, “Nun­ca he si­do tan atrac­ti­va; ade­más, aho­ra ten­go que per­der cin­co ki­los”). Des­pués, con­cer­tad otra ci­ta pa­ra in­ter­cam­biar los pa­pe­les, y con­cé­de­le a tu pa­re­ja cin­co mi­nu­tos pa­ra que te di­ga las co­sas con­cre­tas que apre­cia en ti. Es­te sen­ci­llo ejer­ci­cio va bien pa­ra sa­cu­dir­se la in­di­fe­ren­cia que crea la ru­ti­na y avivar efi­caz­men­te la con­cien­cia de las pro­pias cua­li­da­des y las de la pa­re­ja, con­cien­cia que for­ma los ci­mien­tos com­par­ti­dos, y a ve­ces ocul­tos, del amor mu­tuo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.