Hier­bas con va­lor agre­ga­do

Las me­di­ci­na­les se han in­clui­do en los jar­di­nes des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Al cul­ti­var­las, no só­lo ob­ten­drás un re­me­dio pa­ra cier­tas afec­cio­nes; tam­bién agre­ga­rás delicias a la cocina y aro­ma y be­lle­za en el ho­gar

Mia - - JARDINERÍA -

Ajen­jo

Es­ta hier­ba mi­de en­tre 40 y 150 cen­tí­me­tros de al­to. Con ri­zo­ma le­ño­so, ho­jas de un co­lor en­tre ver­de y azul, cu­bier­tas con un fino ve­llo blan­co pla­tea­do, flo­res pe­que­ñas y amarillas, es una de las más po­ten­tes en el jar­dín. Ideal pa­ra sem­brar­la en­tre las plan­tas más de­li­ca­das, ya que re­pe­le a los in­sec­tos da­ñi­nos. Co­mo re­me­dio, se la ha apro­ve­cha­do des­de los tiem­pos bí­bli­cos pa­ra com­ba­tir los pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les, ali­viar el do­lor e in­fec­ción del sis­te­ma di­ges­ti­vo, la gri­pe y el res­fria­do y por su efec­to an­ti­bac­te­riano, el em­plas­to o in­fu­sión de es­ta hier­ba se uti­li­za­ba pa­ra la­var o de­sin­fec­tar he­ri­das.

En el si­glo XX se hi­zo muy po­pu­lar co­mo alu­ci­nó­geno. Des­de en­ton­ces, el ajen­jo se ha que­da­do con la fa­ma de ser una dro­ga pe­li­gro­sa, aun­que una do­sis apro­pia­da pa­ra me­di­ci­na no cau­sa nin­gún ti­po de in­to­xi­ca­ción. Sus ra­mas ahu­yen­tan a las po­li­llas, y la in­fu­sión, apli­ca­da con ato­mi­za­dor, es­pan­ta las pla­gas.

La­van­da

No hay na­da más agra­da­ble que ca­mi­nar en un jar­dín de la­van­da. Es­te pe­que­ño ar­bus­to aro­má­ti­co se pue­de iden­ti­fi­car por sus ho­jas opues­tas y del­ga­das, cu­bier­tas con un fino ve­llo blan­co; la flor es pe­que­ña y la­bia­da con ner­vios mar­ca­dos, de co­lo­res va­ria­bles en­tre blan­co y mo­ra­do. Su nom­bre pro­vie­ne de la pa­la­bra la­ti­na "la­va­re" (la­var), ya que los an­ti­guos ro­ma­nos, egip­cios y li­be­ria­nos uti­li­za­ban la plan­ta en su agua de ba­ño. En Ita­lia la agre­ga­ban al agua pa­ra la­var la ro­pa in­te­rior y cuan­do que­rían dar un buen per­fu­me al res­to de la ro­pa, la col­ga­ban en los ar­bus­tos de la­van­da. Hoy el acei­te esen­cial de la­van­da se si­gue uti­li­zan­do en per­fu­mes, jabones y lim­pia­do­res ca­se­ros, tan­to por su buen olor co­mo por su ha­bi­li­dad de eli­mi­nar bac­te­rias y hon­gos.

La in­fu­sión de té de la­van­da o el acei­te esen­cial en el agua de ba­ño se uti­li­za pa­ra cal­mar el es­trés y el do­lor de ca­be­za, la hi­per­ac­ti­vi­dad, el in­som­nio, irri­ta­bi­li­dad, ma­reos, de­pre­sión, fal­ta de ape­ti­to y do­lor de es­tó­ma­go, cau­sa­do por ner­vios. Hoy la la­van­da es un in­gre­dien­te prin­ci­pal en las al­moha­das her­ba­les pa­ra ali­viar do­lo­res mus­cu­la­res, do­lor de ca­be­za y ma­les­ta­res mens­trua­les.

Ro­me­ro

Pa­ra la siem­bra hay que cor­tar una ra­ma de 15 cen­tí­me­tros s de lar­go y en­te­rrar­la, de­jan­do dos ter­ce­ras par­tes de­ba­jo del sue­lo, cui­dan­do que no le dé mu­cho el sol. La plan­ta co­men­za­rá a cree­cer des­pués de seis me­ses. Sus ho­jas o ra­mas se­cas, aplicadas so­bre el jar­dín co­mo acol­cha­do, re­pe­len los in­sec­tos.

En la an­ti­gua Gre­cia, los alum­nos lle­va­ban collares de ro­me­ro pa­ra me­jo­rar la me­mo­ria y Mi­ner­va, la dio­sa grie­ga del co­no­ci­mien­to, se aso­cia­ba con es­ta hier­ba. En Chi­na, el té de ro­me­ro es un re­me­dio tra­di­cio­nal pa­ra el do­lor de ca­be­za, can­san­cio e in­som­nio. Tam­bién se uti­li­za pa­ra ali­viar res­fríos, gri­pe, ga­ses e in­di­ges­tión, de­pre­sión, ar­tri­tis, do­lor mus­cu­lar y ca­lam­bres.

Otras uti­li­da­des: co­mo en­jua­ge bu­cal o en cham­pú, muy re­que­ri­do pa­ra com­ba­tir la cas­pa y la caí­da de ca­be­llo. De­sin­fec­tan­te, el acei­te esen­cial de ro­me­ro es un in­gre­dien­te co­mún en los lim­pia­do­res ca­se­ros; sus ra­mas y ho­jas se­cas aro­ma­ti­zan la ro­pa y re­pe­len las po­li­llas.

En la cocina es ex­ce­len­te pa­ra sa­bo­ri­zar car­nes y pa­pas.

Men­ta

Lle­ga a me­dir has­ta 80 cm, cre­ce en to­do ti­po de cli­mas, pe­ro pre­fie­re suelos hú­me­dos y, aun­que pue­de es­tar al sol, eli­ge la se­mi­som­bra.. An­ti­gua­men­te, se po­nía en las puer­tas de las ca­sas pa­ra dar la bien­ve­ni­da con un buen aro­ma. Se siem­bra a prin­ci­pios de oto­ño y se pue­de re­co­ger a mi­tad de pri­ma­ve­ra. Ne­ce­si­ta un rie­go regular, evi­tan­do mo­jar las ho­jas.

En in­fu­sión, ali­via la fla­tu­len­cia, in­di­ges­tión, có­li­cos, do­lo­res de ca­be­za, ma­reos, náu­seas e hi­po. In­hi­be las con­trac­cio­nes mus­cu­la­res del es­tó­ma­go, a la vez que es­ti­mu­la la for­ma­ción de bi­lis. Me­jo­ra la cir­cu­la­ción, re­fres­ca el cuer­po, cal­ma los ner­vios, el es­trés y ba­ja la fie­bre. Tam­bién sir­ve pa­ra evi­tar la gri­pe, la tos y el do­lor de gar­gan­ta.

Ideal pa­ra ade­re­zar ha­bas, be­ren­je­nas, pe­pi­nos, to­ma­tes, car­ne, pa­pas, pes­ca­do, con­di­men­to en sal­sas, la men­ta se uti­li­za mu­cho en la cocina chi­na, hin­dú, ira­ní y viet­na­mi­ta. Pro­ba­la con el cho­co­la­te, las fru­tas y los helados.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.