¿ De dón­de vie­ne la an­sie­dad?

Ba­sa­do en los co­no­ci­mien­tos de Sri Sri Ra­vi Shan­kar Fun­da­dor de El Ar­te de Vi­vir

Mia - - PORTADA - Por Bea­triz V. Go­yoa­ga

La an­sie­dad no es una so­la, hay va­rias cau­sas y di­fe­ren­tes for­mas de cal­mar­la.

Hay cin­co ti­pos de AN­SIE­DAD, fe­bri­li­dad o desa­so­sie­go:

1) El pri­mer ti­po de an­sie­dad pro­vie­ne del cuer­po.

Co­mer ali­men­tos erró­neos o ali­men­tos que des­equi­li­bren el bio­ti­po, co­mer a des­ho­ras, no ha­cer ejer­ci­cio y tra­ba­jar en ex­ce­so, son gran­des cau­sas de in­quie­tud fí­si­ca.

El re­me­dio pa­ra es­to es el ejer­ci­cio, mo­de­ra­ción en los há­bi­tos­bi­tos de tra­ba­jo y una die­ta de ju­gos y ve­ge­ta­les de uno o dos días.

2) El se­gun­do ti­po es s la an­sie­dad men­tal.

Es­ta pue­de pro­ve-nir por la am­bi­ción, loss pen­sa­mien­tos ne­ga­ti-ivos, de­ma­sia­dos de­seo­sos y rechazos.

El co­no­ci­mien­to de la men­te y la vi­da por sí so­lo pue­de cu­rar es­ta inn­quie­tud. Ver la vi­da des­de de una pers­pec­ti­va más amm­plia, el co­no­ci­mien­to del­del Ser y la im­per­ma­nen­cia cia de todo.

Sí, con­si­gues todo lo que an­sías, ¿y qué? De­ses­pués de lo­grar todo mo-mo­ri­rás y na­da te pue­des lle-lle­var. El co­no­ci­mien­to dee la muer­te, la con­fian­za enn el Ser, en lo Di­vino, pue­den den cal­mar la agi­ta­ción men­tal. l

3) El ter­cer ti­po po­dría ser de­bi­do al lu­gar en el que es­tás.

Cuan­do te ale­jas de ese lu­gar, esa ca­lle, ofi­ci­na o esa

casa, te sien­tes in­me­dia­ta­men­te me­jor.

En los lu­ga­res que hay vi­bra­ción ex­tra­ña, agi­ta­ción, es re­co­men­da­ble can­tar, ju­gar con ni­ños y reír pa­ra ccam­biar la at­mós­fe­ra. Si uno can­ta y bai­la la vvi­bra­ción del lu­gar cam­bia. Abrir ven­ta­nas y vven­ti­lar los am­bien­tes es de gran ayu­da.

4) El cuar­to ti­po es la an­sie­dad emo­cion­nal.

El Co­no­ci­mien­to no ayu­da aquí . Só­lo las prác­ti­cas de res­pi­ra­ción, el Sud­hars­han Kri­ya aa­yu­dan. To­da es­ta in­quie­tud emo­cio­nal des­apa­re­ce. Tam­bién la pre­sen­cia de un Maes­tro, un sa­bio, ayu­da a cal­mar la in­quie­tud emo­cio­nal.

5) El quin­to y úl­ti­mo ti­po de an­si­sie­dad es es­ca­so, es la in­quie­tud ddel al­ma.

El an­he­lo, cuan­do todo se sien­te va­cío y sin sen­ti­do, en ese ca­so es­tá­tás sien­do muy afor­tu­na­do. Ese des­seo y esa in­quie­tud es la in­quie­tud del al­ma. No tra­tes de des­ha­cer­te de él . Acép­ta­lo! Da­le la bien­ve­ni­da! Por lo ge­ne­ral, pa­ra des­ha­cer­se de él la gen­te ha­ce todo ti­po de co­sas - ccam­bia lu­ga­res, pues­tos de tra­ba­jo o so­cios, ha­cen es­to, ha­cen aque­llo. Es­tos cam­bios te ayu­dan du­ran­te al­gún tiem­po, pe­ro no per­du­ran.

Es­ta in­quie­tud del al­ma es la úni­ca que pue­de pro­vo­car la au­tén­ti­ca ora­ción en ti. Trae per­fec­ción, po­de­res y mi­la­gros en la vi­da.

Es muy pre­cio­so te­ner ese an­he­lo in­te­rior por lo su­pe­rior.

Las prác­ti­cas y la pre­sen­cia de un ilu­mi­na­do, cal­man la in­quie­tud del al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.