ALIA­DO de la sa­lud

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Ro­ber­to Elizalde*

Se es­ti­ma que 1 de ca­da 8 mu­je­res ten­drá la en­fer­me­dad en al­gún mo­men­to de su vi­da y, si bien se pue­de pre­sen­tar a cual­quier edad, es más fre­cuen­te en mu­je­res de 50 años o más. Las po­si­bi­li­da­des de cu­ra siem­pre guar­dan re­la­ción con el mo­men­to del diag­nós­ti­co. En los es­ta­dios ini­cia­les, el ín­di­ce de so­bre vi­da li­bre de en­fer­me­dad es del 97%. El diag­nós­ti­co pre­coz au­men­ta las po­si­bi­li­da­des de cu­ra­ción y ase­gu­ra me­jo­res re­sul­ta­dos es­té­ti­cos.

Un da­to po­co di­fun­di­do es la in­ci­den­cia que los ra­yos so­la­res pue­den te­ner en la en­fer­me­dad. En pri­mer lu­gar y pa­ra ale­jar te­mo­res, es ne­ce­sa­rio pre­ci­sar que no pro­du­cen nin­gún ti­po de in­ci­den­cia ne­ga­ti­va en la en­fer­me­dad o en la ge­ne­ra­ción de la mis­ma. La evi­den­cia más con­tun­den­te se en­cuen­tra en aque­llos paí­ses cu­yo cli­ma su­po­ne una ex­po­si­ción so­lar más pro­lon­ga­da. En esas la­ti­tu­des, las es­ta­dís­ti­cas in­di­can que el nú­me­ro de ca­sos es si­mi­lar al res­to del mun­do. Sin ir más le­jos, en los há­bi­tos cul­tu­ra­les de las mu­je­res de nues­tro país, to­mar sol es una de las ac­ti­vi­da­des más co­mu­nes en el verano, sin nin­gún ti­po de con­se­cuen­cias. De tal ma­ne­ra, no exis­te un efec­to so­bre el te­ji­do glan­du­lar, li­mi­tan­do la pre­cau­ción só­lo al cui­da­do de la piel, es­pe­cial­men­te aque­llas mu­je­res que ha­yan re­ci­bi­do tra­ta­mien­to ra­dian­te so­bre la ma­ma.

Por suer­te, sí se pue­de afir­mar la exis­ten­cia de un efec­to po­si­ti­vo in­di­rec­to del sol vin­cu­la­do a la me­ta­bo­li­za­ción de la vi­ta­mi­na D. La hi­po­vi­ta­mi­no­sis D es un fac­tor de ries­go en re­la­ción al cán­cer de ma­ma. Aun­que to­da­vía se des­co­no­ce su víncu­lo o in­ci­den­cia so­bre la en­fer­me­dad, las pa­cien­tes con cán­cer de ma­ma, sue­len te­ner ba­jos ni­ve­les de vi­ta­mi­na D en su or­ga­nis­mo. En es­te sen­ti­do, el sol fa­ci­li­ta la me­ta­bo­li­za­ción de la vi­ta­mi­na D, ayu­dan­do a su ab­sor­ción. To­mar sol -no ne­ce­sa­ria­men­te so­bre el te­ji­do ma­ma­rio- per­mi­te re­ci­bir es­te be­ne­fi­cio, y mu­chos otros.

En­tre los ali­men­tos que apor­tan una bue­na cuo­ta de vi­ta­mi­na D se en­cuen­tran los pescados (en es­pe­cial el sal­món y el atún en acei­te), le­che y yo­gu­res (hay mar­cas for­ti­fi­ca­das con vi­ta­mi­na D), man­te­ca, huevo (yema) y que­so. Los re­que­ri­mien­tos dia­rios de vi­ta­mi­na D son de 400 UI por día, can­ti­dad pre­sen­te en un va­so de le­che de 250 cen­tí­me­tros cú­bi­cos.

* Mas­to­lo­go. Vi­ce­pre­si­den­te So­cie­dad

Ar­gen­ti­nag de Mas­to­lo­gía g

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.