¡Ahí vie­ne la pla­ga!

Cuan­do nues­tras plan­tas es­tán sa­nas, es­tán be­llas. Su co­lor, la textura de las ho­jas, el brillo y vi­gor jun­to con la can­ti­dad y ca­li­dad de las flo­res son se­ña­les de bue­na sa­lud. Si es­to no su­ce­de, es ho­ra de em­pren­der la lu­cha con­tra los pa­rá­si­tos in­va­sor

Mia - - JARDINERÍA - Fuen­te: Pla­gas y en­fer­me­da­des, de Mart­ha Al­va­rez; Ed. Albatros

Una plan­ta sin vi­gor, de­caí­da, con fo­lla­je ama­ri­llen­to, ho­jas co­mi­das y man­cha­das, obli­ga a lle­var a ca­bo me­di­das de pre­ven­ción cons­tan­tes con­tra pla­gas y en­fer­me­da­des, a tra­vés de tra­ta­mien­tos a ba­se de com­pues­tos quí­mi­cos, or­gá­ni­cos o na­tu­ra­les. Es­tas pla­gas son ge­ne­ral­men­te in­sec­tos, áca­ros, crus­tá­ceos e in­clu­so cier­tas aves. Pe­ro tam­bién la ma­le­za pue­de trans­for­mar­se en una enemi­ga, que com­pi­te por el agua, los nu­trien­tes y la luz.

En­tre los pa­rá­si­tos más com­ple­jos de tra­tar, ha­lla­mos los ne­ma­to­dos; unos gu­sa­ni­tos pe­que­ños de 1 a 2 mm de lon­gi­tud, que ape­nas si pue­den ver­se con lu­pa. Po­nen sus hue­vos en el sue­lo y chu­pan el ju­go ce­lu­lar de las raí­ces. Es­tos se dis­per­san por las he­rra­mien­tas usa­das pa­ra tra­ba­jar la tie­rra y for­man nu­do­si­da­des que se ad­hie­ren a las raí­ces. Las plan­tas afec­ta­das por es­ta pla­ga tie­nen es­ca­so cre­ci­mien­to, se po­nen ama­ri­llen­tas y sus ho­jas se pre­sen­tan sin brillo y de­for­ma­das.

En cam­bio, los pul­go­nes son los más co­mu­nes. In­sec­tos chu­pa­do­res, co­mo el pulgón ver­de del ro­sal, se­gre­gan ce­ras o me­la­zas que pro­vo­can una su­per­fi­cie azu­ca­ra­da so­bre ho­jas y ta­llos. Es­ta sus­tan­cia es uti­li­za­da por las hor­mi­gas co­mo ali­men­to. So­bre es­ta su­per­fi­cie, se ins­ta­la­rá el hon­go de la fu­ma­gi­na, un pol­vi­llo ne­gro que ta­pa la par­te su­pe­rior de las ho­jas, im­pi­dien­do que la plan­ta apro­ve­che bien la luz so­lar. Es­tos in­sec­tos ata­can las par­tes jó­ve­nes de las plan­tas en pri­ma­ve­ra y verano y por eso, hay que re­vi­sar­las en in­vierno. En los cul­ti­vos eco­ló­gi­cos, se per­mi­te la pre­sen­cia de in­sec­tos be­né­fi­cos co­mo la avis­pa, que se ali­men­ta de es­tos pa­rá­si­tos.

Las lar­vas de la mos­ca blan­ca se fi­jan en el en­vés de las ho­jas, ali­men­tán­do­se de los ju­gos ce­lu­la­res de las plan­tas. De 3 mm de lar­go, con alas de un co­lor blan­co ní­veo, son mos­qui­tas que re­vo­lo­tean al­re­de­dor de las plan­tas con el sol y en tem­pe­ra­tu­ras tem­pla­das. Co­mo los pul­go­nes, pro­du­cen se­cre­cio­nes azu­ca­ra­das que atraen a las hor­mi­gas y que lue­go se cubrirán por el hon­go de la fu­ma­gi­na o ne­gri­lla, un pol­vi­llo ne­gro. Las cochinillas se dis­tin­guen por te­ner al­gu­nas un es­cu­do pro­tec­tor y otras, por ser al­go­do­no­sas y cu­bier­tas por una ca­pa blan­ca ha­ri­no­sa, que se­gre­ga una ce­ra. Se ad­hie­ren fuer­te­men­te a los ta­llos le­ño­sos, los chu­pan y pro­vo­can la caí­da de las ho­jas. Con el ataque de la co­chi­ni­lla, apa­re­ce el hon­go de la fu­ma­gi­na.

Muy co­mu­nes en lu­ga­res hú­me­dos y re­pa­ra­dos, las ba­bo­sas o ca­ra­co­les son mo­lus­cos que ras­pan los te­ji­dos de las plan­tas y los des­me­nu­zan pa­ra ali­men­tar­se. Du­ran­te el día, per­ma­ne­cen es­con­di­dos del sol, que afec­ta su ca­pa ex­ter­na, y son pe­li­gro­sos por­que de­jan una sen­da ge­la­ti­no­sa que fa­ci­li­ta la ins­ta­la­ción de hon­gos pa­tó­ge­nos.

En­tre los crus­tá­ceos, el bi­chi­to bo­li­ta, lla­ma­do así por­que se en­rro­lla en sí mis­mo, se ali­men­ta de ho­jas y ta­llos tier­nos y ma­te­ria en des­com­po­si­ción. Vi­ve en lu­ga­res hú­me­dos, en­tre las pie­dras, de­ba­jo de las ma­de­ras y se pro­te­ge del sol. Ata­ca las par­tes blan­das de las plan­tas y pa­sa des­aper­ci­bi­do por­que ac­túa de no­che.

Có­mo con­tro­lar­las

Ne­ma­to­dos: ob­ser­var las raí­ces an­tes de plan­tar­las, des­car­tar las in­va­di­das por los gu­sa­nos ad­he­ri­dos a la raíz, de­sin­fec­tar y cam­biar la tie­rra, apli­car ne­ma­ti­ci­da.

Pul­go­nes: apli­car di­me­toa­to en pri­ma­ve­ra ca­da 15 días. Un mé­to­do no con­ta­mi­nan­te es pul­ve­ri­zar so­bre las ho­jas con una so­lu­ción de 10 g ja­bón blan­co en 1 li­tro de agua y apli­car aceites emul­sio­na­bles en in­vierno.

Mos­ca blan­ca: apli­car di­me­toa­to, en pri­ma­ve­ra y verano, ca­da 15 días y acei­te mi­ne­ral de in­vierno. En ca­sos le­ves, pul­ve­ri­zar con una so­lu­ción de 10 g de ja­bón blan­co por li­tro de agua.

Co­chi­ni­lla: apli­car di­me­toa­to ca­da 15 días, a fi­nes de in­vierno o co­mien­zos de la pri­ma­ve­ra. Des­pués de la po­da, apli­car po­li­sul­fu­ro de cal­cio en los ro­sa­les y aceites de in­vierno, que cu­bren el cuer­po del in­sec­to y lo as­fi­xian.

Ba­bo­sa y ca­ra­col: ro­dear las plan­tas con ase­rrín grue­so y piedritas, que evi­tan su as­cen­so. Cuan­do los da­ños son gran­des, apli­car ce­bos a ba­se de me­tal­dehi­do y pul­ve­ri­zar con cal­do bór­de­les.

Bicho bo­li­ta: co­lo­car ta­bla de ma­de­ra pa­ra crear una pro­tec­ción de la luz y dar am­bien­te hú­me­do, es­to los atrae y po­drá sa­car­los del lu­gar. Tra­tar la tie­rra con clorpy­ri­fos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.