La im­por­tan­cia de los aro­mas

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Los aro­mas tra­ba­jan di­rec­ta­men­te en el plano emo­cio­nal y fi­sio­ló­gi­co del ser hu­mano, nos per­mi­ten te­ner ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les por­que emi­ten men­sa­jes que lle­gan has­ta lo más pro­fun­do de nues­tro ser. Lo ideal es usar las esen­cias ade­cua­das y en hor­ni­llos pa­ra que li­be­ren la fre­cuen­cia ne­ce­sa­ria.

Los aro­mas, al igual que todo el con­te­ni­do fí­si­co del mun­do, se pue­den aso­ciar con los cin­co ele­men­tos en los que se ba­sa el Feng Shui y to­das las ar­tes chi­nas. Acon­se­ja­mos uti­li­zar aro­mas con esen­cias na­tu­ra­les ya que los quí­mi­cos son per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud.

Ca­da uno de es­tos aro­mas ac­ti­va­rá una sen­sa­ción y emo­ción di­fe­ren­te y pue­den ser un gran alia­do a la ho­ra de ar­mo­ni­zar. Los hay es­ti­mu­lan­tes, an­ti­de­pre­si­vos, se­dan­tes,ntes, afro­di­sía­cos, con­tra los enojos el es­trés, tris­te­za, ti­mi­dez, do­lo­res cor­po­ra­les, etc. “Las hier­bas y plan­tas con­tie­nen sus­tan­cias ac­ti­vas com­pues­tas que ejer­cen ac­ción cu­ra­ti­va en los cam­pos ener­gé­ti­cos de las per­so­nas”. Aro­mas me­tá­li­cos

Ac­ti­van el dis­cer­ni­mien­to y la con­cen- tra­ción: Ideal pa­ra aque­llos que es­tu­dian n o tra­ba­jan o pa­ra per­so­nas muy emo­cio- na­les. Pa­ra re­co­no­cer­los, son los fres­cos, s, ní­ti­dos y ace­ra­dos. Se pue­den uti­li­zar en n los ne­go­cios, cuan­do te­nés que con­cen- trar­te o cuan­do hay mu­chas ta­reas.

Eu­ca­lip­to: es­ti­mu­lan­te y bac­te­ri­ci­da a res­pi­ra­to­rio.

Men­ta: ac­ti­va los cha­kras su­pe­rio­res y es tam­bién es­ti­mu­lan­te. Aro­mas tie­rra

Los po­de­mos usar cuan­do ne­ce­si­ta­mos sen­sa­ción de se­gu­ri­dad o res­pal­do. Es ideal pa­ra aque­llas per­so­nas que pien­san mu­cho pe­ro no ter­mi­nan de con­cre­tar. Li­món: es to­ni­fi­ca­dor. Na­ran­ja: apor­ta ale­gría al es­pa­cio y a quien lo ha­bi­ta. Le­mon­grass: lim­pia y ac­ti­va la vo­lun­tad. Aro­mas agua

Son los que es­ti­mu­lan las co­ne­xio­nes emo­cio­na­les, por eso, cuan­do hay mu­chas emo­cio­nes a flor de piel, se­rá me­jor no uti­li­zar­los. Es ideal pa­ra las per­so­nas muy men­ta­les o con mu­cha ta­rea in­te­lec­tual que sue­len des­co­nec­tar­se de las emo­cio­nes. Ge­ra­nio: trans­por­ta y mo­vi­li­za. Car­da­mo­mo: ac­ti­va las re­la­cio­nes. Ro­cío de Jazmín: ac­ti­va el amor. Acei­te de Ro­sa Ot­to: cal­man­te, an­ti-in­fla­ma­to­rio, an­ti­de­pre­si­vo. Aro­mas fue­go

Fo­men­tan la agu­de­za in­te­lec­tual, la com­pe­ti­ti­vi­dad, el en­tu­sias­mo y las res­pues­tas rá­pi­das. Son los que po­seen una fra­gan­cia pi­can­te. Po­de­mo­sa usar­los cuan­do ne­ce­si­ta­mos un im­pul­so ini­cial o mo­ti­va­ción, pe­ro no abu­sar de ellos pues son de­ma­sia­do Yang. Jen­gi­bre: gran ac­ti­va­dor. Ro­me­ro: au­men­ta la me­mo­ria, gran lim­pia­dor. Sal­via scla­rea: lim­pia las ener­gías del am­bien­te. Al­baha­ca: po­see un aro­ma in­ten­so y ayu­da a mo­vi­li­zar ener­gías. Aro­mas ma­de­ra

Apor­tan cre­ci­mien­to, ayu­dan a la evo­lu­ción y es ideal pa­ra los ni­ños: son aque­llos que po­seen una fra­gan­cia si­mi­lar a las hier­bas. Ca­ne­la: No so­lo po­see un aro­ma en­can­ta­dor, sino que tam­bién aa­por­ta fuer­za.

Sán­da­lo: pa­ra me­di­ta­ción y lim­pie­za.

Ce­dro: gran lim­pia­dor de los cuer­pos eté­ri­cos.

Ci­prés: to­ni­fi­can­te. Al­qui­mias de aro­mas

Sán­da­lo, Ro­cío de Ro­sa y La­van­da: lim­pian los cuer­pos eté­ri­cos de vi­rus y bac­te­rias.

Ce­dro, Ro­me­ro y Sal­via scla­rea: lim­pia las casa de ener­gías des­fa­vo­ra­bles.

La­van­da y Ge­ra­nio: es­ti­mu­lan el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Ca­ne­la, La­van­da y Cla­vo de Olor: es­ti­mu­lan los cha­krasc in­fe­rio­res. La­van­da, Me­jo­ra­na y Ge­ra­nio: in­ci­tan al des­can­so. En los dor­mi­to­rios de los ni­ños La­van­da: des­con­ges­ti­vo Me­jo­ra­na: in­ci­ta al des­can­so Eu­ca­lip­to: de­sin­fec­ta el es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.