PRO­TEC­CIÓN 365

En­te­ra­te de los estragos que la po­lu­ción y ra­dia­ción cau­san en tu piel y apren­dé a pro­te­ger­te de ellos, to­dos los días del año. Co­mo siem­pre, una guía de com­pras de los pro­duc­tos re­co­men­da­dos

Mia - - BELLEZA - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Si sos ob­se­si­va con tu ru­ti­na de be­lle­za y no de­jás pa­sar un so­lo día sin hi­gie­ni­zar, to­ni­fi­car, nu­trir, hu­mec­tar y pro­te­ger tu piel con pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos, y ade­más te ase­gu­rás ocho ho­ras de sue­ño, lle­vás una die­ta equi­li­bra­da, e in­cor­po­rás dos li­tros de agua por día… se­gu­ra­men­te no com­pren­das por qué –a pe­sar de tan­to es­fuer­zo y dis­ci­pli­na- tu piel si­gue apa­ga­da, con al­gu­nos bro­tes, aja­da y con una mo­les­ta sen­sa­ción de ti­ran­tez. La res­pues­ta es­tá en las di­ver­sas agre­sio­nes del me­dio am­bien­te, que en si­len­cio y de ma­ne­ra prác­ti­ca­men­te im­per­cep­ti­ble, de­te­rio­ran nues­tra be­lle­za sin pre­vio avi­so.

Es­ta­mos cons­tan­te­men­te ex­pues­tos a la po­lu­ción, el vien­to, los cambios drás­ti­cos de tem­pe­ra­tu­ra, las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas y la ra­dia­ción so­lar. És­tos, son só­lo al­gu­nos de los fac­to­res me­dioam­bien­ta­les que re­pre­sen­tan una cre­cien­te ame­na­za pa­ra la sa­lud de nues­tra piel. “No­so­tros no los ve­mos, pe­ro el ai­re que nos ro­dea, más aún en la ciu­dad, es­tá lleno de mi­cro-par­tí­cu­las ca­pa­ces de agre­dir a la epi­der­mis, con­tri­bu­yen­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va al pro­ce­so del en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro”, cuen­ta la der­ma­tó­lo­ga Ma­ría Carolina Baz­tán. Más pro­tec­ción, me­nos arru­gas

Tal co­mo ver­sa la fa­mo­sa can­ción “Aun­que no lo veamos el sol siem­pre es­tá”, se sa­be que la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da y re­pe­ti­da a la ra­dia­ción so­lar sin una ade­cua­da pro­tec­ción pro­mue­ve el fotoenvejecimiento e “in­clu­si­ve po­dría lle­gar a pro­vo­car cier­tos da­ños que au­men­ta­rían el ries­go de pro­du­cir un cán­cer de piel”, di­ce Baz­tán. Ade­más, los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción a los que es­ta­mos ex­pues­tos en la vi­da co­ti­dia­na in­ten­si­fi­can sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los efec­tos no­ci­vos de la ex­po­si­ción so­lar. “Por ello, hoy en día –y aún en los me­ses más fríos del año- re­sul­ta in­dis­pen­sa- ble pro­te­ger la piel, no só­lo de la ra­dia­ción so­lar sino tam­bién de la con­ta­mi­na­ción a la que es­tá ex­pues­ta a dia­rio, uti­li­zan­do un fac­tor de pro­tec­ción so­lar co­mo mí­ni­mo de 15”, acon­se­ja Baz­tán.

En un es­tu­dio rea­li­za­do por John­son & John­son Con­su­mer Com­pa­nies, un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res exa­mi­nó los efec­tos de la ex­po­si­ción a la po­lu­ción en am­bien­tes ur­ba­nos y de la ra­dia­ción so­lar en las cé­lu­las de la piel. En di­cha in­ves­ti­ga­ción, se lle­gó a la con­clu­sión de que los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción tí­pi­cos de las ciu­da­des pue­den lle­gar a du­pli­car los

da­ños de los ra­yos ul­tra­vio­le­tas pro­du­ci­dos en la piel.

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, en los cen­tros ur­ba­nos las mi­cro­par­tí­cu­las am­bien­ta­les, rá­pi­da­men­te, de­pu­ran del es­tra­to cór­neo a la vi­ta­mi­na E, an­ti­oxi­dan­te ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner la piel sa­na. Ade­más, los ni­ve­les de los pro­duc­tos quí­mi­cos en las cé­lu­las ex­pues­tas a la ra­dia­ción UV, agre­ga­do a otro ele­men­to am­bien­tal­co­mo el hu­mo del ci­ga­rri­llo o ga­ses del ca­ño de es­ca­pe del au­to- fue­ron mu­cho más al­tos que en aque­llas ex­pues­tas úni­ca­men­te al da­ño so­lar.

Por lo tan­to, es­te tra­ba­jo cien­tí­fi­co ge­ne­ra nue­vas hi­pó­te­sis que re­quie­ren de ma­yor es­tu­dio, pe­ro se pue­de afir­mar que aque­llas per­so­nas que re­si­den en zo­nas ur­ba­nas ne­ce­si­ta de una ma­yor pro­tec­ción so­lar du­ran­te to­dos los me­ses del año.

El trán­si­to tam­bién en­ve­je­ce

En­tre­tan­to, en una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en el Jour­nal of In­ves­ti­ga­ti­ve Der­ma­to­logy por cien­tí­fi­cos ale­ma­nes in­ten­tó re­la­cio­nar la ex­po­si­ción a la po­lu­ción ori­gii­na­da por el ho­llín y el trá­fi­co co en las gran­des ciu­da­des, con el fotoenvejecimiento. Pa­ra ello, o, se ana­li­za­ron los hi­dro­car­bu­ros po­li­aro­má­ti­cos, par­tí­cu­las pro­du­ci­dos cuan­do se que­ma a el com­bus­ti­ble en el mo­tor de e los au­to­mó­vi­les.

Se to­ma­ron 400 mu­je­res en­tre 70 y 80 años re­si­den­tes de aé­reas ur­ba­nas (211) y ru­ra­les (189) en pro­por­cio­nes si­mi­la­res, y se ob­ser­vó que cuan­to ma­yor era la in­ci­den­cia de par­tí­cu­las de ho­llín e hi­dro­car­bu­ros po­li­aro­má­ti­cos en el ai­re, ma­yor fue la can­ti­dad de man­chas pro­du­ci­das en la piel. Tam­bién se de­tec­tó una aso­cia­ción im­porrtan­te en­tre los ni­ve­les de po­lu­ción olu­ción del ai­re y la pro­fun­di­dad dell sur­co na­so-la­bial.

El au­tor del es­tu­dio, el Prof. Dr. Jean Krut­mann, ex­pli­có que “los con­ta­mi­nan­tes re­la­cio­na­dos con el trá­fi­co con­sis­ten prin­ci­pal­men­te en nano-par­tí­cu­las que pue­den atra­ve­sar la piel por vía tras epi­dér­mi­ca y/o por los ori­fi­cios pi­lo­sos y ac­ti­van una reac­ción en ca­de­na de in­fla­ma­ción ce­lu­lar. Los hi­dro­car­bu­ros po­li­aro­má­ti­cos (PAH), pre­sen­tes en el ai­re, los suelos y en el agua, tam­bién pro- ce­den de la com­bus­tión de com­bus­ti­bles fó­si­les así co­mo de otros pro­ce­sos in­dus­tria­les. Se cree que es­tos se ad­hie­ren con fa­ci­li­dad a de­ter­mi­na­dos re­cep­to­res en los que­ra­ti­no­ci­tos y en los me­la­no­ci­tos (cé­lu­las epi­dér­mi­cas), es­ti­mu­lan­do su ac­ti­vi­dad y pro­vo­can­do así un in­cre­men­to de las man­chas y con­tri­bu­yen­do al fotoenvejecimiento”.

Liberate del hu­mo

Por otro la­do, es­tá de­mos­tra­do que el hu­mo del ci­ga­rri­llo es­tá li­ga­do a la for­ma­ción de arru­gas en el ros­tro y otros fac­to­res de en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro. “El hu­mo pro­vo­ca es­trés oxi­da­ti­vo en las cé­lu­las e in­hi­be la bio­sín­te­sis del co­lá­geno, lo que pro­du­ce una de­gra­da­ción ce­lu­lar y es­ti­mu­la la

for­ma­ción de arru­gas”, ex­pli­ca Baz­tán. Así, se des­en­ca­de­na un círcu­lo vicioso que fo­men­ta la pro­duc­ción de ra­di­ca­les li­bres (mo­lé­cu­las des­equi­li­bra­das pro­duc­to del pro­ce­so na­tu­ral de oxi­da­ción) pa­ra con­tra­rres­tar la in­fla­ma­ción ce­lu­lar que pro­du­ce la

po­lu­ción. Sin em­bar­go, la der-der- ma­tó­lo­ga ex­pli­ca que es­te pro­ce­so pue­de te­ner su con­tra­ca­ra con una die­ta va­ria­da que in­clu­ya ve­ge­ta­les, fru­tas y ce­rea­les, su­ma­do a la uti­li­za­ción regular de der­mo­cos­mé­ti­cos an­ti­oxi­dan­tes”.

Ma­las on­das

Ca­pí­tu­lo apar­te pa­ra las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas que si bien no se ven, ni se oyen, ni tam­po­co se sien­ten, ha­cen estragos so­bre la piel. Ge­ne­ra­das por los equi­pos co­mo te­lé­fo­nos

mó­vi­les, te­le­vi­sio­nes, compu­tado­ras, mi­cro­on­das, es im­po­si­ble es­ca­par a sus efec­tos no­ci­vos. "In­clu­so atra­vie­san las pa­re­des de hor­mi­gón", afir­ma la der­ma­tó­lo­ga Ma­ría Ele­na Man­zur. Si bien los cien­tí­fi­cos to­da­vía tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra eva­luar los ries­gos reales pa­ra la sa­lud, la reali­dad es

que “so­bre la piel se ha de­mos­tra­do que pro­vo­ca la for­ma­ción de ra­di­ca­les li­bres y que fre­nan la renovación ce­lu­lar. Seis ho­ras dia­rias de ex­po­si­ción a es­tas on­das bas­tan pa­ra pro­vo­car una al­te­ra­ción de la fun­ción de ba­rre­ra na­tu­ral de la piel, lo que pro­du­ce irri­ta­cio­nes y en­ve­je­ci­mien­to",

ex­pli­ca la Dra. Man­zur.

Pen­sá en ver­de

La Dra. Baz­tán, lis­ta una se­rie de tips prác­ti­cos pa­ra sa­ber có­mo man­te­ner­nos pro­te­gi­das de las agre­sio­nes me­dioam­bien­ta­les. ¡To­má no­ta!

¡Fue­ra mu­gre! La ba­se es­tá en la hi­gie­ne. Lim­piar el ros­tro dos ve­ces por día con el pro­duc­to de lim­pie­za in­di­ca­do pa­ra tu ti­po de piel es cla­ve.ve. Se re­co­mien­dan ge­les pa­ra pie­les gra­sas y le­ches desd es­ma­qu illan­tes pa­ra pie­les nor­ma­les a se­cas. Tam­bién aa­yu­da lle­var en la ca car­te­ra unas prác tica­cas toa­lli­tas de limp ipie­za e hi­gie­ni­zar e l ror os­tro ca­da vez que se sien­ta ti­ran­tez.

2 x 1. Ase­gu ra­te­te de en­con­trar un pro­prod uc­to hi­dra­tan­te pa­pa­ra el día con FPS 30, que se pue­da uti­li­zar util tam­bién de­baj oba­jo del ma­qui­lla­je. Lo ideal es lim­piar el ros tro­rost y reapli­car el hi­dra­ta ntehidr al me­dio­día,día, por ejem­plo an­tes­tes ded sa­lir a al­mor­zar en lal pla­za. Re­cor­dá hi­dra­tar y pro­te­ger­pro­te­ge tam­bién tus la­bios con pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos.

Re­ser­vá los áci­dos pa­rar la no­che. An­tes de ir­te a dor­mir, re­mo­vé el ma­qui­lla­je, to­ni­fi­cá e hi­dra­tá tu piel con cre­mas noc­tur­nas cu­yas fór­mu­las con­ten­ga áci­do gli­có­li­co o re­ti­noi­co. Con su uso cons­tan­te vas a no­tar co­mo pro­mue­ven la renovación ce­lu­lar, rea­li­zan una ex­fo­lia­ción de la piel y es­ti­mu­lan la pro­duc­ción de fi­bras de co­lá­geno man­te­nien­do tu piel más lu­mi­no­sa y ter­sa.

1. Emul­sión Cor­po­ral ($ 74,80, Na­tu­ra­loe). Es­te pro­duc­to con­tie­ne 50% de aloe ve­ra, más al­gas ma­ri­nas or­gá­ni­cas, que re­ge­ne­ra y re­vi­ta­li­za los te­ji­dos de la piel.Tam­bién es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción san­guí­nea, co­la­bo­ra con la eli­mi­na­ción de to­xi­nas y no de­ja sen­sa­ción gra­sa. 2. Gel Lim­pia­dor Equi­li­bran­te Aqua Ef­fect ($ 38,95, Ni­vea). Un gel con efec­to acuo­so, al­gas ma­ri­nas y nas par­tí­cu­las ex­fo­lian­tes es la op­ción ideal. Con su uso regular, ayu­da a re­du­cir las im­pu­re­zas de la piel y a man­te­ner un equi­li­brio na­tu­ral en la piel gra­sa. 3. Cre­ma Cor­po­ral Nu­tri­ción In­ten­si­va (Do­ve). Crea­da con una fór­mu­la Cream-Oil no gra­so­sa al­ta­men­te efec­ti­va, que com­bi­na cre­ma con un acei­te nu­trien­te de la piel, dán­do­le el cui­da­do que ne­ce­si­ta pa­ra trans­for­mar­se de extra se­ca en en extra suave y ter­sa. 4. Se­rum Idea­lia ($ 531, Vichy). Re­pa­ra­dor de la ca­li­dad de la piel que se ve afec­ta­da por el rit­mo de vi­da: fal­ta de sue­ño, ex­ce­so de tra­ba­jo (es­trés), con­ta­mi­na­ción, die­ta des­equi­li­bra­da, ex­po­si­ción a ra­dia­ción UV, etc. 5. Skin Food ($ 112, Weleda). Pen­sa­mien­to sil­ves­tre, manzanilla y ca­lén­du­la de ca­li­dad or­gá­ni­ca son las plan­tas me­di­ci­na­les que com­po­nen es­te der­mo­cos­mé­ti­co y que son uti­li­za­das por su efec­to cal­man­te. 6. Ilu­mi­na­dor Cre­ma Ri­che Melascreen ($ 187,50, Ducray). Brin­da un cui­da­do dia­rio 3 en 1: Nu­tre, uni ca el tono y pro­te­ge. Su fór­mu­la conn SPF 15 y vi­ta­mi­na C jun­to a la Nia­ci­na­mi­da, de­vuel­ven la lu­mi­no­si­dad y em­pa­re­ja el tono de la piel con man­chas o pig­men­ta­ción irre­gu­lar. 7. Sé­rum Des­ma­qui­llan­te ($ 127, Laca). Ideal pa­ra uti­li­zar en pes­ta­ñas, par­pa­dos y la­bios ya que su fór­mu­la de rá­pi­da ac­ción con­tie­ne azu­leno y si­li­co­nas vo­lá­ti­les. 8. Cre­ma de ma­nos y cuer­po de Miel Bon­ne Me­re ($ 175,30, L´Oc­ci­ta­ne). Un­tuo­sa y li­ge­ra, es­ta cre­ma pe­ne­tra rá­pi­da­men­te y de­ja la piel suave e hi­dra­ta­da, y al mis­mo tiem­po la man­tie­ne fue­ra de pe­li­gro de los agen­tes ex­ter­nos, ya que es­tá en­ri­que­ci­da con miel de Pro­ven­za. 9. Hy­dro­vit ($ 229, An­dre La­tour). Brin­da una ver­da­de­ra sen­sa­ción de con­fort. Mien­tras ali­via y cal­ma pie­les cas­ti­ga­das por los efec­tos de los fac­to­res ex­ter­nos. Su prin­ci­pal com­po­nen­te, Pro­teasyl RTPLS, ac­túa co­mo un po­de­ro­so an­ti­oxi­dan­te, re­for­zan­do la elas­ti­ci­dad de la piel. 10. Hyaluronic BT Power Do­ses ($ 260, Exi­mia). Su in­no­va­do­ra textura y con­sis­ten­cia ul­tra ui­da for­mu­la­da con mi­cro-emul­sión de si­li­co­nas, per­mi­te ab­sor­ción in­me­dia­ta y má­xi­ma di­fu­sión di­ri­gien­do los ac­ti­vos a las ca­pas más pro­fun­das de la piel. 11. Silk­peel Re­no­va­dor Ce­lu­lar Gli­có­li­co ($ 144, Idraet). Pa­ra pie­les ma­du­ras y des­vi­ta­li­za­das, que me­dian­te sus ac­ti­vos; áci­do gli­có­li­co y na­noes­fe­ras de áci­do hia­lu­ró­ni­co, res­tau­ra e ilu­mi­na com­ple­ta­men­te el tono y la textura de la piel, mi­ni­mi­zan­do las arru­gas y lo­gran­do un as­pec­to más jo­ven y vi­tal. 12. Cre­ma Cor­po­ral de Hi­dra­ta­ción In­me­dia­ta ($ 73,53, Der­ma­glós). Po­see vi­ta­mi­na A, que es­ti­mu­la la for­ma­ción de co­lá­geno; vi­ta­mi­na E, po­de­ro­so an­ti­oxi­dan­te que pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel; e Hy­dro­van­ce, que pro­mue­ve la hi­dra­ta­ción pro­lon­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.