¿Qué HA­CE­MOS con los PRO­BLE­MAS?

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - por Bea­triz V. Go­yoa­ga* *Es ins­truc­to­ra de me­di­ta­ción y res­pi­ra­ción en El Ar­te de Vi­vir. Fa­ce­book: http://www.fa­ce­book.com/bea­trizv­go­yoa­ga Blog: http://bea­tri­ze­lar­te­de­vi­vir.word­press.com/ www.elar­te­de­vi­vir.org / 4553 0407

Ba­sa­da en co­no­ci­mien­tos de Sri Sri Ra­vi Shan­kar, Fun­da­dor de El Ar­te de Vi­vir

No hay pro­ble­ma que no pue­da so­lu­cio­nar­se! Los pro­ble­mas son co­mo los pe­rros, to­dos los pe­rros tie­nen co­la, so­lo hay que es­pe­rar a ver­la. Unos la tie­nen en­ros­ca­da, otros cor­ti­ta, otros lar­ga y otros en­tre las pa­tas pe­ro ¡to­dos tie­nen co­la! Igual­men­te, to­dos los pro­ble­mas tie­ne so­lu­ción. Hay só­lo que es­pe­rar­la y es­tar se­reno pa­ra ver­la, di­ce Sri Sri Ra­vi Shan­kar, fun­da­dor de El Ar­te de Vi­vir.

Cuan­do tie­nes un pro­ble­ma y pien­sas que no se pue­de re­sol­ver, que no tie­ne so­lu­ción, es cuan­do ya has acep­ta­do que al­go es irre­ver­si­ble y en­ton­ces ya no es más un pro­ble­ma sino un he­cho irre­ver­si­ble.

Su­pón que pien­sas que un gran ppro­ble­ma es qque el Atlán­ti­co sea de­ma­sia­do frío. Ob­via­men­te, no pue­des ca­len­tar el océano. Si al­go no pue­de so­lu­cio­nar­se, por ejem­plo, que tu sue­gra es de tal o cual for­ma, que tu je­fe es co­mo es, si ya sa­bes que es irre­ver­si­ble, en el mo­men­to o en que lo acep­tas ya no es más s un pro­ble­ma.

Só­lo cuan­do uno bus­ca e in- sis­te en en­con­trar­le so­lu­ción a al­go, es cuan­do exis­te un pro­blee­ma. De ma­ne­ra que no exis­ten n pro­ble­mas que no se pue­dan soo­lu­cio­nar.

En el mis­mo mo­men­to en que te des cuen­ta de que al­go no tie­ne so­lu­ción, que es irre­ver­si­ble ¡el pro­ble­ma de­ja de ser un pro­ble­ma! Es só­lo un he­cho irre­ver­si­ble.

Pa­ra mi maes­tro Sri Sri Ra­vi Shan­kar la so­lu­ción a las di­fi­cul­ta­des vie­ne siem­pre ado­sa­da a ellas mis­mas y la po­de­mos re­co­no­cer úni­ca­men­te cuan­do: Es­ta­mos tran­qui­los y cen­tra­dos. Usa­mos nues­tra in­te­li­gen­cia. No es­tás abú­li­co sino ac­ti­vo. Tie­nes una pro­fun­da fe en las le­yes del Cosmos y Dios. Al­gu­nas ve­ces, cuan­do sur­ge un pro­ble­ma, lo ne­ga­mos di­cien­do que no es nin­gún pro­ble­ma o peor nos sen­ta­mos a mas- car el pro­ble­ma y lo con­ver­ti­mos en al­go enor­me. Lo sa­ca­mos de pro­por­ción y exa­ge­ra­mos. La men­te se que­da atra­pa­da en es­ta si­tua­ción y se ol­vi­da de to­do lo que flu­ye per­fec­ta­men­te. El dar vuel­tas so­bre un te­ma no ayu­da. En El Ar­te de Vi­vir se di­ce que es­tos son cin­co pa­sos pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas: Iden­ti­fi­car cla­ra­men­te el pro­ble­ma. Ver­lo co­mo un pro­ble­ma me­nor y ca­ra­tu­lar­lo co­mo un gra­ve pro­ble­ma.

Si és­te con­cier­ne a per­so­nas, man­tén con­tac­to con ellas en vez de evi­tar­las. Ha­bla me­nos y dale una opor­tu­ni­dad al tiem­po. Jún­ta­te con otros y ce­le­bra.

Si to­mas dis­tan­cia del pro­ble­ma, ve­rás que és­te se so­lu­cio­na­rác por sí so­lo.

No es in­te­li­gen­te sen­tar­se a pre­ten­der re­sol­ver pro­ble­mas con los ami­gos. La ma­yo­ría de es­tas reunio­nes acla­ra­to­rias pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas, ter­mi­nan en desas­tre. Ca­da uno aca­ba vien­do su pun­to de vis­ta re­afir­mán­do­lo y se aca­ba dis­cu­tien­do más.

La pri­me­ra so­lu­ción al pro­ble­ma es no ver las co­sas co­mo pro­ble­mas ni crear­los pa­ra los de­más. Si tie­nes un pe­que­ño pro­ble­ma pa­ra re­sol­ver, te da­rá fo­co y agu­de­za. Mien­tras que si no tie­nes nin­gún pro­ble­ma, po­drías ser un pro­ble­ma pa­ra otros . Es me­jor te­ner un pro­ble­ma… ¡que ser un pro­ble­ma pa­ra otros!

Acep­tar el desafío de una di­fi­cul­tad de bue­na ga­na, en vez de ver­lo co­mo al­go te­rri­ble y sen­tar­se a que­jar­se, ver­lo co­mo al­go de lo que tie­nes que apren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.