Lec­tu­ra, jue­gos y test pa­ra sa­ber si dis­fru­tás real­men­te del se­xo

Mia - - SUMARIO -

Es re­la­ti­va­men­te fá­cil sen­tir gra­ti­tud cuan­do ocu­rren co­sas bue­nas y nues­tra vi­da se desa­rro­lla tal co­mo desea­mos; in­clu­so en esos mo­men­tos so­le­mos dar­lo todo por des­con­ta­do. Es muy bueno de­di­car unos ins­tan­tes a ex­pre­sar nues­tra gra­ti­tud y apre­cio a otras per­so­nas, a la Tie­rra, a nues­tro po­der su­pe­rior, a la vi­da.

Bas­tan­te más di­fí­cil es ex­pre­sar gra­ti­tud cuan­do es­ta­mos pa­san­do por un pe­rÍo­do ma­lo o la vi­da no nos va co­mo cree­mos que de­be­ría ir­nos. En esas oca­sio­nes, lo más pro­ba­ble es que nos sin­ta­mos do­li­dos, con­fun­di­dos o re­sen­ti­dos, lo cual es per­fec­ta­men­te na­tu­ral. La gra­ti­tud es lo úl­ti­mo en que se nos ocu­rre pen­sar en esos mo­men­tos. Ha ha­bi­do oca­sio­nes s en mi vi­da en que he e sen­ti­do unos tre­men­dos de­seos de le­van­tar el pu­ño ha­cia el Uni­ver­so pre­gun­tan­do por qué me ha ases­ta­do ese e cruel gol­pe.

De to­dos mo­dos, ess in­tere­san­te có­mo des­pués de pa­sar por mo­men­tos di­fí­ci­les, al mi­rar re­tros­pec­ti­va­men­te, so­le­mos ver que ha­bía al­go im­por­tan­te y ne­ce­sa­rio en esa ex­pe­rien­cia. Es po­si­ble que no lle­gue­mos a ver­lo has­ta que ha­yan pa­sa­do me­ses o in­clu­so años, pe­ro fi­nal­men­te nos da­mos cuen­ta de que apren­di­mos una im­por­tan­te lec­ción, nues­tra sa­bi­du­ría se hi­zo más pro­fun­da, hu­bo un des­per­tar, o tal vez se nos abrió una nue­va puer­ta a con­se­cuen­cia de los acon­te­ci­mien­tos que nos pa­re­cie­ron tan ne­ga­ti­vos en el mo­men­to.

Por ejem­plo, la pér­di­da de un tra­ba­jo pue­de ha­ber­nos lle­va­do a una cu­ra­ción es­pi­ri­tual o emo­cio­nal. El fin de una re­la­ción pue­de ha­ber­nos da­do la opor­tu­ni­dad de des- cu­brir que ne­ce­si­tá­ba­mos un tiem­po de so­le­dad, o tal vez nos des­pe­jó el ca­mino pa­ra una re­la­ción más sa­tis­fac­to­ria. En ese mo­men­to, po­dría­mos co­men­zar a sen­tir­nos agra­de­ci­dos de que la vi­da se ha­ya des­ple­ga­do co­mo lo hi­zo.

A los mo­men­tos do­lo­ro­sos de la vi­da yo los lla­mo “cri­sis de cu­ra­ción”. De­ja­mos atrás al­go vie­jo y nos abri­mos a al­go nue­vo. Con fre­cuen­cia es­to su­ce­de por­que nues­tra con­cien­cia ha au­men­ta­do y por lo tan­to ya no po­de­mos vi­vir de la an­ti­gua for­ma. A ve­ces nos en­fren­ta­mos con un cam­bio ne­ce­sa­rio que de­be­mos ha­cer en nues­tro in­te­rior yy/o en nues­tra vi­da. Hay un pro­ce­so de due­lo o aflic­ción por el que de­be­mos pa­sar cuan­do de­ja­mos al­go a lo que he­mos es­ta­do afe­rra­dos. He­mos dde per­mi­tir­nos sen­tir el mie­do y la tris­te­za, y tam­bién re­cor­dar­nos que en esa ex­pe­rien­cia hay un re­ga­lo que sen­ci­lla­men­te no ve­mos to­da­vía.

Así pues, si en es­tos mo­men­tos es­tás pa­san­do por una cri­sis de cu­ra­ción, bus­ca todo el amor y el apo­yoa que pue­das y da­te per­mi­so pa­ra ex­pe­ri­men­tar ple­na­men­te to­dos los sen­ti­mien­tos que sur­jan. Pi­de que el re­ga­lo de es­ta ex­pe­rien­cia se te re­ve­le tan pron­to co­mo es­tés pre­pa­ra­da (o pre­pa­ra­do) pa­ra él. Y ten pre­sen­te que cuan­do pa­se un tiem­po y ha­yas ad­qui­ri­do pers­pec­ti­va, nue­va-men­te sen­ti­rás gra­ti­tud por el in­creí­ble via­je de tu vi­da.

Del li­bro “Gra­ti­tud. Dar gracias por lo que tie­nes trans­for­ma­rá tu vi­da”, de Loui­se Hay, Edi­cio­nes Urano. www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.