Mia pre­gun­ta Ber­nar­do res­pon­de El con­sul­to­rio de Stamateas

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

¿Por qué hay gen­te que le cues­ta to­mar de­ci­sio­nes? Mó­ni­ca

Por­que ca­da vez que de­ci­di­mos, ga­na­mos o per­de­mos al­go. Hoy ga­na­mos es­tar acá y nos per­di­mos de es­tar en otro la­do. El fo­co va a es­tar dón­de yo ca­li­bro, si en lo que pier­do o en lo que gano.Si mi fo­co es­tá en lo que pier­do, per­dí yo, pe­ro si mi fo­co es­tá en lo que gano, ga­né yo. Por ejem­plo, si le pro­pon­go a mi je­fe tra­ba­jar en la ho­ra del al­muer­zo pa­ra ir­me una ho­ra an­tes, pue­do sa­lir más tem­prano, pue­do ma­ne­jar más tran­qui­lo y dis­fru­tar más tiem­po en ca­sa.Yo ele­gí qué per­der pa­ra ga­nar al­go. De eso se tra­ta cuan­do to­ma­mos bue­nas o ma­las de­ci­sio­nes.

¿Qué pue­do ha­cer cuan­do me ace­chan los re­cuer­dos tris­tes? Ana Ma­ría

Cuan­do mi­rás atrás y re­cor­dás al­go lin­do ,¿có­mo te sen­tís? Ob­via­men­te bien, o sea que el re­cuer­do lin­do te pro­vo­ca sen­sa­cio­nes bue­nas, le das un lu­gar afec­ti­vo. Aho­ra, si te­nés un re­cuer­do tris­te, ¿có­mo lo te­nés que re­gis­trar? Ra­cio­nal­men­te. Es­to sig­ni­fi­ca que a tra­vés de lo que te pa­só, te­nés que cons­truir ha­cia ade­lan­te y pen­sar qué te en­se­ñó eso. Cuan­do lo ma­lo te sir­ve pa­ra avan­zar, ya po­dés re­cor­dar­lo des­de un pun­to de vis­ta afec­ti­vo, ya no te las­ti­ma, lo trans­for­mas­te en cre­ci­mien­to. Por ejem­plo: pres­té pla­ta y no me la de­vol­vie­ron, con es­ta si­tua­ción apren­dí a no pres­tar más pla­ta a na­die, cuan­do mi­ro ha­cia atrás el re­cuer­do no me due­le por­que lo trans­for­mé en apren­di­za­je que es la me­jor ma­ne­ra de sa­nar el pa­sa­do, no hay otra.

¿Qué su­ce­de cuan­do te­ne­mos ba­ja la es­ti­ma?

Ra­quel

En ese ca­so, por lo ge­ne­ral, se re­cu­rre a de­ter­mi­na­das ac­ti­tu­des pa­ra ocul­tar­lo, y la más fre­cuen­te es mos­trar su­pe­rio­ri­dad, “yo soy me­jor que to­do el mun­do”. En reali­dad, no exis­te el lla­ma­do “com­ple­jo de su­pe­rio­ri­dad”, el fan­fa­rrón tie­ne ba­ja es­ti­ma, el nar­ci­sis­ta no tie­ne un ex­ce­so de au­to­es­ti­ma, sino que ca­re­ce de ella, por eso ne­ce­si­ta exa­ge­rar­la. Cuan­do una per­so­na co­mien­za a lla­mar la aten­ción en un área de­ter­mi­na­da, ¡cui­da­do! ...pue­de tra­tar­se de un ca­so de ba­ja es­ti­ma. Otra con­duc­ta, tam­bién fre­cuen­te, es la evi­ta­ción, la per­so­na po­ne ex­cu­sas pa­ra no sa­lir, por­que tie­ne mie­do a la eva­lua­ción y a que­dar mal por ti­mi­dez, por mie­do a ser juz­ga­do, cri­ti­ca­do. No ne­ce­si­ta­mos ha­cer to­do bien, sino sa­ber en qué so­mos buenos y so­bre eso cre­cer, ano­tar nues­tras for­ta­le­zas es uno de los ele­men­tos que te­ne­mos pa­ra le­van­tar un po­qui­to más la es­ti­ma. To­dos ha­bla­mos, opi­na­mos, de­ci­mos, por eso te­ne­mos que to­mar con cui­da­do la mi­ra­da del otro, por­que és­ta siem­pre es sub­je­ti­va. Las res­pues­tas de Ber­nar­do Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.