Con­sul­to­rios en In­ter­net

La sa­lud 2.0 es­tá cre­cien­do en Ar­gen­ti­na a fuer­za de ya es­tar im­pues­ta en el mun­do. Con ella, emer­ge el con­cep­to de pa­cien­te em­po­de­ra­do, o sea, aquel que pue­de to­mar las rien­das de su en­fer­me­dad. La tec­no­lo­gía be­ne­fi­cia a los en­fer­mos cró­ni­cos, los adul­to

Mia - - SUMARIO - Por Ale­xan­dra Zim­mer

El nue­vo con­cep­to de e-sa­lud es­tá cre­cien­do día a día y con él la de­fi­ni­ción de lo que es un e-pa­cien­te. Los doc­to­res Luis Fer­nán­dez-Lu­que y Vi­cen­te Tra­ver, en su li­bro Ell e-pa­cien­te y las re­des so­cia­les, lo de­fi­nen co­mo “un pa­cien­te que apro­ve­cha la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y las co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra ges­tio­nar suu sa­lud”. De es­ta de­fi­ni­ción po­de­mos de­du­cir, en­ton­ces, que el pa­cien­te del fu­tu­ro ma­ne­ja­rá con sol­tu­ra las nue­vas tec­no­lo­gías di­gi­ta­les pa­ra in­for­mar­se so­bre sus pro­ble­mas de sa­lud y co­man­dar él mis­mo su pro­pia en­fer­me­dad. El pa­cien­te 2.0 es­tá mu­cho más com­pro­me­ti­do en la to­ma de de­ci­sio­nes, co­la­bo­ran­do de una a for­ma más ac­ti­va con el pro­fe­sio­nal l y apor­tan­do su pro­pia ex­pe­rien­cia a la co­mu­ni­dad pa­ra que, en mu­chos s ca­sos, le sea útil a otras per­so­nas que vi­ven si­tua­cio­nes pa­ra ellos co­no­ci­das. Se tra­ta de un pa­cien­te que uti­li­za la web pa­ra:

Ac­ce­der a in­for­ma­ción y apli­ca- cio­nes: des­de guías de cui­da­dos de e en­fer­mos has­ta ser­vi­cios de ci­ta pre­vias y apli­ca­cio­nes de sa­lud de los más va­ria­dos usos.

Di­fun­dir co­no­ci­mien­to e in­for- ma­ción: los nue­vos pa­cien­tes no so­lo o con­su­men in­for­ma­ción de sa­lud sino que tam­bién ge­ne­ran con­te­ni­dos, in­clu­so ca­da vez hay más co­mu­ni­da­des de pa­cien­tes que com­par­ten sus s his­to­rias clí­ni­cas.

So­cia­li­zar en co­mu­ni­da­des vir­tua­les: la web es un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción y de co­la­bo­ra­ción en­tre usua­rios que per­mi­te la crea­ción n de re­des so­cia­les de pa­cien­tes, cui- da­do­res y pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios s don­de in­ter­cam­biar ex­pe­rien­cias y co­no­ci­mien­tos. La reali­dad lo­cal

En nues­tro país, co­mien­za a ha­ber un gru­po con­si­de­ra­ble de e-pa­cien­tes que es­tá em­pe­zan­do a mar­car ellos mis­mos el ca­mino pa­ra pro­fe­sio­na­les mé­di­cos y de la in­dus­tria sa­ni­ta­ria cu­yas ra­mas más im­por­tan­tes y con más fu­tu­ro son:

Te­le­me­di­ci­na: mu­cho de lo que an­tes só­lo se po­día ha­cer en el con­sul­to­rio con el pa­cien­te, aho­ra ya se pue­de ha­cer a dis­tan­cia. En los úl­ti­mos años, han cre­ci­do los ser­vi­cios de te­le­me­di­ci­na y son ya mu­chas las em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes que los ofre­cen. Se es­pe­ra que en bre­ve es­to su­fra una gran re­vo­lu­ción y que afec­te, so­bre todo, a los pa­cien­tes cró­ni­cos que pue­den re­ci­bir un se­gui­mien­to y un tra­ta­mien­to sin te­ner que des­pla­zar­se fí­si­ca­men­te. Si bien los pa­cien­tes se des­pla­za­rán me­nos, el área de in­ter­ven­ción del mé­di­co se am­plia­rá. Den­tro de es­te pi­lar se en­glo­ba­ría tam­bién cual­quier ti­po de for­ma­ción a pa­cien­tes on­li­ne.

Te­le­asis­ten­cia: mien­tras que los pa­cien­tes cró­ni­cos pue­den en­con­trar un au­xi­lio en la te­le­me­di­ci­na, las per­so­nas ma­yo­res pue­den me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da gracias a la te­le­asis­ten­cia. Se tra­ta de un ser­vi­cio di­ri­gi­do a los que vi­ven so­los o tie­nen al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad pa­ra los que es­to les per­mi­te es­tar co­nec­ta­dos con cen­tros de sa­lud, hos­pi­ta­les y pro­fe­sio­na­les des­de su pro­pia casa pa­ra con­sul­tas o ur­gen­cias. Ade­más, tam­bién in­clu­ye una me­jo­ra de la co­mu­ni­ca­ción pa­ra re­cor­dar ci­tas, por ejem­plo. Qui­zás es un pi­lar que ya exis­tía an­tes de que se co­men­za­ran a uti­li­zar las TICs (Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción) en sa­lud so­lo a tra­vés del te­lé­fono, pe­ro gracias a ellas se pue­de am­pliar esa asis­ten­cia y de­be con­si­de­rar­se co­mo e-sa­lud.

Ges­tión in­for­má­ti­ca: a tra­vés de In­ter­net, ca­da vez se pue­den en­con­trar más ser­vi­cios re­la­cio­na­dos con la ges­tión sa­ni­ta­ria que an­tes so­lo se po­dían rea­li­zar de for­ma fí­si­ca y que con­lle­va­ban una in­ver­sión de tiem­po, tan­to pa­ra el pa­cien­te co­mo pa­ra el per­so­nal. Tam­bién ha me­jo­ra­do el ac­ce­so a la in­for­ma­ción del pa­cien­te y la ac­ce­si­bi­li­dad de la or­ga­ni­za­ción sa­ni­ta­ria. Se en­glo­ba den­tro de es­te ítem la elec­ción o in­ter­cam­bio con es­pe­cia­lis­tas siem­pre que ha­ya ha­bi­do una pre­via vi­si­ta al mé­di­co de ca­be­ce­ra, que to­da­vía hay que ha­cer­la pre­sen­cial.

Tur­nos on­li­ne: jun­to con los ser­vi­cios te­le­má­ti­cos han sur­gi­do, de for­ma ex­po­nen­cial, las ci­tas mé­di­cas on-on- li­ne. Lo que an­tes era un ser­vi­cio que ha­bía que ha­cer por te­lé­fono o en per­so­na, aho­ra se pue­de ha­cer des­de el mó­vil o des­de una compu­tado­ra co­nec­ta­da a In­ter­net.

Con­sul­tas on­li­ne: de en­tra­da idea­da co­mo una de las pa­tas de la te­le­me­di­ci­na, su po­ten­cial es­tá sien­do tan gran­de, que si le su­ma­mos el apo­yo que su­po­ne a la con­sul­ta pre­sen­cial pa­ra al­gu­nos mé­di­cos, es por sí so­lo un pi­lar de la e-sa­lud, que mu­chos pa­cien­tes van a ex­plo­tar en los pró­xi­mos años. El he­cho de po­der ac­ce­der a una con­sul­ta que no sea de ur­gen­cia, sin ne­ce­si­dad de mo­vi­li­zar­se y ob­te­nien­do del mé­di­co un diag­nós­ti­co y re­ce­ta es la nue­va po­si­bi­li­dad que da tec­no­lo­gía. Es cues­tión de tiem­po que los mé­di­cos co­mien­cen a ver es­te ser­vi­cio co­mo una for­ma de me­jo­rar la ca­li­dad de su aten­ción.

Apli­ca­cio­nes mó­vi­les: no se pue­de de­jar de la­do el mer­ca­do de apli­ca­cio­nes mó­vi­les. Más allá de la lu­cha cons­tan­te por un se­llo que dé la má­xi­ma se­gu­ri­dad a los que usen es­te ti­po de apps, en el mer­ca­do es­pa­ñol, por ejem­plo, ya hay mu­chas for­mas de con­tro­lar la sa­lud a tra­vés del mó­vil. Apps en­fo­ca­das a mé­di­cos co­mo iDoc­tus, o a pa­dres co­mo iPe­dia­tric o a pa­cien­tes di­rec­tos co­mo Der­mo­map, son so­lo la pun­ta del ice­berg de lo que hay y de todo lo que vie­ne.

His­to­rial clí­ni­co on­li­ne: la tec­no­lo­gía ha he­cho po­si­ble otra co­sa im­pen­sa­ble ha­ce unos años, la del ac­ce­so del pa­cien­te a su his­to­rial clí­ni­co. Pe­dir todo el his­to­rial en un hos­pi­tal es com­pli­ca­do y, mu­chas ve­ces, el pa­cien­te no sa­be por dón­de co­men­zar. Gracias a la tec­no­lo­gía, mu­chos de los ar­chi­vos, in­for­mes de la­bo­ra­to­rio, ra­dio­gra­fías, etc., que an­tes es­ta­ban en una carpeta de pa­pel en un ar­ma­rio, aho­ra pue­den es­tar, de una for­ma se­gu­ra, en la nu­be, y el pa­cien­te pue­de te­ner ac­ce­so a ellos. El dro­pbox sa­ni­ta­rio pue­de no es­tar tan le­jos.

Los más be­ne­fi­cia­dos

Pa­ra to­mar un pa­rá­me­tro, en Es­ta­dos Uni­dos, los gas­tos por en­fer­me­da­des cró­ni­cas re­pre­sen­tan un 60% del cos­to to­tal del cos­to sa­ni­ta­rio, se pre­vé que en 2025 se gas­ten 15 bi­llo­nes de dó­la­res en los ser­vi­cios mé­di­cos pro­por­cio­na­dos a es­tos pa­cien­tes. La Aso­cia­ción de Ve­te­ra­nos Mi­li­ta­res de Es­ta­dos Uni­dos reali­zó un es­tu­dio mo­ni­to­rean­do a 70 mil pa­cien­tes com­bi­nan­do dis­po­si­ti­vos de tec­no­lo­gía mó­vil y ac­ce­so a los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos me­dian­te vi­deo y chat: el re­sul­ta­do fue que se uti­li­za­ron en­tre un 20% y un 50% me­nos los ser­vi­cios mé­di­cos en con­sul­to­rio. El im­pac­to de los ser­vi­cios on­li­ne, en 2025, po­dría re­pre­sen­tar un aho­rro de 2,1 bi­llo­nes de dó­la­res en la asis­ten­cia de en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

Pe­ro, ¿se­rá real­men­te fac­ti­ble? ¿Per­mi­ti­rá el sis­te­ma adop­tar tec­no­lo­gías me­dian­te las cua­les el pa­cien­te ad­quie­ra tan­to po­der? Los so­ció­lo­gos lla­man em­po­de­ra­mien­to a to­mar el po­der, per­mi­tir y exi­gir al pa­cien­te que aban­do­ne su pos­tu­ra “pa­cien­te” an­te una en­fer­me­dad y se le­van­te pa­ra par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en el con­trol. Las en­fer­me­da­des vas­cu­la­res –co­ro­na­rias in­clui­das- el cán­cer, la dia­be­tes, la obe­si­dad y la bron­qui­tis cró­ni­ca son las res­pon­sa­bles del 80% de la car­ga del pre­su­pues­to sa­ni­ta­rio. En to­das ellas el pa­cien­te de­be te­ner una bue­na ca­pa­ci­dad de au­to-ma­ne­jo. Ja­más se po­drá pres­cin­dir de la ayu­da de un mé­di­co, pe­ro un pa­cien­te em­po­de­ra­do, con co­no­ci­mien­to so­bre su en­fer­me­dad y so­bre el tra­ta­mien­to de la mis­ma, tie­ne

más po­si­bi­li­da­des de se­guir in­te­gra­do en la so­cie­dad y en el tra­ba­jo que otro que man­tie­ne una ac­ti­tud pa­si­va e ig­no­ran­te so­bre el pro­ble­ma de sa­lud que pa­de­ce.

El con­cep­to de pa­cien­te con po­der cir­cu­la ya en los mi­nis­te­rios de Sa­ni­dad del Vie­jo Con­ti­nen­te. Sin em­bar­go, to­da­vía fal­ta re­fle­xio­nar so­bre qué es po­der, so­bre todo por­que no vie­ne del di­ne­ro sino del co­no­ci­mien­to: no ha­brá pa­cien­tes em­po­de­ra­dos si no es­tán in­for­ma­dos y for­ma­dos.

Joan Car­les March, pro­fe­sor de la Es­cue­la An­da­lu­za de Sa­lud Pú­bli­ca, es uno de los mé­di­cos en el mun­do que más sa­be so­bre em­po­de­rar a pa­cien­tes gracias a las nue­vas he­rra­mien­tas 2.0. Lo ha­ce ha­bi­tual­men­te co­mo pre­si­den­te del co­mi­té de ges­tión de la Red de Es­cue­las de Sa­lud pa­ra la Ciu­da­da­nía y es una de los im­pul­so­res de la Es­cue­la de Pa­cien­tes de An­da­lu­cía, la cual ya tie­ne ré­pli­cas en otras co­mu­ni­da­des es­pa­ño­las y en Mé­xi­co. Pa­ra él, “dar po­der siem­pre es di­fí­cil, sin em­bar­go, el em­po­de­rar al pa­cien­te tie­ne que ver­se co­mo un te­ma de si­ner­gias, de do­ble ga­nan­cia: no que ga­nen los pa­cien­tes pa­ra que pier­dan los pro­fe­sio­na­les. El que ga­nen los pa­cien­tes ayu­da a que ga­nen los pro­fe­sio­na­les por­que un pa­cien­te ac­ti­vo, ex­per­to, for­ma­do e in­for­ma­do es un pa­cien­te que tie­ne me­nos re­in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios den­tro de los 30 días des­de el al­ta, el 28% con­tra el 12,8% su­fre me­nos erro­res mé­di­cos, el 35,8% vs. El 19,2 su­fre me­nos des­coor­di­na­ción en­tre pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios, el 41% tie­ne me­jor co­mu­ni­ca­ción con los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios, el 59,8% me­nor pér­di­da de con­fian­za en el sis­te­ma sa­ni­ta­rio. En­tre mé­di­co y pa­cien­te la re­la­ción es de­si­gual: los pa­cien­tes ne­ce­si­tan una re­la­ción más ho­ri­zon­tal, con me­jor co­mu­ni­ca­ción, con más em-

pa­tía, ayu­da, con me­jor es­cu­cha, con más re­fuer­zo. Las per­so­nas con en­fer­me­da­des cró­ni­cas vi­vi­rán con ellas to­da su vi­da y van ad­qui­rien­do la ex­pe­rien­cia úni­ca de “mi en­fer­me­dad”. An­te ello, ne­ce­si­tan nue­vas fór­mu­las de aten­ción y de ac­ce­so. Quie­ren y pue­den res­pon­sa­bi­li­zar­se de su con­trol y pa­ra ello, ne­ce­si­tan for­ma­ción e in­for­ma­ción des­de el Sis­te­ma ya que se ve que es más efi­caz si se per­ci­be co­mo un re­cur­so más y si sus pro­fe­sio­na­les lo re­co­mien­dan. Es­tas per­so­nas for­ma­das e in­for­ma­das de­ben dar for­ma­ción, in­for­ma­ción y apo­yo, con la co­la­bo­ra­ción de los pro­fe­sio­na­les”.

Pa­ra March, un pa­cien­te 2.0 no es so­lo aquel que usa In­ter­net sino que son per­so­nas mu­cho más in­vo­lu­cra­das en su sa­lud. La ma­yo­ría de la po­bla­ción con ac­ce­so a la red de re­des bus­ca so­bre te­mas de sa­lud, so­bre todo los más jó­ve­nes y edu­ca­dos. Es un sín­to­ma de un cam­bio más ra­di­cal, de ciu­da­da­nos más ca­pa­ci­ta­dos-em­po­de­ra­dos y comp­pro­me­ti­dos con su bienestar.

Los pa­cien­tes 2.0 es­tán lla­ma­dos a to­mar de­ci­sio­nes so­bre su sa­lud en una es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios. In­ter­net es só­lo una he­rra­mien­ta más, una puer­ta de en­la­ce pa­ra en­con­trar in­for­ma­ción y so­cia­li­zar. Los ver­da­de­ros pa­cien­tes 2.0 no se creen todo lo que ven en In­ter­net, sino que ad­quie­ren un con­jun­to de ha­bi­li­da­des pa­ra en­con­trar in­for­ma­ción de ca­li­dad, apren­den a se­pa­rar el grano de la pa­ja.

Las per­so­nas con en­fer­me­da­des cró­ni­cas siem­pre bus­can so­bre un mis­mo te­ma. La po­bla­ción ge­ne­ral bus­ca te­mas por tem­po­ra­das. Por ejem­plo, en pri­ma­ve­ra su­ben las bús­que­das de te­mas de aler­gias o, cuan­do se acer­ca el ve­rano, so­bre die­tas.

Los es­tu­dios di­cen que los usua­rios de In­ter­net que al me­nos una vez han uti­li­za­do la red son más pro­pen­sos a ser hom­bres, de16 a 24 años; es­tu­dian­tes; que vi­ven en una zo­na den­sa­men­te po­bla­da, con buen es­ta­do de sa­lud y sin en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

“Es ver­dad que al­gu­nos mé­di­cos re­co­mien­dan no en­trar en In­ter­net -di­ce March- y creo que van con­tra la co­rrien­te por­que la gen­te en­tra y el pro­ble­ma es que no es­té bien for­ma­da pa­ra ha­cer una bue­na elec­ción de la in­for­ma­ción. Exis­te una opi­nión ge­ne­ra­li­za­da po­si­ti­va ha­cia el uso de los nue­vos ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción en­tre los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios por par­te de los ciu­da­da­nos. El 72,8% desea­ría que sus mé­di­cos re­co­men­da­ran re­cur­sos de In­ter­net pa­ra te­mas de sa­lud y el 71,9% que el mé­di­co ges­tio­na­ra un blog o una web. Es ver­dad que quie­nes más lo di­cen son gen­te jo­ven pe­ro los por­cen­ta­jes son muy im­por­tan­tes. Por lo tan­to, se tra­ta de re­no­var­se, no se pue­den po­ner puer­tas al cam­po. Ges­tio­nen blogs, re­ce­ten webs co­mo ma­ne­ra de re­for­zar la ad­he­ren­cia te­ra­péu­ti­ca y fa­ci­li­tar el se­gui­mien­to por­que los pa­cien­tes, con los men­sa­jes en re­des so­cia­les, ex­pe­ri­men­tan cla­ras me­jo­rías emo­cio­na­les y de con­duc­ta, que re­vier­ten en una me­jo­ra de su es­ta­do de sa­lud”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.