El po­der del signo lu­nar

La Lu­na es el pla­ne­ta de las mu­je­res, co­no­cer el signo y la ca­sa en los que es­ta­ba a al mo­men­to de na­cer, re­ve­la nues­tro mun­do emo­cio­nal. Te en­se­ña­mos a con­se­guir tu car­ta as­tral en in­ter­net pa­ra que te co­noz­cas más

Mia - - REVELACIONES -

La Lu­na es el pla­ne­ta fuer­te pa­ra las mu­je­res, así co­mo Mar­te es el de los hom­bres. Es­to no in­di­ca que los cuer­pos ce­les­tes no im­pac­ten en am­bos gé­ne­ros, pe­ro mien­tras en no­so­tras ma­ne­ja los hi­los de la emo­ti­vi­dad pro­fun­da, en ellos da pis­tas so­bre la mu­jer que le pre­sen­ta­rían a su ma­dre, aque­llo que los ha­ce sen­tir co­bi­ja­dos o les due­le.

Des­de muy tem­prano, la vi­da de las mu­je­res es­tá sig­na­da por la Lu­na. Nos atra­vie­sa des­de la mens­trua­ción al par­to, pe­ro, fun­da­men­tal­men­te es la que mue­ve nues­tras emo­cio­nes con la ma­dre in­ter­na, no la real, sino la que ar­ma­mos den­tro de la men­te, que es la que nos re­la­cio­na con la bio­ló­gi­ca. Ve­mos a nues­tras ma­dres y cria­mos a nues­tro hi­jos bajo la in­fluen­cia de es­te pla­ne­ta. La Lu­na se nos ve en con quién nos ca­sa­mos, có­mo su­fri­mos, de­co­ra­mos la ca­sa o le da­mos de co­mer a los ni­ños. Es la mu­jer que real­men­te so­mos y que no de­ja­mos sa­lir, que nos asus­ta por den­tro, nos de­fien­de y po­ne el gri­to en el cie­lo cuan­do al­go no nos gus­ta, aun­que sea una pe­que­ñez pa­ra los otros.

Co­no­cer nues­tro signo lu­nar ayu­da a que nos en­ten­da­mos con esa ma­dre in­ter­na, que de­je­mos de pe­lear­nos con ella y la in­te­gre­mos pa­ra dar a luz a la mu­jer ver­da­de­ra que so­mos. Con la Lu­na po­de­mos tra­ba­jar nues­tras emo­cio­nes os­cu­ras y apo­yar­nos en las po­si­ti­vas, po­de­mos me­jo­rar nues­tras re­la­cio­nes afec­ti­vas y has­ta nues­tra sa­lud emo­cio­nal.

Por­que so­mos mu­je­res, co­no­cer acer­ca del signo lu­nar, ade­más del so­lar, es la me­jor ma­ne­ra de ser nues­tras pro­pias ma­dres y gu­rúes.

El signo de tu Lu­na Na­tal te di­ce có­mo es tu ma­dre in­te­rior.

En Aries

Tie­ne una ma­dre va­lien­te, apu­ra­da, ex­pe­di­ti­va, fu­ri­bun­da o gri­to­na, que es­tá siem­pre al fren­te de to­do, de­fien­de y sal­va a su pro­le. La re­la­ción ma­dre-hi­jo es ti­ran­te, tensa. Su la­do os­cu­ro es la vio­len­cia, la fu­ria, la ira, los gol­pes, la agre­si­vi­dad ma­ni­fies­ta y la­ten­te. Las emo­cio­nes y es­ta­dos ron­dan la an­sie­dad, el atro­pe­llo, los im­pul­sos ins­tin­ti­vos e in­tui­ti­vos de li­be­ra­ción, de­fen­sa y be­li­co­si­dad. Y tam­bién la ale­gría de sen­tir­se li­bre. De ella se apren­de a ini­ciar y em­pren­der, so­lo, in­de­pen­dien­te­men­te, con fuer­za y si­guien­do las pro­pias pa­sio­nes. Ella brin­da e ins­pi­ra gran em­pu­je, co­ra­je y ca­pa­ci­dad pa­ra ir ade­lan­te. ¿Qué ne­ce­si­ta?: adre­na­li­na, ac­ción, ba­ta­lla. ¿Qué de­fien­de?: su impulso, su vi­ta­li­dad, su cuer­po. ¿Có­mo se de­fien­de?: ac­cio­nan­do, sa­bien­do que la me­jor de­fen­sa es un ataque. ¿De qué se de­fien­de?: del en­cie­rro, del pa­sa­do, de las ata­du­ras.

En Tau­ro

Tie­ne una ma­dre pro­vee­do­ra que le sa­tis­fa­ce to­das sus ne­ce­si­da­des y más. Tra­ba­ja­do­ra, ter­ca, ca­be­za du­ra,

no da el bra­zo a tor­cer ni por aso­mo. Ama la na­tu­ra­le­za, le cues­tan los cambios, pre­fie­re la cal­ma del ho­gar, la co­mi­da len­ta y la se­gu­ri­dad del con­fort, los bie­nes ma­te­ria­les y el di­ne­ro. La re­la­ción ma­dre- hi­jo pue­de es­tan­car­se y no ir ni pa­ra atrás ni pa­ra ade­lan­te, va sin avi­sar a la ca­sa de su hi­jo, le lle­na el free­zer. Su la­do os­cu­ro es no dar na­da. Su ma­yor de­fec­to es la po­se­si­vi­dad dan­do sin que le pi­dan na­da por sa­tis­fa­cer­se a sí mis­ma. Sus emo­cio­nes y es­ta­dos ron­dan la tran­qui­li­dad, has­ta que un re­vés le pro­vo­ca tal enojo que la si­tua­ción se tor­na pe­li­gro­sa e in­ten­sa. De ella se apren­de tem­prano a co­nec­tar­se con el pla­cer tan­to co­mo con las obli­ga­cio­nes. omo vehícu­lo de la vi­da que es. ¿Qué ne­ce­si­ta?: el con­di­men­to de la se­gu­ri­dad ma­te­rial y la co­mi­da abun­dan­te. ¿Qué de­fien­de?: to­do lo que po­see, di­ne­ro, va­lo­res ma­te­ria­les, per­so­nas que ama. ¿Có­mo se de­fien­de?: acu­mu­lan­do, con­su­mien­do, co­ci­nan­do, co­mien­do, aho­rran­do. ¿De qué se de­fien­de?: de la ca­ren­cia y la po­bre­za; del apu­ro y lo va­cío.

En Gé­mi­nis

Tie­ne una ma­dre mo­ve­di­za, par­lan­chi­na, que ama via­jar, es­cri­bir, apren­der. La re­la­ción ma­dre-hi­jo flu­ye por­que ha­blan to­do, so­bre­vue­lan los pro­ble­mas, com­par­ten lecturas, via­jes, jue­gos.

Su la­do os­cu­ro es vi­vir a dos pun­tas, la ma­nía por el chisme. Sus emo­cio­nes y es­ta­dos de áni­mo van de un ex­tre­mo al otro, de la ale­gría al mal­hu­mor. De ella se apren­de a des­pe­gar y des­ape­gar­se de lo que ata o com­pri­me, a va­lo­rar la ne­ce­si­dad de desa­rro­llar la in­di­vi­dua­li­dad y li­ber­tad. En­se­ña que los li­bros no muer­den, pe­ro que tam­bién exis­ten otras for­mas de apren­der, co­mo las re­la­cio­nes, los ni­ños, la na­tu­ra­le­za, los via­jes. ¿ Qué ne­ce­si­ta?: li­bros, jue­go, es­tu­dio. ¿ Qué de­fien­de?: su men­te, su ce­re­bro, su mo­vi­li­dad. ¿ Có­mo se de­fien­de?: es­ca­bu­llén­do­se, ca­mu­flán­do­se; es­tu­dian­do eter­na­men­te. ¿ De qué se de­fien­de?: de la ig­no­ran­cia, los víncu­los as­fi­xian­tes, de quie­nes pro

hí­ben co­sas.

En Cán­cer

Ate­so­ra el ar­que­ti­po de la Gran Ma­dre co­mo su pro­pia ma­dre. Es afec­tuo­sa, cui­da­do­sa y pro­tec­to­ra, a ve­ces so­bre­pro­tec­to­ra. La re­la­ción ma­dre- hi­jo es de abra­zos y mi­mos, pe­ro a ve­ces el hi­jo ne­ce­si­ta un po­co de ai­re. Su la­do os­cu­ro es el en­cie­rro, no de­jar sa­lir a cre­cer. Sus emo­cio­nes y es­ta­dos de áni­mo son ci­clo­tí­mi­cos y cam­bian­tes. De ella se apren­de a ser res­pon­sa­ble afec­ti­va­men­te. ¿ Qué ne­ce­si­ta?: fa­mi­lia, per­te­nen­cia, ho­gar se­gu­ro. ¿ Qué de­fien­de?: su ho­gar, su pro­le, su pri­va­ci­dad e in­ti­mi­dad. ¿ Có­mo se de­fien­de?: le­van­tan­do de­fen­sas, po­nien­do ce­rro­jos, can­da­dos. ¿ De qué se de­fien­de?: del des­arrai­go, lo des­co­no­ci­do, ex­terno, le­jano, fu­tu­ro; y de

las agre­sio­nes.

En Leo

Tie­ne una ma­dre que lo em­pu­ja a con­ver­tir­se en di­va, es­tre­lla de ci­ne o el úni­co. La re­la­ción ma­dre- hi­jo es asi­mé­tri­ca, el hi­jo se sien­te un rey. Su la­do os­cu­ro es el des­me­di­do abu­so de su ego, se preo­cu­pa por sí mis­ma y quie­re rea­li­zar­se a tra­vés del hi­jo. Sus emo­cio­nes y es­ta­dos son de so­le­dad, va­cío, an­gus­tia. De ella se apren­de a ha­blar y ser es­cu­cha­do, a ser re­co­no­ci­do. ¿ Qué ne­ce­si­ta?: mi­ra­das. ¿ Qué de­fien­de?: su lu­gar, su ego, su co­ro­ni­ta, el re­co­no­ci­mien­to. ¿ Có­mo se de­fien­de?: mi­rán­do­se al es­pe­jo y re­for­zan­do aún más su au­to­es­ti­ma. ¿ De qué se de­fien­de?: de la so­le­dad, el en­cie­rro, la me­dio­cri­dad, la ru­ti­na y la

ex­cen­tri­ci­dad.

En Vir­go

Tie­ne una ma­dre efi­cien­te, per­fec­cio­nis­ta, con­tro­la­do­ra. La re­la­ción ma­dre- hi­jo tie­ne sus be­mo­les, por­que al con­tro­lar to­do, se pier­de es­pon­ta­nei­dad en la co­mu­ni­ca­ción. Su la­do os­cu­ro es la crí­ti­ca mor­daz y so­ca­rro­na. Sus emo­cio­nes que­dan re­le­ga­das pa­ra po­der ha­cer su tra­ba­jo. Sue­le es­tar en es­ta­do de ten­sión. De ella se apren­de a se­pa­rar la pa­ja del tri­go, in­ci­ta al or­den y la me­ticu­losi­dad. ¿ Qué ne­ce­si­ta?: lim­pie­za, or­den, tra­ba­jo, sa­lud. ¿ Qué de­fien­de?: su tra­ba­jo, que to­do es­té en su lu­gar; su sa­lud psi­co-fí­si­ca. ¿ Có­mo se de­fien­de?: ocu­pán­do­se más, or­de­nan­do, de­ta­llan­do. ¿ De qué se de­fien­de?: de las per­so­nas al­te­ra­das, des­or­de­na­das y caó­ti­cas; de

ser pres­cin­di­ble.

En Li­bra

Tie­ne una ma­dre ama­ble, co­que­ta, que va­lo­ra la be­lle­za, el ar­te. Es di­plo­má­ti­ca y le es­ca­pa al con­flic­to. La re­la­ción ma­dre- hi­jo es flui­da, agra­da­ble. Su la­do os­cu­ro es de­cir siem­pre que sí. Sus emo­cio­nes ron­dan los es­ta­dos de con­tem­pla­ción que le pro­vo­can dis­trac­ción de las obli­ga­cio­nes ho­ga­re­ñas. De ella se apren­de a lle­var una son­ri­sa en los la­bios aun en si­tua­cio­nes crí­ti­cas. ¿ Qué ne­ce­si­ta?: quie­tud, cal­ma, cortesía, lo for­mal y lo neu­tro. ¿ Qué de­fien­de?: a los de­más; su cal­ma in­te­rior, su or­den em­be­lle­ci­do por el ar­te, la mú­si­ca, el buen gus­to.

¿ Có­mo se de­fien­de?: son­rien­do con eva­si­vas o mue­cas ati­na­das pe­ro es­te­reo

ti­pa­das.

¿ De qué se de­fien­de?: de los con­flic­tos, la crí­ti­ca, las si­tua­cio­nes des­agra­da­bles,

las per­so­nas exal­ta­das.

En Es­cor­pio

Tie­nen una ma­dre que, por las du­das, su­fre, se an­ti­ci­pa a los peo­res acon­te­ci­mien­tos, es apa­sio­na­da, ab­ne­ga­da, so­bre­pro­tec­to­ra, con­tro­la­do­ra. La re­la­ción ma­dre- hi­jo es rís­pi­da, di­fí­cil, sin es­pon­ta­nei­dad. Su la­do os­cu­ro es vic­ti­mi­zar o vic­ti­mi­zar­se. Sus emo­cio­nes y es­ta­dos van de las pro­fun­di­da­des más hon­das a las al­tu­ras más ele­va­das. De ella se apren­de a ser cau­te­lo­so, pro­fun­do, per­cep­ti­vo. ¿ Qué ne­ce­si­ta?: in­ten­si­dad en el pla­cer, el do­lor o el su­fri­mien­to. ¿ Qué de­fien­de?: su in­ti­mi­dad, sus se­cre­tos, su mun­do in­te­rior. ¿ Có­mo se de­fien­de?: con uñas y dien­tes, lcrí­ti­cas des­truc­ti­vas, cul­pan­do a otros

o ex­plo­tan­do de ra­bia.

¿ De qué se de­fien­de?: de quie­nes osan pa­sar las va­llas de su li­ber­tad o pri­va

ci­dad.

En Sa­gi­ta­rio

Tie­ne una ma­dre per­mi­si­va, idea­lis­ta, guía, se la pa­sa acon­se­jan­do be­ne­fi­cio­sa­men­te con al­go es­pe­cial pa­ra ca­da eta­pa de la vi­da. La re­la­ción ma­dre- hi­jo es un apren­di­za­je cons­tan­te en sus dis­tin­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes. Su la­do os­cu­ro es ha­cer­le creer a su hi­jo que to­da esa li­ber­tad que él sien­te se la brin­da y re­ga­la ella. De ella se apren­de a con­fiar, trans­mi­tir. ¿ Qué ne­ce­si­ta?: sa­ber, co­no­cer, leer, via­jar. ¿ Qué de­fien­de?: su dog­ma ac­tual, su tiem­po li­bre, la li­ber­tad pa­ra via­jar, co­no­cer,

leer y apren­der.

¿ Có­mo se de­fien­de?: con eva­si­vas so­ber­bias lle­nas de sen­ti­do y con­te­ni­do, ne

gan­do la reali­dad.

¿ De qué se de­fien­de?: de la ig­no­ran­cia y la me­dio­cri­dad.

En Ca­pri­cor­nio

Tie­ne una ma­dre que cal­cu­la su ac­cio­nar, exi­gen­te, abs­trac­ta, po­co afec­tuo­sa pe­ro muy pro­pi­cia­do­ra de la in­de­pen­den­cia per­so­nal. La re­la­ción ma­dre- hi­jo es se­ria, prio­ri­za y pro­mue­ve la exi­gen­cia, el tra­ba­jo, la ma­du­rez, el es­fuer­zo. Su la­do os­cu­ro es el dis­tan­cia­mien­to y la frial­dad. Sus emo­cio­nes y es­ta­dos de áni­mo que­dan den­tro de un blo­que de hie­lo. De ella se apren­de a es­ca­lar po­si­cio­nes, a di­fe­ren­ciar­se de lo or­di­na­rio en pos de lo ex­tra­or­di­na­rio. ¿ Qué ne­ce­si­ta?: es­truc­tu­ra de sos­tén y apo­yo. ¿ Qué de­fien­de?: su tiem­po, sus ga­nan­cias, sus es­fuer­zos y de­sa­fíos in­di­vi­dua­les. ¿ Có­mo se de­fien­de?: con pru­den­cia, dis­tan­cián­do­se. ¿ De qué se de­fien­de?: de llo­rar; del desa­tino, lo su­per­fluo o inú­til a sus pro­yec­tos,

de pe­dir ayu­da.

En Acua­rio

Tie­ne una ma­dre que es li­bre y fo­men­ta la li­ber­tad en sus hi­jos aun des­de muy pe­que­ños, los de­ja so­los o acom­pa­ña­dos y se va a ha­cer la su­ya. La re­la­ción ma­dre-hi­jo es dis­ten­di­da, aun cuan­do el hi­jo le re­cla­me aten­ción o cui­da­dos. Sus emo­cio­nes y es­ta­dos de áni­mo son una sor­pre­sa a ca­da ins­tan­te. De ella se apren­de a ser in­de­pen­dien­te, a tra­ba­jar en co­sas po­co co­mu­nes. ¿ Qué ne­ce­si­ta?: li­ber­tad. ¿ Qué de­fien­de?: la ur­gen­cia de sus uto­pías e idea­les, ge­ne­ral­men­te van­guar­dis­ta

o anacró­ni­cos.

¿ Có­mo se de­fien­de?: des­ape­gán­do­se, yén­do­se a otro lu­gar, cor­tan­do re­la­cio­nes o pro­ce­sos que fun­cio­nan bien.

¿ De qué se de­fien­de?: de lo pa­sa­do y de quie­nes atra­pan con el afec­to, lo fa­mi­liar, con­yu­gal o ins­ti­tu­cio­nal.

En Pis­cis

Cuan­do se na­ce con es­ta Lu­na en la car­ta na­tal, la ma­dre es so­ña­do­ra y ha­bla de sus sue­ños co­mo si fue­ran la reali­dad. La re­la­ción ma­dre- hi­jo tien­de a ser flui­da, sim­bió­ti­ca, ar­mo­nio­sa, amo­ro­sa. Su la­do os­cu­ro es el en­ga­ño, las adic­cio­nes. Sus emo­cio­nes y es­ta­dos de áni­mo son to­dos los po­si­bles que pue­dan ima­gi­nar­se. De ella se apren­de a no ser siem­pre tan rea­lis­ta, a per­se­guir los sue­ños ¿ Qué ne­ce­si­ta?: la co­mún-unión con los de­más. ¿ Qué de­fien­de?: lo su­til, sus sue­ños, su sen­si­bi­li­dad y es­pi­ri­tua­li­dad. ¿ Có­mo se de­fien­de?: con adic­cio­nes, es­con­dién­do­se, me­di­tan­do, re­zan­do. ¿ De qué se de­fien­de?: de la xe­no­fo­bia, la in­di­fe­ren­cia y el desamor.

Del li­bro Lu­ná­ti­ca. En­sa­yo so­bre la Lu­na. La ener­gía

as­tro­ló­gi­ca más an­ti­gua en los se­res hu­ma­nos, de Mimy Ci­roc­co, Edi­cio­nes Urano www.edi­cio­ne­su­rano.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.