En las ca­sas as­tra­les

Mia - - REVELACIONES -

En ca­sa 2

En ca­sa 3

En ca­sa 4

En ca­sa 5

En ca­sa 6

El lu­gar de la Lu­na na­tal en las Ca­sas te in­di­ca la ener­gía co­con la que con­tá­tás y el ám­bi­to de la a vvi­da en el que te inflflu in­fluen­cia.

En ccasa 1

La Lu­nLu­na­na ubi­ca­da allí au­men­ta­men­ta la ee­nee­ner­gía del ca­lo­rro­jo-ro­jo- fue­go- pa­sió­pa­sión,n, con cua­li­da­des qque se tra­du­cen en una eme­mo­cio­na­li­dad ard­dien­te, pa­sio­nal,l en­fo­ca­daf d en llo que quie­re, sin ddi­fe­ren­ciarf en­tre de­seo y ne­ce­si­dad y con gran ím­pe­tu pa­ra ges­tar cual­quier co­sa que sur­ja en el área de sus in­ten­cio­nes. La per­so­na no se re­co­no­ce en es­ta des­crip­ción, pe­ro los de­más sí la ven así, cui­da­do­sa y nu­tri­cia aun­que apu­ra­da e im­pa­cien­te.

La Lu­na en es­ta ca­sa re­pre­sen­ta, des­de an­tes de na­cer, la ne­ce­si­dad de ase­gu­rar­se con­cre­ta­men­te en la vi­da. Tie­ne mu­chas ca­pa­ci­da­des y re­cur­sos pa­ra ges­tar y re­la­cio­nar­se muy bien con la va­lo­ra­ción de lo pro­pio y lo lo­gra a tra­vés de po­seer u ob­te­ner, te­ner, jun­tar, con­su­mir, pa­ra es­tar y sen­tir­se bien. Si bien es­tá sa­tis­fe­cha y tie­ne ya lo que ne­ce­si­ta, siem­pre quie­re más.

Cuan­do al­guien na­ce con la Lu­na en es­ta ca­sa, tie­ne va­rias per­so­nas que ha­cen de ma­dres o her­ma­nos a los que tra­ta co­mo a hi­jos. Por el con­tra­rio, tam­bién pue­de sen­tir­se co­mo una ni­ña y son los más gran­des quie­nes lo cui­dan. Es una Lu­na ges­ta­do­ra de ideas, cambios, mu­dan­zas, via­jes cor­tos de ida y vuel­ta. Tie­ne mu­cha in­for­ma­ción, pa­pe­les, jue­gos, via­jes, es­tu­dios, her­ma­nos, pri­mos, co­le­gas, re­la­cio­nes pú­bli­cas, mo­vi­mien­tos, mu­dan­zas y to­do eso lo ali­men­ta a la vez que ali­men­ta a otros.

En es­ta ca­sa, la Lu­na pro­mue­ve la me­mo­ria y la pre­sen­cia fuer­te de la ma­dre o fi­gu­ras pro­tec­to­ras, la vi­da fa­mi­liar, la his­to­ria pro­pia, cul­tu­ral o an­ces­tral. Hon­ra los la­zos con­san­guí­neos con su­ma con­fian­za, tan­to su as­cen­den­cia co­mo su des­cen­den­cia. Ne­ce­si­ta sen­tir ase­gu­ra­do y pro­te­gi­do to­do lo ho­ga­re­ño o lo ins­ti­tu­cio­nal re­fe­ri­do al ba­rrio, el pue­blo o la ciu­dad.

La ubi­ca­ción de es­ta Lu­na ha­ce que la per­so­na se des­ta­que des­de su pre­sen­cia, ima­gen y apos­tu­ra, ge­ne­ral­men­te vi­si­ble, aco­ge­do­ra, tier­na, cui­da­do­sa y al fren­te de si­tua­cio­nes en de­fen­sa de cual­quier pro­ce­so de in­di­vi­dua­li­dad. Con­si­de­ra a la fa­mi­lia co­mo un centro don­de cre­cer y apo­yar­se, pa­ra lue­go aso­mar la na­riz y sa­lir a ver qué pa­sa afue­ra. Son vas­tas las cua­li­da­des pa­ra el show off y el show business y su­bir­se a ha­cer dis­cur­sos en al­gún es­ce­na­rio.

La ubi­ca­ción de es­ta Lu­na re­fie­re al cui­da­do y pro­tec­ción en re­la­ción a los te­mas la­bo­ra­les, su en­torno y su gen­te, ca­sas, ho­ga­res o si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res. Los te­mas re­fe­ri­dos a la sa­lud son su res­guar­do, el re­cur­so y la for­ma de brin­dar su ayu­da a otros. Fa­vo­re­ce los am­bien­tes or­de­na­dos, lim­pios y pu­ros y ge­ne­ra la ne­ce­si­dad de be­ne­fi­ciar a otros; tien­de al con­tac­to con mé­di­cos, en­fer­me­ros o per­so­nal de hos­pi­tal pa­ra sa­tis­fa­cer al­gu­na que otra emo­ción hi­po­con­dría­ca o de dar ser­vi­cio al pró­ji­mo.

En ca­sa 7

Es­ta ubi­ca­ción de la Lu­na ha­ce a la per­so­na abier­ta a los víncu­los y de­di­ca­da a los de­más a tra­vés de cui­da­dos ma­ter­na­les. Ne­ce­si­ta es­tar siem­pre en re­la­ción de pa­re­ja o aso­cia­da, pa­ra sen­tir­se acom­pa­ña­da, pro­te­gi­da y se­gu­ra, y sue­le con­ver­tir a ma­ri­dos o es­po­sas en con­sen­ti­dos hi­jos pa­ra po­der cui­dar­los. Su gran in­te­rés ins­tin­ti­vo por las re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les y afec­ti­vas, en so­cie­da­des o aso­cia­cio­nes, son a la vez un es­pa­cio don­de com­pro­me­ter­se y de­pen­der.

En ca­sa 8

Con es­ta ubi­ca­ción lu­nar, la per­so­na ca­lla y es­cu­cha, ab­sor­be ener­gía de to­do lo que tie­ne a su al­re­de­dor y con­tro­la sin que la vean. Te­me y es te­me­ra­ria, ma­ni­pu­la, se me­te en con­flic­tos, le­van­ta de­fen­sas, las des­tru­ye, se sien­te in­de­fen­sa y po­de­ro­sa, dé­bil y fuer­te, guar­da vie­jos se­cre­tos fa­mi­lia­res o leal­men­te el se­cre­to pro­fe­sio­nal, sal­vo que es­té en sig­nos de ai­re, en­ton­ces, las pa­la­bras vue­lan fá­cil­men­te.

En ca­sa 9

Con es­ta ubi­ca­ción lu­nar, la per­so­na vi­ven­cia el mun­do co­mo su ho­gar con al­gún dios in­clui­do, eli­ge vi­vir en el ex­tran­je­ro o en otras cul­tu­ras, las ne­ce­si­ta pa­ra sen­tir­se ali­men­ta­da. Ge­ne­ra dog­mas e ideo­lo­gías co­mo bas­tio­nes que de­fien­de y re­fuer­za con su sa­ber me­ta­fí­si­co, fi­lo­só­fi­co, político o re­li­gio­so. Ama via­jar co­mo si fue­ra su ali­men­to pri­mor­dial; bus­ca maes­tros, sa­tis­fa­cer pla­ce­res, apren­di­za­jes y bús­que­das, y vi­vir la vi­da con un cla­ro sen­ti­do a se­guir.

En ca­sa 10

La ubi­ca­ción de es­ta Lu­na ha­ce po­pu­lar a la per­so­na. Se la ve por sus ca­pa­ci­da­des pa­ra ocu­par­se y re­fe­rir­se al mun­do a tra­vés de re­cur­sos de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción co­mo ba­se de su pro­fe­sión o vo­ca­ción, que ade­más le sir­ven co­mo una for­ma de ali­men­to y de de­fen­sa pa­ra sí mis­ma. Abun­dan en su vi­da las fi­gu­ras de au­to­ri­dad que se com­por­tan co­mo ma­dres o pa­dres, de ma­ne­ra sos­te­ne­do­ra y nu­tri­ti­va, alla­nán­do­le ca­da pa­so en los as­cen­sos que ne­ce­si­ta tran­si­tar pa­ra al­can­zar su me­ta.

En ca­sa 11

La ubi­ca­ción de es­ta Lu­na au­men­ta la ne­ce­si­dad de es­tar en gru­pos, en ta­reas de ín­do­le cul­tu­ral o so­cial, en el ám­bi­to de las amis­ta­des, por sen­tir per­te­nen­cia a lu­ga­res más allá de lo fa­mi­liar o te­ner afec­tos en esos es­pa­cios que lo ali­men­tan y lo de­fien­den de sus pro­pias an­sie­da­des exis­ten­cia­les. Cuen­ta con mu­chos ami­gos, pro­yec­tos, gru­pos que tien­den a ir a la van­guar­dia de las cos­tum­bres es­ta­ble­ci­das.

En ca­sa 12

La ubi­ca­ción de es­ta Lu­na le da a la per­so­na una vi­ven­cia de má­xi­ma di­so­lu­ción o en­tre­ga en lo re­fe­ri­do a la ma­ter­ni­dad, las de­fen­sas, la pro­tec­ción y se­gu­ri­dad pro­pias, fa­mi­lia­res y uni­ver­sa­les. To­do eso se le apa­re­ce co­mo di­suel­to en el agua y tie­ne la sen­sa­ción de no con­tar con una ma­dre o hi­jos o cer­te­zas de nin­gu­na ín­do­le. Por eso, sue­le per­der­se en la em­pa­tía glo­bal que sien­te por to­das las emo­cio­nes, do­lo­res, su­fri­mien­tos o ale­grías aje­nas, co­mo si fue­ran su­yas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.