Lin­da SÍ, ADIC­TA NO

Ver­nos bien, nos ha­ce sen­tir­nos bien pe­ro co­rrer de­trás de la per­fec­ción es­té­ti­ca pue­de lle­var­nos al des­equi­li­brio emo­cio­nal. Los lí­mi­tes de los es­pe­cia­lis­tas y nues­tra pro­pia de­ci­sión son las cla­ves pa­ra que la be­lle­za sea un pla­cer y no una tor­tu­ra

Mia - - BIENESTAR - Por Ale­xan­dra Zim­mer

Ya lo di­jo el no­ve­lis­ta fran­cés Émi­le Zo­la: “La be­lle­za es un

es­ta­do de áni­mo”. Fren­te al es­pe­jo, la mi­ra­da se mo­di­fi­ca se­gún có­mo nos sin­ta­mos, de acuer­do a có­mo nos es­te­mos per­ci­bien­do por den­tro.Es allí don­de los tra­ta­mien­tos de be­lle­za o las ci­ru­gías es­té­ti­cas ha­cen su ma­yor mo­di­fi­ca­ción. No lo ha­cen tan­to en el afue­ra co­mo lo lo­gran en el es­ta­do aními­co al mo­di­fi­car emo­cio­nes y pen­sa­mien­tos.

La be­lle­za y la apa­rien­cia son fac­to­res pre­pon­de­ran­tes que res­pon­den a va­lo­res so­cia­les enal­te­ci­dos en los úl­ti­mos tiem­pos. El mo­de­lo fe­me­nino se fue cons­tru­yen­do con una se­rie de exi­gen­cias, y la be­lle­za es una de ellas. Hoy en día, to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas son in­clu­si­vas. Ya no se exi­ge más una mu­jer in­te­li­gen­te o be­lla, sino que la pre­sión es to­da­vía ma- yor: se de­be ser in­te­li­gen­te y be­lla. Así es co­mo mu­chas mu­je­res que pa­san por el con­sul­to­rio de un es­pe­cia­lis­ta en es­té­ti­ca, ha­cen de su pro­pio cuer­po un he­cho es­té­ti­co, una obra ar­tís­ti­ca que nun­ca es­tá ter­mi­na­da por com­ple­to y, aun­que se ven bien, ne­ce­si­tan co­rre­gir al­gún de­ta­lle más pa­ra ver­se aún me­jor.

Si bien es im­por­tan­te pa­ra la au­to­es­ti­ma per­so­nal con­ser­var una es­té­ti­ca cui­da­da, hay cier­tos lí­mi­tes que las mu­je­res tie­nen que con­si­de­rar pa­ra no caer en un ex­ce­so es­té­ti­co. Esos son los ca­sos de las pa­cien­tes que no pue­den es­tar sin ha­cer­se “al­go”, que vi­ven pen­dien­tes de las in­no­va­cio­nes y de los tra­ta­mien­tos más avan­za­dos pa­ra ser las pri­me­ras en pro­bar­los y ob­ser­var sus re­sul­ta­dos.

Es­te des­bor­de es­té­ti­co re­sul­ta per­ju- di­cial por­que do­mi­na y ri­ge las emo­cio­nes. Ya no ac­túa co­mo un com­ple­men­to pa­ra que la per­so­na re­afir­me su con­fian­za al ver­se bien, sino que se con­vier­te en el eje con­duc­tor de su exis­ten­cia, se vi­ve por y pa­ra la es­té­ti­ca.

Hay al­gu­nos in­di­cios que per­mi­ten de­tec­tar cuán­do la es­té­ti­ca se con­vier­te en una ob­se­sión:

El en­ve­je­ci­mien­to ate­rra y la má­xi­ma es “ju­ven­tud pa­ra siem­pre”. Por su­pues­to que to­das sa­be­mos que es­to es im­po­si­ble y que el pa­so del tiem­po es inevi­ta­ble. Sin em­bar­go, po­de­mos es­tar be­llas lu­cien­do nues­tra edad, sin tra­tar de apa­ren­tar una ju­ven­tud inexis­ten­te, for­za­da y an­ti­na­tu­ral.

La búsqueda cons­tan­te de la im­per­fec­ción pa­ra po­der co­rre­gir­la. Es­tas mu­je­res se con­vier­ten en in­ves­ti­ga­do- ras in­can­sa­bles, aten­tas a to­do cam­bio cor­po­ral, co­no­cen al de­ta­lle su fí­si­co y no­tan ca­da arru­ga nue­va, la apa­ri­ción de flac­ci­dez, nue­va adi­po­si­dad, etc.

La in­sa­tis­fac­ción: aun­que se lo­gre ese cam­bio es­té­ti­co que se que­ría, aun­que en un pri­mer mo­men­to se sien­ta fe­li­ci­dad por la trans­for­ma­ción, es­to no per­ma­ne­ce por mu­cho tiem­po. En el cor­to pla­zo, vuel­ven a sen­tir­se in­sa­tis­fe­chas por­que no sien­ten te­ner el cuer­po que desean.

Es­te ti­po de pa­cien­tes buscan cambios cor­po­ra­les que son de­ma­sia­do drás­ti­cos, in­ten­sos e irre­vo­ca­bles. En es­tas si­tua­cio­nes, es el pro­fe­sio­nal de la es­té­ti­ca el que de­be mar­car el lí­mi­te y ex­pli­car por qué no es re­co­men­da­ble so­me­ter­se a de­ter­mi­na­do procedimiento o in­ter­ven­ción. Es­ta es la ta­rea de un es­pe­cia­lis­ta se­rio, com­pro­me­ti­do y en­fo­ca­do en el bie­nes­tar es­té­ti­co, emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­co de sus pa­cien­tes. De na­da sir­ve com­pla­cer los re­que­ri­mien­tos de una mu­jer adic­ta a la es­té­ti­ca, si no com­pren­de­mos el da­ño que es­tas trans­for­ma­cio­nes pue­den pro­vo­car­le en su per­cep­ción cor­po­ral y en sus emo­cio­nes.

Los pa­cien­tes que no en­cuen­tran un to­pe a la es­té­ti­ca, sue­len recorrer un con­sul­to­rio tras otro por­que no acep­tan un no por res­pues­ta. En ge­ne­ral, son tra­ta­das por va­rios pro­fe­sio­na­les has­ta que en­cuen­tran aquel que las con­sien­te, aún en per­jui­cio de su sa­lud emo­cio­nal y fí­si­ca. Es­tá cla­ro que no pue­den in­ter­pre­tar que una ne­ga­ti­va es pa­ra su be­ne­fi­cio y que tie­ne una ra­zón de ser ba­sa­do en un ca­non es­té­ti­co, mé­di­co y pro­fe­sio­nal.

BBue­nos ca­mi­nos i

Hay pro­duc­tos y pro­ce­di­mien­tos que son sa­lu­da­bles al mo­men­to de op­tar por un cam­bio es­té­ti­co y no ne­ce­si­ta­mos ser es­pè­cia­lis­tas. Te­nien­do en cuen­ta al­gu­nas va­ria­bles se­gu­ras, po­dre­mos en­con­trar­los.

Que sea mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo

Es­to ga­ran­ti­za que la pa­cien­te se vea y se sien­ta bien con pro­ce­di­mien­tos pe­que­ños. A su vez, no im­pli­can gran­des cambios sino que buscan una me­jor ver­sión de esa per­so­na sin cor­tes, pun­tos, re­po­so ni qui­ró­fa­nos. Al­gu­nos ejem­plos:

Car­bo­xi­te­ra­pia: da re­sul­ta­dos óp­ti­mos y las pa­cien­tes que la han pro­ba­do ad­vier­ten las di­fe­ren­cias por­que la ce­lu­li­tis es ca­da vez me­nos per­cep­ti­ble. Con­sis­te en in­yec­tar el gas del dió­xi­do de car­bono en la piel, ge­ne­ran­do cambios en la textura.

Ozonoterapia: el ozono tie­ne un efec­to re­ge­ne­ra­dor de las cé­lu­las. Su al­ta ca­pa­ci­dad re­no­va­do­ra de la piel se de­be a que pue­de trans­por­tar oxí­geno in­clu­so a los ca­pi­la­res más pe­que­ños. Asi­mis­mo, pre­vie­ne el es­trés oxi­da­ti­vo y, por en­de, el en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar pre­ma­tu­ro de zo­nas le­sio­na­das.

Elec­tro­po­ra­ción: se la co­no­ce co­mo la me­so­te­ra­pia vir­tual y su fi­na­li­dad con­sis­te en abrir los ca­na­les in­tra­ce­lu­la­res pa­ra in­tro­du­cir ac­ti­vos de sus­tan­cias cos­mé­ti­cas que re­vi­ta­li­cen la piel.

Que se reab­sor­ba

Es­te pun­to es esen­cial, pues­to que si des­pués de rea­li­zar un retoque no se es­tá del to­do con­for­me, es­tá la ga­ran­tía de que ese re­lleno se reab­sor­be­rá, vol­vien­do la piel al es­ta­do na­tu­ral. Por el con­tra­rio, si el efec­to del re­lleno des­apa­re­ce y lo con­si­de­rá­ba­mos es­té­ti­co, es po­si­ble vol­ver a apli­car­lo. Por ejem­plo, es­to su­ce­de con:

Bo­tox: es el re­lleno ideal pa­ra com­ba­tir arru­gas fa­cia­les, y uno de los más uti­li­za­dos en to­do el mun­do. Co­rri­ge arru­gas le­ves y pro­fun­das, y tam­bién las pre­vie­ne. Con el trans­cur­so del tiem­po se reab­sor­be y, por es­te mo­ti­vo, re­quie­re nue­vas apli­ca­cio­nes.

Áci­do hia­lu­ró­ni­co: se uti­li­za pa­ra bo­rrar arru­gas, lo­gran­do una piel ter­sa y re­ju­ve­ne­ci­da, pe­ro tam­bién pa­ra dar vo­lu­men a cier­tas zo­nas del ros­tro, ta­les co­mo la­bios, men­tón o pó­mu­los. A tra­vés de in­fil­tra­cio­nes pe­que­ñas, se co­lo­ca en el ros­tro de la pa­cien­te una ver­sión “den­sa” o una ver­sión “flui­da” de es­te pro­duc­to. La pri­me­ra re­quie­re re­to­ques lue­go de los seis me­ses de la apli­ca­ción, mien­tras que la se­gun­da se pue­de vol­ver a uti­li­zar a par­tir de los tres me­ses.

Que ten­ga en cuen­ta el gra­do de avan­ce de la pa­to­lo­gía

Sig­ni­fi­ca apli­car el procedimiento co­rrec­to, siem­pre que sea po­si­ble, de me­nor a ma­yor. Es de­cir que los tra­ta­mien­tos se­rán más in­ten­sos si la pa­to­lo­gía es se­ve­ra o mo­de­ra­dos si la pa­to­lo­gía es le­ve. Por ejem­plo:

Ra­dio­fre­cuen­cia: ac­ti­va las fi­bras de co­lá­geno y elas­ti­na, y así co­rri­ge vi­si­ble­men­te la textura. El plus es que ade­más de in­fluir en la ca­li­dad de la piel, re­afir­ma y mo­de­la zo­nas cor­po­ra­les que tien­den a la flac­ci­dez y a la acu­mu­la­ción de adi­po­si­dad. Se uti­li­za pa­ra ce­lu­li­tis en gra­do le­ve.

Plas­ma en­ri­que­ci­do con fac­to­res de cre­ci­mien­to. La piel que­da ter­sa y lla ce­lu­li­tis, in­clu­so la más mar­ca­da, se ate­núa vi­si­ble­men­te. Se rea­li­za una ex­trac­ción de san­gre de la pro­pia pa­cien­te, que se cen­tri­fu­ga pa­ra se­pa­rar el plas­ma y lue­go re­in­tro­du­cir­lo en la piel afec­ta­da por me­dio de mi­cro­iny ec­cion­nes. Se uti­li­za pa­ra ce­lu­li­tis avan­za­da.

Que la pa­cien­te lo pue­da apre­ciar ddes­de la pri­me­ra se­sión

Si bien es­te ti­po de pro­ce­di­mien­tos ha­bi­tual­men­te re­quie­re de va­rias se­sio­nes, si la pa­cien­te no­ta di­fe­ren­cias des­de la pri­me­ra se­sión, con­ti­nua­rá el tra­ta­mien­to has­ta el fi­nal y lo­gra­rá me­jo­res re­sul­ta­dos. Por ejem­plo:

Me­so­te­ra­pia: es la téc­ni­ca que uti­lli­za mi­cro­in­yec­cio­nes que in­cor­po­ran een la piel co­lá­geno y elas­ti­na. De es­te mo­do, el te­ji­do cu­tá­neo se re­cu­pe­ra, se tensa y re­nue­va su apa­rien­cia.

Elec­tro­es­ti­mu­la­ción con on­das ru

sas: com­ba­te la flac­ci­dez que pro­vo­ca la ce­lu­li­tis por me­dio de ven­to­sas con elec­tro­dos que en­vían pe­que­ñas des­car­gas eléc­tri­cas pa­ra ge­ne­rar con­trac­ción mus­cu­lar, dan­do fir­me­za y to­ni­fi­ca­ción.

Dre­na­je lin­fá­ti­co ma­nual: su fun­ción es la de ac­ti­var va­sos y gan­glios lin­fá­ti­cos con el ob­je­ti­vo de pro­vo­car la eli­mi­na­ción del ex­ce­so de lí­qui­do. Se rea­li­za en for­ma suave y de ma­ne­ra muy es­pe­cí­fi­ca, cui­dan­do la piel de la pa­cien­te.

Pre­so­te­ra­pia se­cuen­cial: ac­túa rea­li­zan­do un procedimiento si­mi­lar al del dre­na­je lin­fá­ti­co pe­ro en for­ma me­cá­ni­ca, con un sis­te­ma de bo­tas neumáticas que se in­flan y des­in­flan. De es­ta ma­ne­ra se eli­mi­nan lí­qui­dos y tam­bién gra­sas que se des­pi­den en la ori­na, y al mis­mo tiem­po se mo­de­lan las pier­nas y se me­jo­ra la cir­cu­la­ción.

Fo­to: www.huf­fing­ton­post.co.uk

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.