Se­gu­ri­dad en la ru­ta

Mia - - IDEAS ÚTILES -

Millones

de ar­gen­ti­nos em­pie­zan ya sus va­ca­cio­nes y via­ja­rán con su au­to. Las pre­cau­cio­nes no es­ta­rán de­más por­que evi­ta­rán im­pre­vis­tos que po­drían em­pa­ñar la ale­gría de la aven­tu­ra. Abor­dar el te­ma de la se­gu­ri­dad es esen­cial, es­pe­cial­men­te si lle­va­mos ni­ños a bor­do.

Pa­ra pro­mo­ver la res­pon­sa­bi­li­dad, re­co­men­da­mos leer bien las ins­truc­cio­nes de uso de la si­lla de se­gu­ri­dad pa­ra ni­ños, si se tra­ta de un via­je lar­go. Du­ran­te el pri­mer año de vi­da del ni­ño hay que co­lo­car­lo mi­ran­do ha­cia atrás, y de 1 a 8 años, ha­cia ade­lan­te. Es­to se re­la­cio­na con el pe­so del me­nor: cuan­do al­can­za los 10 ki­los, hay que cam­biar­lo de la si­lla, cu­na o “hue­vi­to”, a la si­lla N° 1; al lle­gar a los 18 ki­los, a la si­lla N° 2, ya los 22 ki­los, a la N° 3.

Los ni­ños nun­ca de­ben ir en la fal­da de una per­so­na adul­ta mien­tras via­jan en el au­to. Si se pro­du­ce un cho­que o una fre­na­da brus­ca a 60 km/h, el pe­so de la ma­dre au­men­ta vein­te ve­ces, por lo que se se­ría im­po­si­ble sos­te­ner al ni­ño. Se de­be uti­li­zar siem­pre el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad y exi­gir que to­dos los ocu­pan­tes del vehícu­lo lo ha­gan.

Te­ner en cuen­ta que son los adul­tos quie­nes de­ben pro­te­ger la vi­da de los ni­ños, por eso edu­car­los en ese as­pec­to los ayu­da­rá a pro­te­ger­se, aun si es-stán con un pa­rien­te o ami­go.

Pe­ro ade­más de es­tas cues­tio­nes, no hay que des­cui­dar las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas: ve­ri­fi­car que los ni­ve­les de acei­te y aguaa del au­to es­tén den­tro de las me­di-das re­co­men­da­das por el fa­bri­can-nte. En ve­rano, la ba­te­ría siem­pre eses un pun­to dé­bil: si tie­ne más de do­sos años pue­de fa­llar y jugarnos una­na ma­la pa­sa­da. Por eso, se re­co­mien­da una re­vi­sión pre­via.

En cuan­to al cui­da­do de los neu­má-má- ti­cos, la pre­sión de ai­re es el fac­tor más im­por­tan­te. No es un va­lor apro­xi­ma­do y es di­fe­ren­te pa­ra ca­da vehícu­lo. Siem­pre de­be uti­li­zar­se la pre­sión de in­fla­do re­co­men­da­da por el fa­bri­can­te, que se en­cuen­tra en el ma­nual del usua­rio del vehícu­lo, ad­he­ri­da en el la­te­ral de la puer­ta, en el com­par­ti­men­to del mo­tor o en el in­te­rior de la guantera.

Pa­ra evi­tar pro­ble­mas de vi­bra­ción o ines­ta­bi­li­dad del vehícu­lo, de­be ali­near y ba­lan­cear los neu­má­ti­cos ca­da 10 mil ki­ló­me­tros. Tam­bién es re­co­men­da­ble ha­cer­lo cuan­do se co­lo­can cu­bier­tas nue­vas o re­pa­ra­das. Si hay que re­em­pla­zar al­gún neu­má­ti­co, ha­cer­lo por otro de las mis­mas di­men­sio­nes y ca­pa­ci­dad de car­ga: evi­ta­rá ac­ci­den­tes y da­ños en la me­cá­ni­ca del au­to. Pa­ra sa­ber cuán­do re­em­pla­zar­las, re­cuer­de que las cu­bier­tas tie­nen re­sal­tos de go­ma de 1,6 mi­lí­me­tros de al­tu­ra en el fon­do del di­bu­jo, que in­di­can el lí­mi­te le­gal de su vi­da útil. Se de­ben cam­biar en ca­so de ob­ser­var da­ños, per­di­da de pre­sión o un des­gas­te irre­gu­lar en su su­per­fi­cie.

Aho­ra sí. ¡Lis­to pa­ra via­jar tran­qui­lo y dis­fru­tar de un me­re­ci­do des­can­so!

Fuen­te: Ing. Eduar­do Alle­ra, téc­ni­co de Fa­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.