MITOS y VER­DA­DES en la hi­per­ten­sión ar­te­rial

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Ga­briel Lap­man*

El co­ra­zón es una bom­ba que im­pul­sa la san­gre ha­cia los di­fe­ren­tes ór­ga­nos y te­ji­dos del cuer­po por me­dio de con­duc­tos lla­ma­dos ar­te­rias. La fuer­za que ejer­ce la san­gre so­bre las pa­re­des de las ar­te­rias es la lla­ma­da pre­sión ar­te­rial. Las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res son la prin­ci­pal cau­sa de muer­te en nues­tro país. De­be­mos con­cien­ti­zar­nos y sa­ber que ca­da 45 mi­nu­tos, mue­re un ar­gen­tino por es­ta cau­sa. Exis­ten mu­chos mitos ins­ta­la­dos en la so­cie­dad que de­be­mos des­te­rrar y mu­chas ver­da­des por co­no­cer. Aquí, diez de los más fre­cuen­tes:

1. Siem­pre se co­no­ce qué oca­sio­na la pre­sión ar­te­rial ele­va­da: MI­TO. La ma­yo­ría de las ve­ces no es po­si­ble de­ter­mi­nar su ori­gen o cau­sa. So­lo en un 10% es ma­ni­fes­ta­ción de otra en­fer­me­dad.

2. La hi­per­ten­sión ar­te­rial es siem­pre cu­ra­ble: MI­TO. Sal­vo en po­cos ca­sos que se pue­de en­con­trar y ata­car la cau­sa.

3. La hi­per­ten­sión ar­te­rial se pue­de tra­tar: REALI­DAD. Es mu­cho lo que se pue­de ha­cer pa­ra im­pe­dir que afec­te la vi­da de quien la pa­de­ce

4. Si no se tra­ta pue­de re­sul­tar fa­tal: REALI­DAD. Tal co­mo men­cio­na­mos, quien pa­de­ce hi­per­ten­sión ar­te­rial y no rea­li­za el co­rrec­to tra­ta­mien­to pue­de ser una víc­ti­ma mor­tal.

5. Co­mer sin sal es to­do lo que un hi­per­ten­so de­be ha­cer: MI­TO. Eli­mi­nar la sal de la die­ta es un há­bi­to ne­ce­sa­rio pa­ra el tra­ta­mien­to, pe­ro no su­fi­cien­te.

6. “Si ten­go pre­sión al­ta só­lo de­bo ba­jar unos ki­los”. MI­TO. Man­te­ner un pe­so apro­pia­do es im­por­tan­te pa­ra tra­tar la hi­per­ten­sión pe­ro no siem­pre apli­ca en to­dos las per­so­nas. Hay mu­chos fla­cos que po­seen pre­sión ele­va­da y no de­ben pre­ci­sa­men­te ba­jar más de pe­so sino que ha­cer otros cambios en su es­ti­lo de vi­da y tra­tar­se con un pro­fe­sio­nal.

7. El es­trés in­flu­ye en la hi­per­ten­sión ar­te­rial: REALI­DAD. Las preo­cu­pa­cio­nes y exi­gen­cias dia­rias re­per­cu­ten ne­ga­ti­va­men­te so­bre la pre­sión ar­te­rial.

8. Quie­nes to­man una me­di­ca­ción pa­ra con­tro­lar su pre­sión, de­ben con­ti­nuar­la por el res­to de su vi­da: REALI­DAD. Sal­vo in­di­ca­ción mé­di­ca, el pa­cien­te no de­be in­te­rrum­pir su me­di­ca­ción dia­ria por nin­gún mo­ti­vo.

9. El al­cohol siem­pre pro­vo­ca que la pre­sión ar­te­rial se ele­ve: MI­TO. No ne­ce­sa­ria­men­te es así, aun­que en con­jun­to con otros fac­to­res el al­cohol po­dría fa­ci­li­tar que ha­ya hi­per­ten­sión, pe­ro no se da igual en to­das las per­so­nas. De to­dos mo­dos, quien ya la pa­de­ce, de­be mo­de­rar y dis­mi­nuir al mí­ni­mo su con­su­mo por­que po­dría re­sul­tar un agra­van­te.

10. El dia­bé­ti­co de­be cui­dar más de su pre­sión: REALI­DAD. En es­tos pa­cien­tes el con­trol de pre­sión ar­te­rial es más es­tric­to y se de­be man­te­ner en va­lo­res igua­les o in­fe­rio­res a 130/80 mmHg

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.