Pa­ra no des­per­di­ciar

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Fuen­te: La cocina fa­mi­liar de Mi­riam Bec­ker

Se­gún da­tos es­ti­ma­ti­vos de la FAO -Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra- la hu­ma­ni­dad ti­ra mu­chos ali­men­tos que po­drían sas­tis­fa-sas­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de una gran par­te rte de los con­su­mi­do­res con­su­mi­do­res. Se­gún la re­vis­ta Erosky, en ca­da ho­gar de Es­pa­ña se desechan ca­si 80 ki­los de ali­men­tos por año. Es­ta advertencia se ex­tien­de al res­to de los paí­ses del Pri­mer Mun­do y se sin­te­ti­za co­mo una fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad y de des­co­no­ci­mien­to nu­tri­cio­nal. Es­tas son al­gu­nas ideas do­més­ti­cas pa­ra re­du­cir el des­pil­fa­rro de ali­men­tos:

Pla­ni­fi­ca­ción: lo pri­me­ro que de­be po­ner­se en prác­ti­ca pa­ra una co­rrec­ta nu­tri­ción y eco­no­mía do­més­ti­ca con­tro­la­ble es pla­ni­fi­car las co­mi­das acor­de a las ne­ce­si­da­des. La ma­yor prue­ba de que se pue­den cam­biar los há­bi­tos se en­cuen­tra en los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, acos­tum­bra­dos a "usar y ti­rar". Es­ta ru­ti­na pro­mue­ve el ape­ti­to in­sa­cia­ble de com­prar sin cri­te­rio, ti­ran­do lo que no ape­te­ce o se con­si­de­ra es­tro­pea­do.

Con­ser­va­ción: los mé­to­dos son mi­le­na­rios. El más cer­cano y sa­lu­da­ble es el free­zer. Re­cor­dan­do que lo im­por­tan­te es con­ser­var lo eco­nó­mi­co, lo que abun­da y es de es­ta­ción pa­ra con­su­mir­lo lue­go en cual­quier mo­men­to del año. Pue­de ocu­rrir que el ali­men­to (fru­tas y verduras, es­pe­cial­men­te) cam­bie su as­pec­to si se con­ser­va­ron fres­cos, por­que "el frío cocina". Pe­ro son ap­tas pa­ra el con­su­mo hu­mano mien­tras ha­yan in­gre­sa­do en con­di­cio­nes sa­lu­da­bles.

Apro­ve­char to­do: se­gún ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Lei­ces­ter, Reino Uni­do, se es­tá in­ves­ti­gan­do có­mo trans­for­mar la cás­ca­ra de huevo en un ma­te­rial ap­to pa­ra en­va­sar ali­men­tos. Con pa­sos más sen­ci­llos po­dre­mos ir "eco­no­mi­zan­do" si nos acos­tum­bra­mos a uti­li­zar ta­llos, se­mi­llas, ho­jas de las verduras, hortalizas y le­gum­bres, en lo po­si­ble, en su to­ta­li­dad. Uti­li­zar la piel de las fru­tas en com­po­tas, asar­las, se­car­las, ha­cer ba­ti­dos. Es bueno re­cor­dar que la piel de las fru­tas con­cen­tra una frac­ción im­por­tan­te de vi­ta­mi­nas an­ti­oxi­dan­tes y fi­bra in­so­lu­ble.

Re­uti­li­zar al má­xi­mo: nues­tras abue­las lo po­nían en prác­ti­ca co­mo há­bi­to de edu­ca­ción fa­mi­liar: una por­ción de pos­tre o dul­ce, un po­co de com­po­ta o de ensalada de fru­ta, siem­pre tie­ne des­tino en li­cua­dos, pos­tres re­no­va­dos y to­do aque­llo que ese ali­men­to pue­da su­ge­rir. Lo esen­cial es man­te­ner en la he­la­de­ra con des­tino fi­nal rá­pi­do to­do lo que so­bró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.