Horóscopo CHINO 2014

Lo que ven­drá pa­ra ca­da signo, más el men­sa­je del I Ching y la ley de Wu Wei

Mia - - PORTADA -

El 31 de enero co­mien­za el nue­vo ci­clo de los ani­ma­les orien­ta­les. Se­gún la tra­di­ción chi­na, se­rá un tiem­po de li­ber­tad, no­ble­za y re­torno al or­den. Co­mo siem­pre, ade­más de las ca­rac­te­rís­ti­cas de tu signo y lo que te pa­sa­rá con el Ca­ba­llo, te­nés la sa­bi­du­ría del I Ching y la Ley del Wu Wei: lo que flui­rá, quie­ras o no

Por Shi Luan

Nom­bre en chino: Shiu

Ágil y ve­loz, la Ra­ta tie­ne in­cor­po­ra­do el gen de la su­per­vi­ven­cia, con abun­dan­cia o es­ca­sez, siem­pre se ase­gu­ra el que­so. Vi­ve con es­trés es­ca­pán­do­le all ga­to, qui­zás por eso, se man­tie­nen a la de­fen­si­va cui­dan­do su pe­lle­jo. En el año del Ca­ba­llo: de­be­rán re­par­tir las ex­pec­ta­ti­vas y plan­tar se­mi­llas en di­ver­sos te­rre­nos, así, si un ár­bol no da fru­tos, se­gu­ra­men­te otro flo­re­ce­rá.

I Ching : “En tiem­po de ti­nie­blas es cues­tión de ser cau­te­lo­so y re­ser­va­do. No de­be atraer inú­til­men­te so­bre sí po­de­ro­sas ene­mis­ta­des por cau­sa de una con­duc­ta o mo­da­les des­con­si­de­ra­dos. Mu­chas co­sas hay que de­ben de­jar­se co­mo es­tán” ( He­xa­gra­ma 36. El Os­cu­re­ci­mien­to de la Luz). Lo que tie­nen que apren­der: me­dir las pro­pias fuer­zas. Lo que tie­nen que evi­tar: a los em­bau­ca­do­res y sus en­ga­ños. La cla­ve del éxi­to: ad­mi­nis­trar los re­cur­sos. La ley del Wu Wei: en la com­pa­ñía de los su­yos, la ra­ta es fe­liz.

Nom­bre en chino: Niu

El Bú­fa­lo es con­ser­va­dor, tra­di­cio­na­lis­ta y pa­cí­fi­co. Tra­ba­ja­dor co­mo po­cos, es el ver­da­de­ro crea­dor de su destino, por eso, no le te­me al por­ve­nir. En el año del Ca­ba­llo: in­ver­ti­rá to­das sus ener­gías en el amor. Es­tá en una eta­pa de su vi­da en la que ya no le im­por­ta tan­to la cuen­ta del ban­co sino las per­so­nas que es­tán a su la­do. Li­ma­rá as­pe­re­zas y ma­len­ten­di­dos bus­can­do la ar­mo­nía fa­mi­liar y si no, se­gui­rá ade­lan­te de­jan­do al otro en su ca­mino.

✓ I Ching: “La tie­rra lin­da des­de lo al­to con el la­go: es es­te el sím­bo­lo del acer­ca­mien­to y de la co­rres­pon­den­cia. Así co­mo apa­re­ce inago­ta­ble la pro­fun­di­dad del la­go, así es inago­ta­ble la so­li­ci­tud del sa­bio pa­ra ins­truir a los hom­bres y así co­mo la tie­rra es vasta y sin lí­mi­tes y por­ta­do­ra y pro­tec­to­ra de to­das las cria­tu­ras, así el sa­bio es por­ta­dor y pro­tec­tor de los hom­bres, sin po­ner fron­te­ras de nin­gu­na cla­sel que pue­dan ex­cluir par­te al­gu­na de la hu­ma­ni­dad” ( He­xa­gra­maH 19. El Acer­ca­mien­to). Lo que tie­nen que apren­der: a con­fiar en sí mis­mo. Lo que tie­nen que evi­tar: eno­jar­se y res­pon­der con ira. La cla­ve del éxi­to: tra­ba­jar en su fe­li­ci­dad. La ley del Wu Wei: lo que es tu­yo, lo se­rá por siem­pre.

Nom­bre en chino: Hu

Au­da­ces, con­quis­ta­do­res, res­pec­ta­dos, en la an­ti­gua Chi­na se de­cía que los Ti­gres ahu­yen­ta­ban los fan­tas­mas y ma­los es­pí­ri­tus, por eso, sse po­nía en el fren­te de las ca­sas y pa­la­cios ees­ta­tuas e imá­ge­nes de Ti­gres pa­ra ale­jar las ddes­gra­cias. En el año del Ca­ba­llo: re­ci­bi­rás re­co­no­ci­mien­tos y as­cen­sos, tus es­fuer­zos se ve­rán re­com­pen­sa­dos eco­nó­mi­ca­men­te. Una úni­ca ad­ver­ten­cia: el Ti­gre no de­be abu­sar de su si­tua­ción de po­der, ya sea en su tra­ba­jo o en la pi­rá­mi­de fa­mi­liar.

✓ I Ching: “La fa­mi­lia se reúne en torno al pa­dre co­mo je­fe. En vir­tud de un ac­to de pia­do­so re­co­gi­mien­to, los an­te­pa­sa­dos se con­cen­tran en el es­pí­ri­tu de los deu­dos, pa­ra no dis­per­sar­se y di­sol­ver­se. En tal ca­so, gran­des épo­cas de uni­fi­ca­ción co­mo és­ta de­ja­rán tam­bién el le­ga­do de gran­des obras” ( He­xa­gra­ma 45. La reunión, la re­co­lec­ción). ✓ Lo que tie­nen que apren­der: a amar sin juz­gar. ✓ Lo que tie­nen que evi­tar: sub­es­ti­mar las fuer­zas del opo­nen­te. ✓ La cla­ve del éxi­to: ser más am­bi­cio­so. ✓ La ley del Wu Wei: dis­fru­tar de los pro­pios lo­gros.

Nom­bre en chino: Tu

El gran se­duc­tor: su piel sua­ve, sus lar­gas ore­jas ins­pi­ran ter­nu­ra y pro­tec­ci­ción. Cu­rio­sa­men­te, más allá de es­ta ppri­me­ra apa­rien­cia se­duc­to­ra, son mmuy fa­mi­lie­ros, aman re­pro­du­cir­se y vi­vir en co­mu­ni­dad. Son muy rá­pi­dos pe­ro tam­bién un po­co pe­re­zo­sos y es­pe­ran que se le de todo ser­vi­do. En el año del Ca­ba­llo: se re­cu­pe­ra­rá de las pér­di­das y gol­pes de años an­te­rio­res. Se pon­drá ba­jo la pro­tec­ción equi­na de per­so­nas in­flu­yen­tes que lo apa­dri­na­rán, ayu­dán­do­lo eco­nó­mi­ca­men­te. Tam­bién en el amor le pre­sen­ta­rán gen­te y ten­drá ci­tas ro­mán­ti­cas a la luz de las ve­las.

✓ I Ching: “Lo cla­ro, al irra­diar la luz, re­quie­re la per­se­ve­ran­cia en su in­te­rior y es­tar en con­di­cio­nes de ilu­mi­nar de ma­ne­ra du­ra­de­ra. Todo lo que ex­pan­de luz en el mun­do, de­pen­de de al­go a lo cual que­dar ad­he­ri­do pa­ra po­der alum­brar de mo­do du­ra­de­ro” ( He­xa­gra­ma 30. ✓ Lo ad­he­ren­te, el fue­go). ✓ Lo que tie­nen que apren­der: acep­tar la ayu­da que le ofre­cen. ✓ Lo que tie­nen que evi­tar: el or­gu­llo per­so­nal y la so­ber­bia. ✓ La cla­ve del éxi­to: crear la­zos per­du­ra­bles y un só­li­do es­que­ma afec­ti­vo.

✓ La ley del Wu Wei: siem­pre la ver­dad se ma­ni­fies­ta a tra­vés de la voz de tu in­te­rior.

Nom­bre en chino: Long

Vo­la­dor, crea­ti­vo y má­gi­co, el Dra­gón es el úni­co signo del horóscopo chino que no es de es­ta tie­rra, es un ser mí­ti­co. Tie­nen dos ca­rac­te­rís­ti­cass­ti­cas fun­da­men­ta­les: son se­res in­mor­ta­les que re­na­cen de sus ce­ni­zas y, cuan­do se enojan, es­cu­pen fue­go (¡ no lo ha­ga­mos eno­jar!). En el año del Ca­ba­llo: de­ben es­tar aten­tos a las sor­pre­sas e im­pro­vi­sar so­bre la mar­cha, apren­der que las co­sas no son co­mo us­te­des quie­ren sino co­mo son. Si apro­ve­chan las opor­tu­ni­da­des que les ofre­ce la vi­da, con­quis­ta­rán el éxi­to.

✓ I Ching: “Una ex­tra­or­di­na­ria mo­des­tia y es­cru­pu­lo­si­dad se ve­rá sin du­da re­com­pen­sa­da por el éxi­to. Es pre­ci­so com­pren­der cuá­les son las exi­gen­cias del tiem­po a fin de po­der en­con­trar la de­bi­da com­pen­sa­ción pa­ra las ca­ren­cias y los da­ños que afli­gen es­te mo­men­to”

( He­xa­gra­ma 62. La pre­pon­de­ran­cia de lo pe­que­ño). ✓ Lo que tie­nen que apren­der: a in­ter­pre­tar las se­ña­les de la vi­da. ✓ Lo que tie­nen que evi­tar: em­pa­car­se en ha­cer las co­sas a su ma­ne­ra. ✓ La cla­ve del éxi­to: ex­traer la ri­que­za de la pro­pia tie­rra. ✓ La ley del Wu Wei: la ma­gia del Dra­gón se­rá tu brú­ju­la.

NNom­bre en chino: She

Re­pre­sen­ta la sa­bi­du­ría e in­te­li­gen­cia, pe­ro tam­bién la per­di­da de la inocen­cia co­mo la de la ser­pien­te que le dio la man­za­na a Adán. Sus pa­la­bras pue­den sser el ve­neno, pe­ro tam­bién el an­tí­do­to. PPue­de pa­re­cer fría pe­ro en el fon­do desea pro­fun­da­men­te ser ama­da y que al­guien abra­ce su al­ma más allá de las apa­rien­cias. En el año del Ca­ba­llo: sen­ti­rás im­pul­sos, en­tu­sias­mo y ga­nas de em­pren­der co­sas. Da­rás un gi­ro de 180 gra­dos a tu vi­da y con­quis­ta­rás el mun­do. Subida al lo­mo del Ca­ba­llo, lo ha­rás.

✓ I Ching: “El ár­bol so­bre la mon­ta­ña es vi­si­ble a lo le­jos y su evo­lu­ción in­flu­ye en la ima­gen del pai­sa­je de to­da la co­mar­ca. Tam­bién el efec­to que se ejer­ce so­bre los hom­bres tan so­lo pue­de ser pau­la­tino. Pa­ra lo­grar es­te pro­gre­so en la opi­nión pú­bli­ca, en sus cos­tum­bres, es pre­ci­so que la per­so­na­li­dad ad­quie­ra gra­vi­ta­ción e in­fluen­cia. Es­to se lo­gra me­dian­te un cui­da­do­so y cons­tan­te tra­ba­jo de­di­ca­do al pro­pio de­sa­rro­llo mo­ral” ( He­xa­gra­ma 53. La evo­lu­ción). ✓ Lo que tie­nen que apren­der: a avan­zar sin que lo vean lle­gar. ✓ Lo que tie­nen que evi­tar: es­pe­rar so­lu­cio­nes má­gi­cas y que las co­sas se ha­gan so­las. ✓ La cla­ve del éxi­to: ac­tuar sin pri­sa pe­ro sin pau­sa. ✓ La ley del Wu Wei: to­da la be­lle­za de una flor se en­cuen­tra en el im­pul­so ini­cial de una se­mi­lla.

Nom­bre en chino: Ma

In­de­pen­dien­te, sal­va­je, be­llo na­ció pa­ra ser li­bre. Es uno de los sig­nos más no­bles del horóscopo chino. La re­la­ción con él es per­so­nal y pa­ra to­da la vi­da. Sin em­bar­go, no es fá­cil se­guir­le el rit­mo, a ve­ces co­rre, a ve­ces trota, a ve­ces va y un día vuel­ve, so­lo si­gue las ór­de­nes de su pro­pio co­ra­zón. En el año del Ca­ba­llo: oja­lá pue­da apren­der a de­jar­se amar. Él ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te ser ama­do, sin em­bar­go, por mie­do, se re­sis­te al com­pro­mi­so y las re­la­cio­nes se­rias.

✓ I Ching: “Cuan­do el Cie­lo y la Tie­rra se com­pla­cen mu­tua­men­te y van a su en­cuen­tro, to­das las cria­tu­ras en­tran en un pe­río­do de pros­pe­ri­dad. Cuan­do sa­len a su mu­tuo en­cuen­tro, el prín­ci­pe y su ayu­dan­te, el mun­do en­tra en or­den” (He­xa­gra­ma 44. El ir al en­cuen­tro).

✓ Lo que tie­nen que apren­der: de­jar de es­ca­par­se de lo que te­me y en­fren­tar los desafíos per­so­na­les. ✓ Lo que tie­nen que evi­tar: la in­cons­tan­cia. ✓ La cla­ve del éxi­to: po­ner el ace­le­ra­dor a fon­do. La ley del Wu Wei: cul­ti­var la tie­rra pa­ra ver cre­cer las flo­res en tu jar­dín.

Nom­bre en chino: Xang

Co­que­tas, her­mo­sas, se­duc­to­ras, ele­gan­tes sa­ben có­mo lle­var una bue­na vi­da. Ten­drán siem­pre al­ma de ni­ño, a ve­ces, son un po­co ca­pri­cho­sas, vi­ven en su mun­do de fan­ta­sía y es­pe­ran que el mun­do sea co­mo lo sue­ñan. Se des­ta­can en las ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas y, de al­gu­na ma­ne­ra, el se­cre­to pa­ra que sean fe­li­ces es te­ner un tra­ba­jo y re­la­cio­nes crea­ti­vas y es­ca­par­le a la ru­ti­na. En el año del Ca­ba­llo: es ideal pa­ra po­ner sus vi­das en or­den, ar­chi­var pa­pe­les, tra­mi­tar he­ren­cias, su­ce­sio­nes, in­ver­tir en la casa, re­mo­de­lar­la, mu­dar­se, cons­truir. Co­mo es afue­ra, es aden­tro. El or­den ex­terno trae­rá cla­ri­dad y pers­pec­ti­va.

✓ I Ching: “La du­ra­ción es un es­ta­do cu­yo mo­vi­mien­to no se ate­núa a cau­sa de im­pe­di­men­tos, fre­nos. No es un es­ta­do de quie­tud, pues una sim­ple de­ten­ción cons­ti­tu­ye de por sí un re­tro­ce­so. Du­ra­ción es, an­tes bien, el mo­vi­mien­to de un todo ri­gu­ro­sa­men­te or­ga­ni­za­do y aca­ba­do en si mis­mo, un mo­vi­mien­to en el cual ca­da ter­mi­na­ción es se­gui­da por un nue­vo co­mien­zo” (He­xa­gra­ma 32. La du­ra­ción). ✓ Lo que tie­nen que apren­der: a per­se­ve­rar en los ob­je­ti­vos. ✓ Lo que tie­nen que evi­tar: des­alen­tar­se an­te las pri­me­ras ne­ga­ti­vas. ✓ La cla­ve del éxi­to: bus­car la fuer­za en las pro­pias con­vic­cio­nes. ✓ La ley del Wu Wei: lo que es ya es y no pue­de de­jar de ser.

Nom­bre en chino: Hou

Son un pa­sa­por­te di­plo­má­ti­co a la ale­gría, con destino al pa­raí­so ase­gu­ra­do. Se di­ce que el Mono es el signo más pa­re­ci­do al hom­bre y he­re­da de él su as­tu­cia y pi­car­día. Es sim­pá­ti­co y ca­ris­má­ti­co y, con dos o tres mo­ne­rías, tam­bién ca­paz de va­ciar tu bi­lle­te­ra. En el año del Ca­ba­llo: afi­la­rás to­das tus es­tra­te­gias, na­da se in­ter­pon­drá en tu ca­mino. Los que es­tán es­tu­dian­do, ter­mi­na­rán con éxi­to o ade­lan­ta­rán va­rias ma­te­rias. Tam­bién es muy pro­pi­cio pa­ra rea­li­zar cur­sos cor­tos de ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal. En el amor, lo­gra­rán es­ta­bi­li­dad y ar­mo­nía.

✓ I Ching: “Ca­da día si­gue a otro día, se tra­ta del mis­mo Cie­lo que se mue­ve con fuer­za in­fa­ti­ga­ble, la re­pre­sen­ta­ción de la du­ra­ción, ple­na de fuer­za, en el tiem­po y más allá del tiem­po, de un mo­vi­mien­to que ja­más se de­tie­ne ni pa­ra­li­za, así co­mo los días se si­guen unos a otros en per­pe­tui­dad” (He­xa­gra­ma 1. Lo crea­ti­vo).

✓ Lo que tie­nen que apren­der: si apren­de a ser pa­cien­te, con­quis­ta­rá el mun­do. ✓ Lo que tie­nen que evi­tar: los vi­cios pri­va­dos. ✓ La cla­ve del éxi­to: se­guir fiel a su es­ti­lo. ✓ La ley del Wu Wei: la suer­te no exis­te, todo es kar­ma.

Nom­bre en chino: Ji

Hom­bre o mu­jer, es un com­pa­dri­to/a. Na­ció pa­ra li­de­rar, no le tie­ne mie­do a

na­da y, si lo tie­ne, no lo de­mos­tra­rá. Se des­ta­ca en tra­ba­jos in­de­pen­dien­tes, no es muy bueno pa­ra re­ci­bir ór­de­nes o es­tar ba­jo del ala de al­guien. En el amor tam­po­co le gus­ta mu­cho que lo con­tro­len. En el año del Ca­ba­llo: de­ben evi­tar las ten­sio­nes y con­fron­ta­cio­nes. No ir al cho­que y tra­tar de me­diar pa­ra en­con­trar pun­tos en co­mún, tan­to pa­ra el tra­ba­jo co­mo pa­ra el amor, la fle­xi­bi­li­dad ha­rá su año mu­cho más lle­va­de­ro.

✓ I Ching : “El la­go es fi­ni­to, el agua es inago­ta­ble. El la­go úni­ca­men­te pue­de dar ca­bi­da a una de­ter­mi­na­da me­di­da del agua in­fi­ni­ta. En ello con­sis­te su par­ti­cu­la­ri­dad. Me­dian­te la dis­cri­mi­na­ción y eri­gir va­llas, tam­bién el in­di­vi­duo ad­quie­re su sig­ni­fi­ca­ción en la vi­da” (He­xa­gra­ma 60. La res­tric­ción). ✓ Lo que tie­nen que apren­der: a te­ner au­to­con­trol. ✓ Lo que tie­nen que evi­tar: de­jar­se lle­var por las emo­cio­nes. ✓ La cla­ve del éxi­to: me­tas cor­tas, gran­des éxi­tos. ✓ La ley del Wu Wei: lo que le da su fuer­za al río es su cau­ce, son los lí­mi­tes los que ge­ne­ran la co­rrien­te de ener­gía.

Nom­bre en chino: Gou

Ser­vi­cial, vo­lun­ta­rio, na­ció pa­ra dar amor a los de­más. Pe­ro no de­be con­fun­dir­se sen­si­bi­li­dad con de­bi­li­dad: de ser ne­ce­sa­rio, el Pe­rro pue­de con­ver­tir­se en un lo­bo fe­roz y mos­trar sus col­mi­llos pa­ra de­fen­der lo que ama. En el año del Ca­ba­llo: las co­sas flui­rán con ar­mo­nía, cre­ce­rán pro­fe­sio­nal­men­te sin es­fuer­zos y las re­la­cio­nes se da­rán con es­pon­ta­nei­dad atra­yen­do el amor a sus vi­das. Pe­rro y Ca­ba­llo son muy pa­re­ci­dos, los dos tie­nen có­di­gos si­mi­la­res, por eso, es­te año jun­tos ha­rán una bue­na fór­mu­la pa­ra el éxi­to.

✓ I Ching: “Las nu­bes y el trueno se re­pre­sen­tan me­dian­te cier­tas or­na­men­ta­cio­nes li­nea­les, va­le de­cir que den­tro del caos de la di­fi­cul­tad ini­cial ya es­tán da­dos los gér­me­nes del or­den. Así en ta­les épo­cas ini­cia­les, el no­ble de­be es­truc­tu­rar y or­de­nar la in­abar­ca­ble y con­fu­sa ple­ni­tud, tal co­mo van de­va­nán­do­se las he­bras de una ma­de­ja de se­da y unién­do­se en hi­los” (He­xa­gra­ma 3. La di­fi­cul­tad Ini­cial). ✓ Lo que tie­nen que apren­der: a re­la­jar­se y dis­fru­tar más. ✓ Lo que tie­nen que evi­tar: de­cir­le a los de­más lo que tie­nen que ha­cer. ✓ La cla­ve del éxi­to: el caos pue­de ser muy pro­duc­ti­vo. ✓ La ley del Wu Wei: a río re­vuel­to, ga­nan­cia de pes­ca­do­res.

Nom­bre en chino: Zhu

Es un maes­tro en el ar­te de sa­ber vi­vir. Sim­ple­men­te, ha des­cu­bier­to la fór­mu­la de la fe­li­ci­dad en no preo­cu­par­se más de lo ne­ce­sa­rio, tra­ba­jar pa­ra vi­vir y no vi­vir pa­ra tra­ba­jar, dis­fru­tar de los afec­tos sin pre­ten­der ma­ne­jar­los, go­zar de una bue­na co­mi­da, un buen vino, en bue­na com­pa­ñía. En el año del Ca­ba­llo: de­be ser pre­ca­vi­do, no pres­tar di­ne­ro a ter­ce­ros y mu­cho me­nos fa­mi­lia­res si no quie­re per­der am­bas co­sas. Ten­drá que po­ner más aten­ción en sus obli­ga­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des, y no pos­ter­gar lo in­me­dia­to. Si si­gue es­tás pe­que­ñas re­glas, le irá muy bien.

✓ I Ching: “Cuan­do so­lo se pien­sa en ale­grías y go­ces, se pier­de fá­cil­men­te la sen­si­bi­li­dad en cuan­to a las li­mi­ta­cio­nes ne­ce­sa­rias. Si uno se aban­do­na a la pro­di­ga­li­dad, al des­pil­fa­rro, ten­drá que la­men­tar­lo pues su­fri­rá las con­se­cuen­cias. Úni­ca­men­te cuan­do se re­co­no­ce la pro­pia fal­ta, con­tri­bui­rán es­tas in­gra­tas ex­pe­rien­cias a que uno se li­be­re de los erro­res” (He­xa­gra­ma 60. La res­tric­ción). ✓ Lo que tie­nen que apren­der: a au­to-ob­ser­var­se. ✓ Lo que tie­nen que evi­tar: la me­lan­co­lía por el pa­sa­do. ✓ La cla­ve del éxi­to: in­ver­tir en sus ta­len­tos y do­nes. ✓ La ley del Wu Wei: sos par­te de un todo ma­yor, un es­la­bón fun­da­men­tal en la ca­de­na de la vi­da.

Fuen­te: tex­tos del I Ching: ver­sión ori­gi­nal de Ri­chard Wil­hem.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.