¿ Qué te DE­CÍS?

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - por Gra­cie­la Mo­res­chi

Có­mo te es­tás con­tan­do lo que te ocu­rre? Tu re­la­to es­tá de­ter­mi­nan­do tus sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes. Pres­ta aten­ción a lo que di­ces y a có­mo lo di­ces, allí es­tá la cla­ve.

So­mos se­res hu­ma­nos por­que po­see­mos len­gua­je, que es lo que es­truc­tu­ra nues­tra cul­tu­ra y tam­bién nues­tra psi­que. Cuan­do una ma­dre nom­bra las ne­ce­si­da­des o es­ta­dos de áni­mo del ni­ño lo es­tá su­mer­gien­do en un mun­do de sig­ni­fi­ca­dos. Con pa­la­bras, le de­vuel­ve la ima­gen que tie­ne de él y lo ayu­da a cons­truir su iden­ti­dad: eres lin­do, tra­vie­so, bueno, ca­pri­cho­so, mal edu­ca­do, re­bel­de, in­so­por­ta­ble. Si tu­vié­ra­mos pre­sen­te el pe­so de nues­tras pa­la­bras en lu­gar de fi­jar los ca­li­fi­ca­ti­vos al ser, cam­bia­ría­mos la ex­pre­sión por: te com­por­tas de ma­ne­ra in­so­por­ta­ble, ca­pri­cho­sa…

NNo so­lol dda­mos nom­breb a ca­dad co­sa ddell mun­dod e idi­den­ti­dad a las per­so­nas que se mi­ran en nues­tros co­men­ta­rios, sino que, a tra­vés del len­gua­je, trans­mi­ti­mos nues­tra ma­ne­ra de ver el mun­do. Al­gu­nos di­rán que los va­lo­res o las creen­cias se trans­mi­ten con el ejem­plo, las con­duc­tas; y tie­nen ra­zón. To­dos sa­be­mos que los dis­cur­sos pue­den ser men­ti­ro­sos; ca­da día es­cu­cha­mos con más fre­cuen­cia pa­la­bras va­cia­das de sen­ti­do. Se ha­bla pa­ra no de­cir na­da. Pe­ro ese ejem­plo tam­bién pue­den ser pa­la­bras, no las de los dis­cur­sos sino pe­que­ñas fra­ses o res­pues­tas que da­mos a ca­da co­sa. Ellas trans­mi­ten nues­tra apre- cia­ción del mun­do y ni si­quie­ra so­mos cons­cien­tes de ellas por­que son ex­pre­sio­nes au­to­má­ti­cas. Cuan­do de­ci­mos: “¡Me hi­cis­te ti­rar el fras­co de mer­me­la­da!”, es­ta­mos trans­mi­tien­do que no so­mos res­pon­sa­bles de nues­tros ac­tos y que, ade­más, nos pue­de in­fluen­ciar cual­quier co­sa que ha­ga el otro. Quien di­ce: “Pa­re­ce

que el uni­ver­so es­tá en mi con­tra”, da una idea de pa­si­vi­dad y vic­ti­mi­za­ción an­te la vi­da.

“Si otros pue­den, tú pue­des” es una afir­ma­ción que le ha­ce creer al ni­ño que to­do lo que uno se pro­po­ne de­be­ría lo­grar­lo. Pa­ra es­te no exis­ten las di­fe­ren­cias ni los lí­mi­tes.

Es­cu­cha­mos fra­ses de es­te ti­po des­de nues­tra más tier­na in­fan­cia. Ellas crea­ron nues­tro mun­do o, pa­ra se­ser más pre­ci­sos, nos mos­tra­ron una ma­ne­ra de in­ter­pre­tar­lo. Des­pués, las ex­pe­rien­cias de la vi­da y nues­tra ca­pa­ci­dad re­fle­xi­va nos per­mi­tir­ti­rán con­fir­mar o con­tra­de­cir es­te mo­de­lo. Lo imim­por­tan­te es ser cons­cien­tes de có­mo so­mos inin­flui­dos por nues­tra ma­ne­ra de ex­pre­sar­nos, al pun­to que es­tas dis­tor­sio­nes del len­gua­je te­ter­mi­nan cons­tru­yen­do un ma­pa de la reali­dad qque, a ve­ces, es muy dis­fun­cio­nal.

Te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que la ma­ne­ra de ex­pre­sar­nos in­flu­ye en nues­tra psi­que. Si de­ci­mos que al­go es “tre­men­do”, la men­te reac­cio­na­rá co­mo si en ver­dad lo fue­ra, no cues­tio­na­rá el gra­do de ve­ra­ci­dad de la ex­cla­mac­ción. Por lo ge­ne­ral, cuan­do al­guien nos ha­ce ver nues­tras exa­ge­ra­cio­nes, nos jus­ti­fi­ca­mos di­cien­do: “Es una for­ma de de­cir”.

Sin em­bar­go, cuan­do una ex­pre­sión se ha­ce re­pe­ti­ti­va, va crean­do una ima­gen dis­tor­sio­na­da del mun­do in­terno y si te­ne­mos en cuen­ta que reac­cio­na­mos a la re­pre­sen­ta­ción que nos ha­ce­mos de una si­tua­ción y no a lla si­tua­ción real, las con­se­cuen­cias que es­to pue­de te­ner en el víncu­lo son evi­den­tes. Del li­bro “Si el otro cam­bia­ra. ¿Por qué cons­trui­mos víncu­los que nos atra­pan?”, de Gra­cie­la Mo­res­chi, Edi­cio­nes Urano:

edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.