An­teo­jos de sol, mu­cho más que es­ti­lo

En­te­ra­te por qué los len­tes de sol no son me­ros ac­ce­so­rios de mo­da, sino que pue­den evi­tar se­rios ries­gos pa­ra la sa­lud ocu­lar. La opi­nión de es­pe­cia­lis­tas y los mo­de­los más fas­hion pa­ra lu­cir y pro­te­ger­nos de los ra­yos no­ci­vos

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Aes­ta al­tu­ra, na­die dis­cu­te res­pec­to de los per­jui­cios que la ra­dia­ción so­lar cau­sa en nues­tra piel. Por eso, la ten­den­cia mun­dial mues­tra que ca­da vez se to­man ma­yo­res re­cau­dos a la ho­ra de ex­po­ner­se: pan­ta­llas so­la­res, blo­quea­do­res, pro­tec­to­res bu­ca­les y som­bre­ros. Pe­ro po­co se ha­bla de los efec­tos no­ci­vos del sol en nues­tros ojos.

Ge­ne­ral­men­te, las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes que so­bre­vie­nen a la ho­ra de ad­qui­rir unos an­teo­jos de sol son: que com­bi­ne con los co­lo­res del tra­je de ba­ño, que sean gran­des pa­ra po­der es­con­der­nos de­trás de ellos cuan­do no nos ma­qui­lla­mos, que es­tén acor­des a la mo­da, que se adap­ten a la fi­so­no­mía del ros­tro, que sean có­mo­dos y prác­ti­cos. Ca­si siem­pre ten­de­mos a ol­vi­dar el mo­ti- vo real por el cual de­ben usar­se (no so­la­men­te en ve­rano, sino los 365 días del año): pro­te­ger nues­tros ojos de las ra­dia­cio­nes so­la­res.

Ra­dia­ción UV, la gran ame­na­za

La ex­po­si­ción in­ten­sa a la ra­dia­ción UV a cor­to pla­zo pue­de cau­sar que­ma­du­ras so­la­res en los ojos ( lla­ma­da fo­to­que­ra­ti­tis). Ade­más, es­tu­dios cien­tí­fi­cos se­ña­lan que el da­ño oca­sio­na­do por la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da a la per­ju­di­cial ra­dia­ción UVA y UVB es acu­mu­la­ti­vo du­ran­te el cur­so de la vi­da de una per­so­na y por lo tan­to pue­de con­tri­buir al de­sa­rro­llo de se­rias con­di­cio­nes o en­fer­me­da­des ocu­la­res re­la­cio­na­das con la edad, in­clu­yen­do ca­ta­ra­tas y de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar, la cau­sa prin­ci­pal de ce­gue­ra en las per­so­nas ma­yo­res de 60 años. Un da­to alar­man­te: de acuer­do a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ( OMS), ca­da año 16 millones de per­so­nas se que­dan cie­gas co­mo con­se­cuen­cia de pa­de­cer ca­ta­ra­tas; de es­te gru­po, se cal­cu­la que el 20% con­tra­jo la en­fer­me­dad por la ex­po­si­ción sin la pro­tec­ción ade­cua­da.

En los ni­ños, el con­trol a la ex­po­si­ción so­lar de­be ser to­da­vía más ri­gu­ro­so, ya que los pe­que­ños re­ci­ben en pro­me­dio tres ve­ces más ra­dia­ción UV anual que los adul­tos.

La sa­lud vi­sual es fun­da­men­tal

De acuer­do a una en­cues­ta in­ter­na­cio­nal rea­li­za­da por Tran­si­tions Op­ti­cal, se arro­jó que só­lo el 9% de la po­bla­ción re­la­cio­na a la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta (UV) con da­ños en la vis­ta, com­pa­ra­do con el 82% de los en­cues­ta­dos que re­co­no­ce los pe­li­gros de la ra­dia­ción UV pa­ra la piel. Así co­mo se pro­te­ge la piel con cre­mas, es im-

por­tan­te te­ner en cuen­ta los si­guien­tes con­se­jos pa­ra cui­dar los ojos:

✖ En ca­so de ser usua­rio de len­tes re­ce­ta­dos, las len­tes fo­to­sen­si­bles son la me­jor op­ción da­do que es­tán dis­po­ni­bles en to­dos los for­ma­tos y gra­dua­cio­nes, cuen­tan con 100% de pro­tec­ción UVA y UVB y per­mi­ten con­tar -en un so­lo ar­ma­zón- con len­tes os­cu­ros al ai­re li­bre y cla­ros en am­bien­tes ce­rra­dos.

✖ To­dos los len­tes de sol –sin im­por­tar el co­lor- de­ben fil­trar el 100% de los ra­yos UV y es­tar ela­bo­ra­dos en ma­te­ria­les al­ta­men­te re­sis­ten­tes, co­mo el po­li­car­bo­na­to. Nun­ca se de­ben com­prar an­teo­jos de plás­ti­co, ya que dis­tor­sio­nan la vi­sión y afec­tan el con­fort vi­sual.

✖ Lo más im­por­tan­te no es el co­lor de las len­tes ya que el fil­tro se en­cuen­tra den­tro del cris­tal. De to­dos mo­dos, hay co­lo­res que es­tán in­di­ca­dos pre­fe­ren­te­men­te pa­ra dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des. Por ejem­plo, los cris­ta­les ma­rro­nes o ver­des son idea­les pa­ra los deportes al ai­re li­bre, ya que fil­tran las ra­dia­cio­nes azu­les y pro­du­cen un efec­to re­la­jan­te en la vis­ta. En tan­to, los cris­ta­les gri­ses ple­nos (ne­gros) son los más re­co­men­da­dos pa­ra con­du­cir.

✖ Se de­be pres­tar mu­cha aten­ción a los ma­te­ria­les del ar­ma­zón, exis­ten al­gu­nos al­ta­men­te fle­xi­bles, li­via­nos, re­sis­ten­tes y/o hi­poa­ler­gé­ni­cos que se adap­ta­rán a las ne­ce­si­da­des per­so­na­les. Siem­pre es re­co­men­da­ble pe­dir ase­so­ra­mien­to al óp­ti­co pa­ra ele­gir el más con­ve­nien­te.

Mo­da y ten­den­cia pa­ra el sol

Si ya que­dó en cla­ro la im­por­tan­cia de usar ga­fas de sol pa­ra la pre­ven­ción de los tras­tor­nos ocu­la­res, po­de­mos de­te­ner­nos en los di­fe­ren­tes mo­de­los y ar­ma­zo­nes de mo­da. Se­gún fuen­tes de la em­pre­sa Tran­si­tions Op­ti­cal no es re­co­men­da­ble com­prar ar­ma­zo­nes en nin­gún otro ne­go­cio que no sea una óp­ti­ca, ya que la me­jor ca­li­dad po­see ma­yor ga­ran­tía. La ga­fa, no só­lo de sol, sino tam­bién de re­ce­ta, re­quie­re de una al­ta ca­li­dad tan­to en el ar­ma­zón co­mo en el cris­tal, am­bos ele­men­tos cons­ti­tu­yen un pro­duc­to de ma­te­ria­les y di­se­ños con ex­ce­len­te per­for­man­ce.

Úl­ti­ma ten­den­cia en an­teo­jos pa­ra el sol

En el ca­so de los mo­de­los fe­me­ni­nos, pre­do­mi­nan aque­llos de for­ma­tos gran­des, con re­mi­nis­cen­cias de di­se­ños de ha­ce tres a cua­tro dé­ca­das atrás, pe­ro con pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes que ha­cen al an­te­ojo más có­mo­do y van­guar­dis­ta. Se tra­ta de mo­das pa­sa­das (re­tro), pe­ro con una re­crea­ción ac­tual tan­to en co­lo­res, di­se­ño, ma­te­ria­les y tec­no­lo­gía. Si bien siem­pre hay lu­gar pa­ra to­dos los es­ti­los, los que pre­do­mi­nan son aque­llos gran­des, que cu­bren bien los ojos y cejas, y que por la cur­va­tu­ra del fren­te per­mi­ten adap­tar­les len­tes con gra­dua­ción lo­gran­do que un ma­yor es­pec­tro de con­su­mi­do­ras pue­dan es­tar a la mo­da sin per­der agu­de­za vi­sual. En cuan­to a los co­lo­res, pre­do­mi­nan los dis­tin­tos to­nos de ma­rro­nes y de­ri­va­dos de la tie­rra, en com­bi­na­ción con de­ta­lles en pas­te­les. Ob­via­men­te el clá­si­co ne­gro y carey si­guen en vi­gen­cia.

En el ca­so de los hom­bres, ge­ne­ral­men­te bus­can en pri­mer lu­gar tec­no­lo­gía y fun­cio­na­li­dad, y por úl­ti­mo mo­da. Es por ello que ha­cen hin­ca­pié en el cal­ce, bus­can­do an­teo­jos en­vol­ven­tes (ya sean de me­tal, in­yec­ción o ace­ta­to), y que las len­tes ten­gan un buen fil­tro, ya sea po­la­ri­za­do (ideal pa­ra el ma­ne­jo y deportes acuá­ti­cos), o con tra­ta­mien­to an­ti­re­fle­jo. En es­ta tem­po­ra­da se han im­pues­to los mo­de­los en­vol­ven­tes con pa­ti­llas an­chas. Los co­lo­res, sin gran­des no­ve­da­des: pel­tres, ne­gros y pla­ta.

¿Exis­te al­gu­na di­fe­ren­cia en­tre las ga­fas de sol que se lle­van du­ran­te el in­vierno y aque­llas que se usan en ve­rano? No hay di­fe­ren­cia en cuan­to a la es­truc­tu­ra, di­se­ño y ma­te­ria­les usa­dos; se tra­ta de los mis­mos an­teo­jos. La prin­ci­pal y úni­ca di­fe­ren­cia, ra­di­ca que al ha­ber me­nos lu­mi­no­si­dad en in­vierno que en ve­rano, la len­tes usa­das de­ben ser de to­nos más cla­ros li­mi­tan­do la luz, sin mer­mar de­ma­sia­do la agu­de­za vi­sual, es­pe­cial­men­te al ma­ne­jar.

Qué in­di­can los co­lo­res

Gris es el co­lor por ex­ce­len­cia de­bi­do a que es el tono que me­jor fil­tra la lu­mi­no­si­dad en con­di­cio­nes de gran luz, co­mo su­ce­de en los días so­lea­dos; en cam­bio, los se­pias (si bien tam­bién hay al­gu­nos muy in­ten­sos) real­zan cier­tos co­lo­res otor­gan­do más luz. Por su par­te, los to­nos de­gra­des, ha­cen que el ros­tro no se vea tan du­ro y per­mi­ten te­ner una vi­sión más cla­ra al mi­rar ha­cia aba­jo (por ejem­plo al leer al ai­re li­bre o mi­rar el ta­ble­ro al ma­ne­jar). Los es­pe­ja­dos, cum­plen una fun­ción si­mi­lar a la del tra­ta­mien­to an­ti­rre­fle­jo, que es eli­mi­nar al­gu­nos re­fle­jos mo­les­tos que lle­gan al ojo re­sul­tan­do en una me­jor vi­sión y me­nor can­san­cio ocu­lar.

Len­tes de con­tac­to en la mi­ra

El of­tal­mó­lo­go En­zo Iriar­te cuen­ta có­mo aque­llas per­so­nas que son usua­rios de len­tes de con­tac­to de­ben re­do­blar la pro­tec­ción a la ho­ra de ex­po­ner­se al sol. Él ase­gu­ra que “de­be­rán te­ner es­pe­cial cui­da­do al ex­po­ner­se a las ra­dia­cio­nes ya que por ex­po­si­ción pro­lon­ga­da al ca­lor, és­tos tien­den a re­se­car­se. Re­cor­de­mos que par­te del con­te­ni­do de los len­tes es agua, y al ex­po­ner­se al ca­lor del sol, se des­hi­dra­tan ge­ne­ran­do in­co­mo­di­dad. Es im­por­tan­te que el usua­rio ten­ga a mano go­tas hu­mec­tan­tes, li­bre de pre­ser­van­tes, ya que al to­mar sol, ayu­da a evi­tar el re­se­ca­mien­to”. Y agre­ga: “tam­bién exis­ten len­tes de con­tac­to de ma­te­ria­les de al­ta tec­no­lo­gía y de ba­jo con­te­ni­do acuo­so (co­mo por ejem­plo el hi­dro­gel de si­li­co­na) que tie­nen me­nor pre­dis­po­si­ción a des­hi­dra­tar­se, pe­ro no obs­tan­te hay que te­ner las mis­mas pre­cau­cio­nes y siem­pre se re­co­mien­da el uso de an­teo­jos de sol”.

A pe­sar de que exis­ten len­tes que tie­nen blo­queo de ra­yos UV, es im­por­tan­te des­ta­car que “nin­gún va­lor de pro­tec­ción de len­tes de con­tac­to en cuan­to a fil­tro UV es su­fi­cien­te co­mo pa­ra re­em­pla­zar el uso de an­teo­jos de sol, ya que el len­te de con­tac­to no cu­bre la to­ta­li­dad del ojo. Siem­pre se de­be­rá usar len­tes pa­ra sol de ca­li­dad, cer­ti­fi­ca­dos por un pro­fe­sio­nal óp­ti­co, que cum­plan con las nor­mas de ca­li­dad ne­ce­sa­rias”, es­pe­ci­fi­ca el óp­ti­co.

An­teo­jos in­te­li­gen­tes

Exis­te una mar­ca de cris­ta­les, lla­ma­da Tran­si­tion, que cuen­ta con una par­ti­cu­la­ri­dad es­pe­cial: cam­bian de co­lor se­gún el mo­men­to del día y las ne­ce­si­da­des del usua­rio.

Cons­ti­tu­yen una for­ma con­ve­nien­te de ase­gu­rar y brin­dar pro­tec­ción dia­ria y au­to­má­ti­ca pa­ra los usua­rios de len­tes re­ce­ta­dos, da­do que blo-

quean el 100% de la ra­dia­ción UV y re­du­cen el des­lum­bra­mien­to, lo que au­men­ta el con­fort al re­du­cir la ten­sión y fa­ti­ga ocu­lar. Se tra­ta de un sis­te­ma de tin­tes fo­to­sen­si­bles que ha­cen que los s cris­ta­les se ac­ti­ven (os­cu­re­cién­do­se) an­te la pre­sen­cia de los ra­yos ul­tra­vio­le­tas del sol. El ni­vel de co­lor se ajus­ta a los cam­bios en las con­di­cio­nes de ilu­mi­na­ción del am­bien­te, brin­dan­do el to­nono in­di­ca­do en el mo­men­to opor­tuno, pro­por­cio­nan­do pro­tec­ción au­to­má­ti­ca con­tra los ra­yos da­ñi­nos tan­to en sus es­ta­dos cla­ros (des­ac­ti­va­dos) co­mo os­cu­ros (ac­ti­va­dos).

Guía prác­ti­ca pa­ra ele­gir­los

No to­das las ga­fas te dan las mis­mas ven­ta­jas, y el mer­ca­do te ofre­ce de­ma­sia­das, así que es imm­por­tan­te te­ner un cri­te­rio cla­ro de lo­lo que sien­ta me­jor.

Pri­me­ro que na­da, es im­por­tan­te nte te­te to­mar en cuen­ta el he­cho de que e pa­ra ser real­men­te pro­tec­to­res es­tos ac­ce­so­rios de­ben ab­sor­ber al l me­nos un 99% de la ra­dia­ción de e ra­yos UVA (ul­tra­vio­le­ta), por eso o hay que bus­car los que ten­gan an es­ta es­pe­ci­fi­ca­ción (hay que in­sis­tir en que ten­gan una eti­que­ta don­de se pun­tua­li­ce que con­tie­nen fil­tro UV).

Es­ti­mar la for­ma del ros­tro es cru­cial. No to­dos los an­teo­jos son ade­cua­dos pa­ra cual­quier ca­ra. Si es re­don­da, se de­ben usar an­teo­jos cua­dra­dos, con un mar­co angular. Si más bien es cua­dra­da, o en for­mar de co­ra­zón, los len­tes de­be­rán ser re­don­dos u ova­la­dos. Si por el con­tra­rio es oblon­ga, se re­co­mien­da que sean geo­mé­tri-cos, con un to­pe plano. En n el ca­so de que sean ova­la­dos, cual­quier es­ti­lo sien­ta ta bien.

Hi­gie­ne y cui­da­do

Co­mo todo ac­ce­so­rio, los an­teo­jos de sol re­quie­ren un cui­da­do es­pe­cial. Se de­ben lim­piar con agua y un ja­bón sua­ve y de­li­ca­do. Nun­ca pa­sar­les lí­qui­dos quí­mi­cos, pues los man­chan y les van qui­tan­do sus pro­pie­da­des pro­tec­to­ras. Pa­ra se­car­los se uti­li­za una fel­pa o una te­li­ta de ga­mu­za. Siem­pre guar­dar­los en su pro­pio es­tu­che pa­ra pre­ve­nir que se ra­yen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.