La bue­na ali­men­ta­ción de los be­bés en ve­rano

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Fuen­te: Aso­cia­ción de Em­pre­sas de Nu­tri­ción Infantil (ANI)

Du­ran­te es­ta épo­ca, la sa­lud de los más pe­que­ños pue­de ver­se ame­na­za­da por­que los días muy ca­lu­ro­sos pue­den pro­vo­car­les des­de des­hi­dra­ta­ción, has­ta dia­rrea y el más preo­cu­pan­te gol­pe de ca­lor. Por eso es im­por­tan­te re­cor­dar que más allá de man­te­ner­los en lu­ga­res fres­cos y ven­ti­la­dos, la cla­ve pa­ra pro­te­ger a los be­bés es­tá en su ali­men­ta­ción.

La im­por­tan­cia de la lac­tan­cia ma­ter­na: por sus be­ne­fi­cios nu­tri­cio­na­les, in­mu­no­ló­gi­cos y pa­ra el de­sa­rro­llo infantil, la le­che ma­ter­na es el ali­men­to ideal pa­ra los be­bés. Es así que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­mien­da ama­man­tar en for­ma ex­clu­si­va al re­cién na­ci­do has­ta el sex­to mes y pro­lon­gar la lac­tan­cia de uno a dos años.

Ma­yor fre­cuen­cia: en ve­rano, es­pe­cial­men­te du­ran­te los días de in­ten­so ca­lor, la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Pe­dia­tría (SAP) acon­se­ja in­cre­men­tar la fre­cuen­cia y/o du­ra­ción de la to­ma de ca­da pe­cho an­te la ne­ce­si­dad de man­te­ner hi­dra­ta­do al be­bé.

Al­ter­na­ti­vas al ama­man­ta­mien­to: en los ca­sos en los que la lac­tan­cia ma­ter­na por al­gún mo­ti­vo re­sul­ta in­su­fi­cien­te o no es po­si­ble, lo ideal es su­ple­men­tar­la o su­plan­tar­la con las lla­ma­das fór­mu­las in­fan­ti­les (FI), di­se­ña­das pa­ra cu­brir con las ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les de los be­bés pa­ra ca­da eta­pa y ni­ño en par­ti­cu­lar y que con­tie­nen las vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, áci­dos gra­sos esen­cia­les, nu­cleó­ti­dos y pre­bió­ti­cos ade­cua­dos pa­ra el cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo del be­bé.

Siem­pre pre­pa­rar la ma­ma­de­ra y con­su­mir­la en el mo­men­to: a la ho­ra de pre­pa­rar un bi­be­rón con una fór­mu­la infantil en pol­vo, al no ser és­ta es­té­ril, lo ideal es ela­bo­rar­la y con­su­mir­la en el mo­men­to. La le­che ya pre­pa­ra­da no pue­de es­tar más de 1 ho­ra a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, ni ser con­ge­la­da.

No guar­dar en la he­la­de­ra la le­che que so­bra en la ma­ma­de­ra: tam­po­co ca­len­tar la fór­mu­la ya que los cam­bios reite­ra­dos de tem­pe­ra­tu­ra pue­den fa­vo­re­cer que las bac­te­rias se re­pro­duz­can a ni­ve­les no ap­tos pa­ra la sa­lud del be­bé. En el ca­so de las le­ches lí­qui­das pue­de con­ser­var­se lo que que­dó en el brick, sin ha­ber si­do tras­va­sa­do al bi­be­rón, siem­pre que se re­fri­ge­re in­me­dia­ta­men­te se­gún el tiem­po es­ta­ble­ci­do por el fa­bri­can­te en el ró­tu­lo del pro­duc­to.

¿Le­che en pol­vo o lí­qui­da?: el con­te­ni­do nu­tri­cio­nal es el mis­mo, con lo cual la elec­ción de­pen­de­rá de la co­mo­di­dad de los pa­dres. Si hay que tras­la­dar­se, son pre­fe­ri­bles las fór­mu­las in­fan­ti­les lí­qui­das ya que se abre­nen y con­su­men en el mo­men­to, lo que evi­ta el ries­go de con­ta­mi­na­ción y la ne­ce­si­dad de man­te­ner­las re­fri­ge­ra­das.

Otros con­se­jos: pa­ra las jor­na­das que se pre­sen­tan muy ca­lu­ro­sas, see acon­se­ja ofre­cer a los ni­ños ma­yo­res de seis me­ses agua o ju­gos na­tu-ura­les en for­ma fre­cuen­te, sin es­pe­rar a que los pi­dan.Y evi­tar las be­bi­da­sass con ca­feí­na o azú­car en ex­ce­so, las que es­tén muy frías (cau­san do­lor dee es­tó­ma­go) y los lí­qui­dos o co­mi­das ca­lien­tes o pe­sa­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.