Plan­tas acuá­ti­cas

Di­fí­ci­les pe­ro no im­po­si­bles, su cul­ti­vo da pa­so a una nue­va pers­pec­ti­va en la jar­di­ne­ría: el pai­sa­jis­mo acuá­ti­co. Ne­nú­fa­res, ca­ma­lo­tes y agua: un lu­gar pa­ra la cal­ma

Mia - - SUMARIO -

El hom­bre ha uti­li­za­do des­de siem­pre el agua en los jar­di­nes. En el an­ti­guo Egip­to, Ram­sés III (1225 a. C.) ya ha­cía cons­truir la­gos pa­ra man­te­ner en ellos pla­nas acuá­ti­cas: li­rios y ne­nú­fa­res. Tam­bién los in­cas, la Chi­na an­ti­gua y Ja­pón. En Eu­ro­pa el agua tu­vo un gran pro­ta­go­nis­mo en los jar­di­nes clá­si­cos fran­ce­ses o en los jar­di­nes in­gle­ses pai­sa­jis­tas del si­glo XVIII. Aún hoy, en Es­pa­ña, se con­ser­va la an­ti­gua tra­di­ción ára­be de si­tuar una fuen­te o es­tan­que en pa­tios y jar­di­nes.

Y es que un jar­dín acuá­ti­co tie­ne otra di­men­sión. El agua es luz, mo­vi­mien­to, fres­cor. Es el ori­gen de la vi­da. Y te­ner una zo­na de es­tar, a la som­bra y con la vi­sión del agua, es al­can­zar la cal­ma.

Por pe­que­ño que sea tu jar­dín, siem­pre pue­de ha­ber lu­gar pa­ra que co­lo­ques una fuen­te o un pe­que­ño es­tan­que en el que vi­van al­gu­nas plan­tas acuá­ti­cas, fá­ci­les de cul­ti­var. Y si en tu jar­dín hay po­co es­pa­cio, po­dés usar ti­na­jas gran­des, una pi­le­ta o me­dio ba­rril. Pe­ro es po­si­ble cons­truir un jar­dín acuá­ti­co en mi­nia­tu­ra y has­ta po­dés te­ner un pez.

Sol y agua

Es­tas plan­tas ne­ce­si­tan de 4 a 6 ho­ras de sol al día, por tan­to, el es­tan­que de­be es­tar en un lu­gar so­lea­do. El em­pla­za­mien- to ideal se­ría un lu­gar que dé la som­bra a me­dio­día. El es­tan­que de­be ser re­la­ti­va­men­te pe­que­ño y po­co hon­do, con ape­nas me­nos de vein­te cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad, por­que la ma­yo­ría de las plan­tas acuá­ti­cas son sen­si­bles a la pro­fun­di­dad del agua.

Exis­ten cua­tro ti­pos: las de aguas pro­fun­das, flo­tan­tes, oxi­ge­na­do­ras y de ri­be­ras, y hay un quin­to que son plan­tas pa­ra ubi­car cer­ca del es­tan­que.

Las flo­tan­tes, co­mo el ca­ma­lo­te, el he­le­chi­to de agua, la len­te­ji­ta de agua y el re­po­llo de agua se "plan­tan" sim­ple­men­te echán­do­las sim­ple­men­te en la su­per­fi­cie. Son plan­tas que tie­nen la ca­pa­ci­dad de cre­cer flo­tan­do li­bre­men­te en el agua sin ne­ce­si­dad de arrai­gar por­que sus raí­ces es­tán suel­tas, en lu­gar de arrai­ga­das en ma­ce­tas o en el fon­do, co­mo las de aguas pro­fun­das. En su ma­yo­ría, ex­cep­tuan­do el ca­ma­lo­te, son re­sis­ten­tes a las he­la­das y ex­ce­len­tes pa­ra com­ba­tir las al­gas, ab­sor­ben los nu­trien­tes di­suel­tos en el agua y ha­cen som­bra, dis­mi­nu­yen­do la tem­pe­ra­tu­ra y los ni­ve­les de luz del agua. Lo que per­mi­te re­fu­gio a los pe­ces.

A la ma­ce­ta

Con las tem­pe­ra­tu­ras in­ten­sas de Bue­nos Ai­res y las po­cas po­si­bi­li­da­des de que ver por aquí una he­la­da ba­jo ce­ro, man­te­ner una plan­ta acuá­ti­ca es fac­ti­ble. El ne­nú­far o la le­chu­ga de agua, a ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, sue­len he­lar­se, pe­ro si en pri­ma­ve­ra se les cor­ta las ho­jas con­ge­la­das, en­se­gui­da co­mien­zan a bro­tar.

Las de aguas pro­fun­das, co­mo los ne­nú­fa­res y las pa­lus­tres, de­ben plan­tar­se en re­ci­pien­tes an­tes de po­ner­las en el es­tan­que. De es­ta ma­ne­ra, po­drás sa­car­las pa­ra di­vi­dir los ri­zo­mas, abo­nar­las, cam­biar­las de si­tio y tras­plan­tar­las cuan­do el sus­tra­to es­té em­po­bre­ci­do. En ma­ce­tas, se con­tro­la me­jor su de­sa­rro­llo. La tie­rra de­be ser ne­gra fér­til, sin que ha­ya re­ci­bi­do fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos. Se pue­de mez­clar con tur­ba y un po­co de are­na de río. Aña­dí es­tiér­col o bien me­dia cu­cha­ra­da de ha­ri­na de hue­so. Son dos fer­ti­li­zan­tes na­tu­ra­les que dan muy buen re­sul­ta­do. Pa­ra com­ple­tar­lo, echá al­gu­nos grá­nu­los de fer­ti­li­zan­te de hie­rro. Re­cor­dá que es la pri­ma­ve­ra la épo­ca pa­ra cul­ti­var­las.

Re­cor­tá un po­co las raí­ces an­tes de me­ter­las; in­tro­du­cí la plan­ta y re­lle­ná con tie­rra has­ta el cue­llo.

Fi­nal­men­te, cu­brí la su­per­fi­cie de la ma­ce­ta con una ca­pa de 3-5 cm de gra­va o can­to ro­da­do. De es­ta ma­ne­ra, los pe­ces no po­drán es­car­bar en ella, al­go que les en­can­ta.

El acer­ca­mien­to de los afi­cio­na­dos a las es­pe­cies de plan­tas acuá­ti­cas pro­por­cio­na una nue­va pers­pec­ti­va a la jar­di­ne­ría, in­tro­du­cien­do el con­cep­to de pai­sa­jis­mo acuá­ti­co. Plan­tas, ma­de­ra, pe­ces y ro­cas lo­gran pai­sa­jes de en­sue­ño, a me­dio ca­mino en­tre la tie­rra y el agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.