Un buen RES­PAL­DO

Mia - - COCINA - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Va­rias fra­ses de uso co­mún nos re­cuer­dan la im­por­tan­cia de sen­tir­nos bien res­pal­da­dos en la vi­da: “A los que hoy te dan la es­pal­da, ma­ña­na la vi­da los obli­ga­rá a mi­rar­te a los ojos”, “Cuí­da­te las es­pal­das”, “Ha­blar a es­pal­das de…”, “Te­ner un buen res­pal­do en la vi­da”.

En nues­tra anato­mía, la co­lum­na ver­te­bral es el pi­lar de la es­truc­tu­ra ósea y mus­cu­lar, pe­ro tam­bién la acu­mu­la­do­ra por ex­ce­len­cia de las ten­sio­nes co­ti­dia­nas. Re­pre­sen­ta li­te­ral y sim­bó­li­ca­men­te el sos­tén y eje que nos man­tie­ne er­gui­dos en la vi­da y la postura que adop­ta nues­tra es­pal­da, ha­bla mu­cho de nues­tras emo­cio­nes y ac­ti­tu­des an­te la reali­dad.

¿Qué ocu­rre cuan­do nos sen­ti­mos des­am­pa­ra­dos? Un abra­zo fuer­te y con­te­ne­dor nos de­vuel­ve de in­me­dia­to el con­fort y la a con­fian­za. Así tam­bién, , cuan­do nos so­bre­carrga­mos de preo­cu­pa­cio- nes, la es­pal­da ad­quie­re e in­con­cien­te­men­te una a postura de de­rro­ta y ago- ta­mien­to.

El sim­bo­lis­mo de la tor­tu­ga

El Feng Shui con­temm pla se­ria­men­te la ener­gía que da sos­tén y pro­tecc­ción a la es­pal­da. Una a cons­truc­ción de­be con­tar ar con un apo­yo sim­bó­li­co o en su par­te de atrás, ya a sea una co­li­na, un gru­po o de ár­bo­les, edi­fi­cios cerrca­nos u otra es­truc­tu­ra que la pro­te­ja. Es­te prin­ci­pio tie­ne mu­cho de sen­ti­do co­mún, ya que si pen­sa­mos en el plano per­so­nal, en la es­pal­da no te­ne­mos nin­gún ór­gano de per­cep­ción y so­mos vul­ne­ra­bles, de ahí que lo ideal sea te­ner una mon­ta­ña (ener­gía) guar­dia­na de­trás de nues­tra ca­sa. Su di­men­sión de­be ser ar­mó­ni­ca por­que, por ejem­plo, una in­men­sa mon­ta­ña o ár­bo­les muy gran­des, ter­mi­na­rían re­pre­sen­tan­do a un ani­mal pe­li­gro­so en lu­gar de pro­tec­tor.

Uno de los cin­co ani­ma­les ce­les­tia­les es la tor­tu­ga ne­gra, en­car­ga­da de cui­dar la par­te tra­se­ra de las vi­vien­das. En el in­te­rior, es­ta ener­gía es­tá re­pre­sen­ta­da por buenos y só­li­dos res­pal­dos en si­llas y ca­mas.

Hay mu­chas le­yen­das que gi­ran en torno al mís­ti­co y enig­má­ti­co sim­bo­lis­mo de es­te ani­mal. Una de ellas di­ce que cuan­do una tor­tu­ga lle­ga a los mil años, se trans­for­ma en dra­gón, aun­que man­te­nien­do su caparazón. Es­ta fuer­te trans­for­ma­ción re­pre­sen­ta pros­pe­ri­dad y suer­te, ade­más de una lar­ga vi­da.

Por su caparazón y apa­ren­te quie­tud, re­fle­ja as­pec­tos fun­da­men­ta­les pa­ra un buen Feng Shui co­mo la pro­tec­ción, la so­li­dez y la es­ta­bi­li­dad. La tor­tu­ga ne­gra res­guar­da la es­pal­da de co­rrien­tes im­pre­vis­tas co­mo vien­tos po­co fa­vo­ra­bles, to­rren­tes de agua in­con­tro­la­bles u otro ti­po de agre­sio­nes.

En la vi­da co­ti­dia­na, el Feng Shui acon­se­ja no dor­mir, co­mer ni tra­ba­jar te­nien­do a nues­tra es­pal­da aber­tu­ras de puer­tas, pa­si­llos o ven­ta­nas. Siem­pre es me­jor con­tar con un guar­daes­pal­das, co­mo lo ha­cen las personalidades pú­bli­cas, y una tor­tu­ga ne­gra que nos de

dt se­gu­ri­dad y sos­tén.

En el dor­mi­to­rio, si la ca­ma no tie­ne res­pal­do, en­ton­ces hay que co­lo­car­la con la ca­be­ce­ra con­tra una pa­red só­li­da, nun­ca con­tra una ven­ta­na. Si en la ofi­ci­na no que­da otra op­ción que te­ner la puer­ta de in­gre- so de­trás del es­cri­to­rio, una so­lu­ción es co­lo­car un pe­que­ño es­pe­jo de fren­te pa­ra te­ner con­trol de quien in­gre­sa. Y por su­pues­to siem­pre usar si­llas con res­pal­dos en­te­ros, fuer­tes y con­for­ta­bles. Fi­nal­men­te, evi­tar es­truc­tu­ras opre­so­ras so­bre la es­pal­da, nun­ca hay que dor­mir, co­mer o tra­ba­jar re­ci­bien­do la in­fluen­cia de es­tan­tes, vi­gas o mue­bles pe­sa­dos o pun­tas que se di­ri­jan a la ca­be­za o a la es­pal­da.

*Di­rec­to­ra del Centro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.