Sín­dro­me de hi­per­ac­ti­vi­dad ca­ni­na

Si tu pe­rro muer­de, duer­me po­co y co­rre atrás de todo lo que se mue­ve, pue­de pa­de­cer de sín­dro­me de hi­per­ac­ti­vi­dad. De ori­gen or­gá­ni­co o con­duc­tual, de­tec­tar­lo en los pri­me­ros me­ses de vi­da fa­vo­re­ce su tra­ta­mien­to

Mia - - SUMARIO -

El pe­rro con es­ta pa­to­lo­gía no se con­tro­la: en­gu­lla la co­mi­da, vi­ve in­quie­to, gi­ra al­tre­de­dor de sí mis­mo pa­ra atra­par su co­la, duer­me muy po­co, da mor­dis­co­nes, sal­ta so­bre todo el mun­do y des­tru­ye todo lo que es­tá a su al­can­ce. Agre­si­vo, jue­ga du­ran­te ho­ras sin de­te­ner­se, ti­ra co­mo un lo­co de su co­rrea y no tie­ne mie­do a na­da. Es un pe­rro ago­ta­dor, que no apren­de na­da y que no se can­sa ja­más. Es­tos sín­to­mas se ob­ser­van en ani­ma­les que no tie­nen pau­tas de ac­ti­vi­dad ru­ti­na­rias a lo lar­go del día y se pa­san la ma­yor par­te del tiem­po reac­cio­nan­do exa­ge­ra­da­men­te an­te cual­quier es­tí­mu­lo. Su rit­mo car­día­co y res­pi­ra­to­rio, así co­mo la tem­pe­ra­tu­ra, va­rían con el ni­vel de ac­ti­vi­dad. Exis­ten di­fe­ren­tes gra­dos de hi­per­ac­ti­vi­dad, no to­dos pre­sen­tan una ima­gen tan exa­ge­ra­da co­mo és­ta. ¿Pe­ro es una en­fer­me­dad? Sí. Es­te sín­dro­me se ca­rac­te­ri­za por sus sín­to­mas y por te­ner una evo­lu­ción de­fi­ni­da. Pro­vo­ca su­fri­mien­to en el ani­mal, pe­ro tam­bién en sus due­ños.

Las se­ña­les apa­re­cen en los pri­me­ros me­ses del ani­mal.Un ca­cho­rro de más de dos me­ses que con­ti­núa mor­dien­do, al pun­to de pro­vo­car da­ño, que no se de­tie­ne ja­más, que se ex­ci­ta a la vis­ta de al­gu­nos ob­je­tos o de even­tos fa­mi­lia­res, tie­ne al­to ries­go de pa­de­cer es­ta en­fer­me­dad.

En los tres pri­me­ros me­ses, al con­tac­to de la ma­dre, el ca­cho­rro apren­de a reac­cio­nar a su en­torno y a res­pon­der co­rrec­ta­men­te a los es­tí­mu­los: se agi­ta, mas­ti­ca o se que­ja de­ma­sia­do; su ma­dre lo lla­ma al or­den y él se cal­ma. Un ca­cho­rro aban­do­na­do o se­pa­ra­do de su ma­dre de­ma­sia­do pron­to o cria­do por una pe­rra que no ha te­ni­do ca­cho­rros co­rre ries­go de ser hi­pe­rac­ti­vo. Sin em­bar­go, los fac­to­res or­gá­ni­cos tam­bién in­flu­yen. Aler­gias o de­fi­cien­cias en la die­ta (ex­ce­so de ca­lo­rías o hi­per­sen­si­bi­li­dad nu­tri­cio­nal) pue­den pro­vo­car los sín­to­mas.

Có­mo ac­tuar

No hay que res­pon­der a la agi­ta­ción con agi­ta­ción. Si tu ani­mal te sal­ta en­ci­ma cuan­do lle­gás a casa y reac­cio­nás gri­tan­do y ges­ti­cu­lan­do, él lo en­con­tra­rá atrac­ti­vo y ten­drá ade­más más ga­nas de vol­ver a em­pe­zar, in­clu­so si es cas­ti­ga­do. Es me­jor que le dés la es­pal­da y per­ma­nez­cas in­di­fe­ren­te, los bra­zos cru­za­dos, mi­ran­do ha­cia arri­ba. An­te tal in­di­fe­ren­cia, se in­tere­sa­rá en otra co­sa y con el tiem­po, los sal­tos de bien­ve­ni­da des­apa­re­ce­rán o se­rán me­nos efu­si­vos al ca­bo de po­cos días. El tra­ta­mien­to se­rá más efi­caz si ha­cés una con­sul­ta al ve­te­ri­na­rio, ape­nas el ca­cho­rro lle­gue a la casa. En la ma­yo­ría de los ca­sos, es pro­duc­to de una fal­ta de ru­ti­na y ejer­ci­cio fí­si­co en la vi­da del ani­mal; so­bre todo, en lo pe­rros muy ener­gé­ti­cos que sa­len po­co de casa. En otros más se­ve­ros, re­ce­tar al­gu­na me­di­ca­ción ayu­da­rá; de lo con­tra­rio, el ani­mal, in­ca­paz de fi­jar su aten­ción, no po­drá apren­der de­ma­sia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.