Mia pre­gun­ta Ber­nar­do res­pon­de

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

¿Qué ha­cen las pa­re­jas pa­ra man­te­ner el amor y el enamo­ra­mien­to vi­gen­te?

Ma­riel

Una an­tro­pó­lo­ga muy co­no­ci­da,la Dra.He­len Fis­her,di­ce que la na­tu­ra­le­za nos ha da­do tres ele­men­tos: *El enamo­ra­mien­to:nos per­mi­te acer­car­nos al otro. *La se­xua­li­dad:nos per­mi­te el pla­cer y la re­pro­duc­ción. *El amor:per­mi­te cui­dar­nos. Lo ideal es que los tres va­yan jun­tos.La se­xua­li­dad se re­la­cio­na con la co­mu­ni­ca­ción. Al enamo­ra­mien­to no hay que per­der­lo,aun­que va dis­mi­nu­yen­do o mu­tan­do con el pa­so del tiem­po.Di­cen los es­pe­cia­lis­tas en te­mas de pa­re­ja que la no­ve­dad y la crea­ti­vi­dad,son ele­men­tos fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner la pa­sión. Cuan­do uno es­tá enamo­ra­do tie­ne un len­gua­je in­fan­til,y esa ca­pa­ci­dad de que to­do es nue­vo,to­do es ma­ra­vi­llo­so,has­ta el pa­sa­do que uno ha te­ni­do,ge­ne­ra esa pa­sión que no hay que per­der nun­ca,por el con­tra­rio,hay que cui­dar­la por­que el peor enemigo de unar pa­re­ja es el abu­rri­mien­to y la mo­no­to­nía. Cuan­do ve­mos a una per­so­na te­nien­do un ataque de fu­ria, so­bre to­do cuan­do es­tá sien­do vio­len­to con otras per­so­nas, ¿qué po­de­mos ha­cer? ¿Se pue­de lle­gar al co­ra­zón de esa per­so­na pa­ra di­sua­dir­la de su ac­ti­tud agre­si­va?

Gus­ta­vo Ob­via­men­te,hay que tra­tar de que el es­tí­mu­lo que es­tá pro­vo­can­do esa sen­sa­ción de im­po­ten­cia des­apa­rez­ca. Pen­se­mos que cuan­do una per­so­na ex­plo­ta es irra­cio­nal,no pien­sa.Por eso,hay que te­ner en cuen­ta que no se pue­de cons­truir un diá­lo­go cuan­do el otro es­tá muy enoja­do.En ese mo­men­to,lo me­jor es es­pe­rar, sin de­cir­le na­da al que es­tá en cri­sis,so­lo acom­pa­ñar­lo,y de a po­co,ha­blar­le sua­ve­men­te. El ob­je­ti­vo es ayu­dar a esa per­so­na a pa­sar de la irra­cio­na­li­dad o de la emo­cio­na­li­dad a la ra­cio­na­li­dad y eso es un pro­ce­so, por­que cuan­do se es­tá en ple­na des­car­ga de fu­ria,en ge­ne­ral, no se pien­sa,no se ra­zo­na. Cual­quie­ra de no­so­tros fren­te a una si­tua­ción que nos mo­les­ta pe­ro que que­re­mos re­sol­ver,al no en­con­trar la for­ma,po­de­mos caer en una con­duc­ta vio­len­ta. Hay que tra­tar de orien­tar a una per­so­na fu­rio­sa,pa­ra que su des­car­ga so­lo sea de pa­la­bra y ayu­dar­la a lo­grar el ob­je­ti­vo de ma­ne­ra po­si­ti­va. Du­ran­te años mi es­po­so tu­vo adic­cio­nes pe­ro me lo con­fe­só des­pués de mu­cho tiem­po. A pe­sar de que me pi­dió per­dón, creo que no po­dré vol­ver a con­fiar en él.

Ale­jan­dra Lo que te su­ce­de es to­tal­men­te nor­mal,la con­fian­za tar­da años en cons­truir­se y mi­nu­tos en de­rri­bar­se,ya que una men­ti­ra, una trai­ción o un en­ga­ño nos ha­ce per­der en se­gun­dos lo que tar­da­mos años en afian­zar. Aho­ra,cuan­do una per­so­na pier­de su con­fian­za,pa­sa a ser des­con­fia­da,y a par­tir de ahí pien­sa que siem­pre hay al­go ocul­to en lo que le es­tán di­cien­do.Por eso,no de­be­rías to­mar ese ca­mino,con­fiá en quien te de­mues­tra que es ho­nes­to,pe­ro po­ne­te a res­guar­do de aque­llos que no per­te­ne­cen a tu círcu­lo ín­ti­mo. ¿Qué ne­ce­si­tas pa­ra man­te­ner la au­to con­fian­za en los momentos de ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad? *Ca­rác­ter:es­to es te­ner trans­pa­ren­cia pa­ra man­te­ner ac­ti­va la con­fian­za.Ser ín­te­gros. *Ca­pa­ci­tar­nos:una per­so­na que se ca­pa­ci­ta,día a día cre­ce, su­pera su te­cho y me­jo­ra. *Quí­mi­ca:te­ner­la con los otros es una ac­ti­tud po­si­ti­va. Las res­pues­tas de Ber­nar­do Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.