Va­ca­cio­nes sin es­trés

Mia - - IDEAS ÚTILES - Ase­so­ró: Ga­brie­la Martínez Cas­tro, di­rec­to­ra del Cen­tro de Es­tu­dios Es­pe­cia­li­za­dos en Tras­tor­nos de An­sie­dad

Un fin en par­ti­cu­lar es el que per­se­gui­mos to­dos al fi­nal de un in­ten­so año de preo­cu­pa­cio­nes y de tra­ba­jo: re­la­jar­nos. Sin em­bar­go, ca­da vez es ma­yor el nú­me­ro de per­so­nas que su­fren de es­trés, aún en el re­ce­so va­ca­cio­nal. Pa­ra ellos, en vez de ser un mo­men­to pa­ra re­la­jar­se y ol­vi­dar­se de preo­cu­pa­cio­nes, las va­ca­cio­nes pa­san a ser todo lo con­tra­rio, a cau­sa de la di­fi­cul­tad que en­cuen­tran en des­co­nec­tar­se de su ac­ti­vi­dad laboral co­ti­dia­na.

Aten­der a cier­tos con­se­jos fa­ci­li­ta­rá que nues­tro an­he­la­do des­can­so se acer­que, lo más po­si­ble, a ser lo que real­men­te deseá­ba­mos.

Lo­grá co­lo­car­te lí­mi­tes a vos mis­ma y a otros (no ce­das fren­te a las de­man­das la­bo­ra­les que no res­pe­tan el tiem­po va­ca­cio­nal).

Bus­cá ac­ti­vi­da­des pla­cen­te­ras que ge­ne­ren sa­tis­fac­ción per­so­nal y pue­dan fun­cio­nar co­mo "vehícu­lo de des­car­ga" ten­sio­nal: ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, so­cia­les o has­ta men­ta­les, co­mo jue­gos de in­ge­nio.

Man­te­né una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da, com­bi­nán­do­la con el pla­cer de in­ge­rir ali­men­tos di­fe­ren­tes y de sa­bor agra­da­ble, ya que tien­den a dis­mi­nuir los ni­ve­les de an­sie­dad.

De­le­gá en otros, des­es­ti­má la fal­sa creen­cia de que "na­die lo ha­rá me­jor ni más rá­pi­do que yo".

No pre­ten­das ge­ne­rar cam­bios ra­di­ca­les en la per­so­na­li­dad, al es­ti­lo de "a par­tir de aho­ra, voy a de­jar de ser una per­so­na an­sio­sa y me trans­for­ma­ré en bu­da”.

Evi­tá los fac­to­res que te pro­duz­can an­sie­dad y dis­fru­tá de los mo­men­tos de ocio, ha­cien­do aque­lla ac­ti­vi­dad que, por fal­ta de tiem­po du­ran­te el año, ha­bía que­da­do pos­ter­ga­da. Es una ma­ne­ra de des­car­gar la ten­sión que ha­bi­tual­men­te de­po­si­ta­mos en la ac­ti­vi­dad laboral.

Qui­tá de tu men­te los pen­sa­mien­tos ca­tas­tró­fi­cos.

Lle­vá un re­gis­tro es­cri­to de las ta­reas a rea­li­zar pa­ra que no ocu­pen lu­gar en nues­tra men­te.

Dis­fru­tá tus va­ca­cio­nes al má­xi­mo, de­já tus ta­reas la­bo­ra­les cu­bier­tas con an­te­la­ción y ol­ví­da­te en la me­di­da de lo po­si­ble de esa ten­sión laboral. Al re­gre­sar, te sen­ti­rás con mu­cha más cla­ri­dad men­tal.

Un da­to cu­rio­so: el Con­gre­so de Neu­ro­cien­cias en 2008 lle­vó a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción que re­co­mien­da "el chicle" pa­ra com­ba­tir el es­trés. Los ex­per­tos ob­ser­va­ron que mas­car­lo en mo­men­tos de ten­sión, dis­mi­nu­ye el es­trés cin­co ve­ces más.

Con­si­de­ren que los in­di­vi­duos an­sio­sos, hí­per exi­gen­tes, cum­plen de for­ma per­ma­nen­te con las obli­ga­cio­nes co­ti­dia­nas con ma­yor sen­ci­llez que el res­to y de­jar de ha­cer­lo les ge­ne­ra más an­sie­dad; es de­cir que al vacacionar o "pa­rar" con la ac­ti­vi­dad, que­dan sin el vehícu­lo de des­car­ga ha­bi­tual. Al po­ner en prác­ti­ca pe­que­ños nue­vos há­bi­tos, en pe­río­dos de des­can­so, evi­ta­rá que el es­trés se trans­for­me en amo y se­ñor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.