Se­ñal que ca­bal­ga­mos

Des­de for­ta­le­cer la au­to­es­ti­ma has­ta tra­tar pa­cien­tes con en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas, la equi­no­te­ra­pia o hi­po­te­ra­pia ac­túa so­bre el sis­te­ma ner­vio­so es­ti­mu­lan­do al pa­cien­te y con­vir­tien­do a la te­ra­pia en una au­tén­ti­ca di­ver­sión

Mia - - MASCOTAS - Man­dá una fo­to y tu his­to­ria a co­rreo­mia@per­fil.com - Co­mo asun­to: "¡Es­ta es mi mas­co­ta!"

Co­mo tan­tas otras te­ra­pias, la equi­no­te­ra­pia o hi­po­te­ra­pia no sur­ge en la era mo­der­na, los be­ne­fi­cios de los mo­vi­mien­tos del ca­ba­llo pa­ra tra­tar cier­tas en­fer­me­da­des eran co­no­ci­dos ya por los grie­gos. Hi­pó­cra­tes men­cio­na­ba el efec­to sa­lu­da­ble del tro­te de los ca­ba­llos y en si­glo XVII, se uti­li­za­ba la equi­ta­ción pa­ra pa­liar los efec­tos de la go­ta. Pe­ro fue a par­tir de los años 50 y 60, que experimentó un im­por­tan­te au­ge cuan­do co­men­zó a desa­rro­llar­se el mé­to­do que se uti­li­za en nues­tros días ba­sa­do en el víncu­lo di­rec­to es­ta­ble­ci­do en­tre el pa­cien­te y el ani­mal.

¿En qué ca­sos es re­co­men­da­ble una te­ra­pia con ca­ba­llos? Al­gu­nas de las en­fer­me­da­des en las que se es­ta ob­te­nien­do muy buenos re­sul­ta­dos son: La es­cle­ro­sis múl­ti­ple Au­tis­mo Sín­dro­me de Down Es­pi­na bí­fi­da Trau­mas ce­re­bra­les Dis­tro­fia mus­cu­lar Pro­ble­mas de con­duc­ta En­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas En­fer­me­da­des trau­ma­to­ló­gi­cas Anore­xia

Exis­ten otras en las cua­les la equi­no­te­ra­pia no es re­co­men­da­ble. Es el ca­so de las per­so­nas con pro­ble­mas or­to­pé­di­cos; quie­nes pa­de­cen aler­gia al pe­lo del ca­ba­llo; los he­mo­fí­li­cos y las que su­fren con­vul­sio­nes.

Oje­ti­vos de la hi­po­te­ra­pia

La fi­na­li­dad de es­ta te­ra­pia es con­se­guir que los pa­cien­tes ob­ten­gan be­ne­fi­cios en di­fe­ren­tes áreas. Por ejem­plo:

Me­jo­rar la au­to­es­ti­ma y la con­fian­za en sí mis­mo.

Acre­cen­tar la me­mo­ria y la ca­pa­ci­dad de pres­tar aten­ción.

Desa­rro­llar el vo­ca­bu­la­rio y me­jo­rar la co­mu­ni­ca­ción ver­bal.

For­ta­le­cer la mus­cu­la­tu­ra y afi­nar el equi­li­brio y la coor­di­na­ción.

Apren­der a cui­dar del ca­ba­llo, den­tro de sus po­si­bi­li­da­des.

Cons­truir una re­la­ción con per­so­nas di­fe­ren­tes de las de su en­torno ha­bi­tual, crean­do re­re­la­cio­nes de amis­tad con sus com­pa­ñe­ro­com­pa­ñe­ros y desa­rro­llan­do el amor y res­pe­to haha­cia el ani­mal.

To­dos es­tos be­ne­fi­cios se lo­gran a par­tir de las vi­bra­cio­nes que trans­mi­te el ca­ba­llo (al­re­de­dor de110 vi­bra­cio­nes por mi­nu­to) que ac­túan so­bre el sis­te­ma ner­vio­so del pa­cien­te, es­ti­mu­lán­do­lo y ayu­dán­do­lo a me­jo­rar.

Se pue­de ini­ciar equi­no­te­ra­pia a par­tir de los 18 me­ses y no exis­te lí­mi­te de edad pa­ra su prác­ti­ca. Pe­ro es im­por­tan­te se­ña­lar que, en nin­gún ca­so, el ob­je­ti­vo de la hi­po­te­ra­pia es que el pa­cien­te apren­da a mon­tar a ca­ba­llo.

Al desa­rro­llar­se al ai­re li­bre, la te­ra­pia con ca­ba­llos con­si­gue que quien la rea­li­za apren­da a dis­fru­tar del en­torno, de tal mo­do que la prác­ti­ca se con­vier­te en una autentica di­ver­sión.

Es im­por­tan­te se­ña­lar que la equi­no­te­ra­pia de­be for­mar par­te de un tra­ta­mien­to in­te­gral que ayu­de al pa­cien­te en sus pro­ble­mas, y de nin­gún mo­do de­be con­tem­plar­se co­mo una te­ra­pia ais­la­da.

Los ex­per­tos se­ña­lan que el ca­ba­llo de­be me­dir de 1 a 1,70 me­tro de al­za­da y te­ner en­tre 5 y 20 años. Es im­por­tan­te que ha­ya re­ci­bi­do un en­tre­na­mien­to ade­cua­do, ten­ga ex­pe­rien­cia en es­tas prác­ti­cas y es­té acos­tum­bra­do a es­tar con gen­te y po­sea un tem­pe­ra­men­to dó­cil.

En Buenos Aires, des­de ha­ce vein­te años, en me­dio de los bos­que de Ezei­za, la Fun­da­ción Ar­gen­ti­na de Equi­no­te­ra­pia re­ci­be a pa­cien­tes y ofre­ce cursos pa­ra quie­nes desean for­mar­se en la no­ble ta­rea de ayu­dar a los otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.