La die­ta de Pi­tá­go­ras

Con­si­de­ra­do el pa­dre del ve­ge­ta­ria­nis­mo y un de­fen­sor acé­rri­mo del equi­li­brio fí­si­co, men­tal y emo­cio­nal, se res­ca­ta­ron sus sa­be­res pa­ra ar­mar un plan que man­ten­ga en lí­nea al cuer­po, ac­ti­va a la men­te y en ar­mo­nía al al­ma

Mia - - NUTRICIÓN - Por Ale­xan­dra Zim­mer

Las dos má­xi­mas bá­si­cas de Pi­tá­go­ras pa­ra lo­grar una co­rrec­ta ali­men­ta­ción eran co­mer con mo­de­ra­ción y su­pri­mir los ali­men­tos no­ci­vos. Pa­re­cen dos pre­cep­tos ru­di­men­ta­rios y que to­do el mun­do co­no­ce, pe­ro, sin em­bar­go ca­da vez son más di­fí­ci­les de cum­plir. Pi­tá­go­ras sos­te­nía que en es­tos pi­la­res se ba­sa­ba el equi­li­brio del cuer­po y de la men­te pa­ra lo­grar una ar­mo­nía in­te­rior y ex­te­rior y plan­tea­ba una die­ta cu­yos se­cre­tos hoy se re­flo­tan y que van más allá de la in­cor­po­ra­ción de una ali­men­ta­ción sa­na, abar­can­do el plano se­xual, es­pi­ri­tual y emo­cio­nal. De he­cho, fue Pi­tá­go­ras -quien vi­vió al­re­de­dor de 80 años- el pri­me­ro en re­la­cio­nar es­tos as­pec­tos del ser hu­mano.

Emo­cio­nes y sa­bo­res

El tér­mino sáns­cri­to "ra­sa" sig­ni­fi­ca, en­tre otras co­sas, tan­to sa­bor co­mo emo­ción, por lo que, se­gún las con­ven­cio­nes de la gra­má­ti­ca sáns­cri­ta, el sa­bor y la emo­ción son fuer­zas idén­ti­cas en pla­nos dis­tin­tos de exis­ten­cia. De he­cho, el sa­bor es pa­ra el cuer­po lo que la emo­ción es pa­ra la men­te. Una emo­ción en la men­te tien­de a pro­du­cir en el cuer­po su sa­bor co­rres­pon­dien­te, co­mo la in­ges­tión de un sa­bor es­pe­cí­fi­co tien­de a crear en la men­te una emo­ción co­rres­pon­dien­te.

Hay una ín­ti­ma co­ne­xión en­tre las emo­cio­nes y los sa­bo­res. Hoy sa­be­mos que nues­tra quí­mi­ca ce­re­bral pue­de res­pon­der con ma­yor o me­nor can­ti­dad de neu­ro­trans­mi­so­res se­gún los sa­bo­res que cap­ta o, in­clu­so, de­man­da el ce­re­bro.

El pri­mer ve­ge­ta­riano

Pi­tá­go­ras, con­si­de­ra­do el pa­dre del ve­ge­ta­ria­nis­mo, es­tu­dió la ener­gía de los ali­men­tos y la for­ma en la que és­ta lle­ga­ba al cuer­po, los re­la­cio­na­ba con el ca­rác­ter y ap­ti­tu­des que pu­die­ra desa­rro­llar una per­so­na. Su es­cue­la tam­bién abar­ca­ba la nu­tri­ción de los alum­nos con prác­ti­cas de ti­po as­cé­ti­cas. De es­ta ma­ne­ra, con­si­de­ra­ba que el si­len­cio y la mo­de­ra­ción en el ha­blar se co­rres­pon­dían con el equi­li­brio en el co­mer y en prác­ti­ca­men­te to­dos los há­bi­tos de vi­da. Si bien pro­cu­ra­ba que hi­cie­ran ac­ti­vi­dad fí­si­ca y prac­ti­ca­ran deportes, le im­por­ta­ba que tu­vie­ran el con­trol so­bre la com­pe­ti­ti­vi­dad por­que to­do es­ta­ba li­ga­do a un equi­li­brio in­terno y ex­terno.

Con res­pec­to al con­su­mo de car­ne de ani­ma­les y sus de­ri­va­dos, Pi­tá­go­ras lle­gó a la con­clu­sión de que evi­tar­lo, man­tie--

ne en equi­li­brio las emo­cio­nes. Nues­tro ce­re­bro ne­ce­si­ta, más que cual­quier otro ór­gano, de los nu­trien­tes que es­tán en las fru­tas y verduras, ca­so con­tra­rio, se oxi­da y mue­re más rá­pi­do. Allí don­de se alo­jan los men­sa­je­ros de las emo­cio­nes, es más rá­pi­da la muer­te ce­lu­lar da­do el ma­yor con­te­ni­do gra­so, las re­ser­vas de hie­rro y la mer­ma de an­ti­oxi­dan­tes des­de el na­ci­mien­to.

La car­ne en ex­ce­so nos da un ti­po de gra­sa que en­du­re­ce las ar­te­rias y las neu­ro­nas, da­do que pro­vee a ca­da cé­lu­la de un ti­po de áci­do gra­so omega 6 que es ne­ce­sa­rio, pe­ro en for­ma li­mi­ta­da. Por eso, si abun­da la car­ne va­cu­na y fal­ta el pes­ca­do, el ce­re­bro ten­drá me­nos omega 3, me­nor fle­xi­bi­li­dad pa­ra desa­rro­llar si­nap­sis, que son los puen­tes en­tre las neu­ro­nas, que ha­cen a la ca­pa­ci­dad de me­mo­ria, con­cen­tra­ción y dis­po­ni­bi­li­dad de neu­ro­trans­mi­so­res.

Di­me qué co­mes…

Los ali­men­tos que nos gus­tan ha­blan de nues­tra per­so­na­li­dad.

Sa­la­dos: las per­so­nas que los eli­gen ne­ce­si­tan do­pa­mi­na pa­ra le­van­tar el áni­mo. La do­pa­mi­na es un neu­ro­trans­mi­sor que au­men­ta la euforia, las ga­nas de vi­vir y que, en ge­ne­ral, sube cuan­do es­ta­mos en pre­sen­cia de pla­tos de co­mi­da sa­la­dos o de si­tua­cio­nes pla­cen­te­ras co­mo el se­xo y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca dis­fru­ta­da. El ex­ce­so lle­va al he­do­nis­mo, el an­sia de com­pla­cen­cia en to­dos los pla­ce­res sen­so­ria­les que el cuer­po pue­da ob­te­ner fí­si­ca­men­te, pro­du­ce in­fla­ma­ción, ede­ma, pro­pen­sión a las he­mo­rra­gias, en­fer­me­da­des cu­tá­neas in­clui­das her­pes y ur­ti­ca­ria, en­fer­me­da­des ar­ti­cu­la­res, im­po­ten­cia, arru­gas y calvicie pre­ma­tu­ra.

Dul­ces: po­de­mos re­la­cio­nar a las per­so­nas que tien­den ha­cia lo dul­ce con un neu­ro­trans­mi­sor lla­ma­do se­ro­to­ni­na, que es­ti­mu­la las sen­sa­cio­nes de ar­mo­nía y paz in­te­rior. Ade­más, se re­la­cio­na con el au­men­to de la li­bi­do pa­ra me­jo­rar la vi­da se­xual. Con lo dul­ce pre­do­mi­na la sa­tis­fac­ción y, con el ex­ce­so, la au­to­com­pla­cen­cia, la glo­to­ne­ría, la obe­si­dad, dia­be­tes, in­fla­ma­ción ocu­lar, in­di­ges­tión, ga­ses, le­tar­go, con­ges­tión res­pi­ra­to­ria y obs­truc­ción cir­cu­la­to­ria.

Pi­can­tes: cuan­do se sa­bo­rean los pi­can­tes, hay una sen­sa­ción de des­per­tar, de aper­tu­ra de la men­te y, prin­ci­pal­men­te, se pro­du­ce va­so­di­la­ta­ción que au­men­ta la irri­ga­ción y oxi­ge­na­ción ce­re­bral. El pi­can­te tien­de a la ex­ci­ta­ción, la es­ti­mu­la­ción y el an­sia de in­ten­si­dad. El ex­ce­so lle­va a irri­ta­bi­li­dad, im­pa­cien­cia, ira, do­lor, vér­ti­go, pér­di­da de con­cien­cia, se­que­dad de bo­ca, temblores, de­bi­li­dad, sen­sa­cio­nes de ar­dor y fie­bre.

Amar­gos: se co­rres­pon­den con la cal­ma y tran­qui­li­dad que pre­ce­de al dor­mir por­que es­tán re­la­cio­na­mos con un neu­ro­quí­mi­co lla­ma­do Gaba. El ex­ce­so pue­de pro­du­cir en­tu­me­ci­mien­to, do­lor pun­zan­te, có­li­cos, ma­reo, do­lor de ca­be­za, an­qui­lo­sa­mien­to, temblores e in­sa­tis­fac­ción. Cuan­do se tra­ga una píl­do­ra amar­ga, su amar­gor di­si­pa la ilu­sión y nos obli­ga a afron­tar la reali­dad.

As­trin­gen­tes: esa sen­sa­ción de len­gua arru­ga­da tie­ne que ver con la ten­den­cia a la in­tros­pec­ción, a po­ner­se pa­ra aden­tro. Tam­bién se re­la­cio­na con el sen­ti­mien­to y las emo­cio­nes que es­tán en con­tra de la li­bi­do, an­ti-afro­di­sía­cas y con la cas­ti­dad. Los ex­ce­sos en es­te sa­bor pro­du­cen temblores, es­tre­ñi­mien­to, se­que­dad cor­po­ral, hor­mi­gueo, sed y una ten­den­cia a la in­tro­ver- sión. Ade­más, pro­vo­can con­trac­ción, lo que nos ha­ce arru­gar­nos y nos ro­dea de mie­dos y te­mo­res.

Ali­men­tos pa­ra el bie­nes­tar

Un sim­ple ali­men­to o be­bi­da pue­de cam­biar la ca­li­dad de vi­da, el des­can­so y las emo­cio­nes. Bas­ta con re­cor­dar que las abue­las pre­pa­ra­ban la le­che ca­lien­te por la no­che pa­ra dor­mir por­que, al con­te­ner trip­tó­fano que, con el ca­lor, cam­bia su bio­quí­mi­ca, en­tra al cuer­po mo­di­fi­ca­do pa­ra sin­te­ti­zar se­ro­to­ni­na y lue­go me­la­to­ni­na, que es la hor­mo­na del sue­ño.

Tam­bién nos sen­ti­mos de me­jor humor al co­mer cho­co­la­te por­que tie­ne mu­cho trip­tó­fano que pro­du­ce se­ro­to­ni­na du­ran­te el día con ac­ción an­ti­de­pre­si­va.

Lo mis­mo su­ce­de con un pu­che­ro que con­tie­ne di­fe­ren­tes ti­pos de car­nes, verduras y le­gum­bres: es tan ri­co en fe­ni­la­la­ni­na, que lue­go nos da ener­gía, en­tu­sias­mo y acre­cien­ta la li­bi­do por au­men­tar la do­pa­mi­na.

El cam­bio ha­cia una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da se per­ci­be en­tre 2 a 24 ho­ras des­pués de co­men­za­da la nue­va die­ta, de­pen­dien­do del apa­ra­to di­ges­ti­vo de la per­so­na, de si es o no cons­ti­pa­da y de las com­bi­na­cio­nes que ha­ga. Los nu­trien­tes, de cual­quier mo­do, lle­gan al ce­re­bro y ac­túan de in­me­dia­to.

Ase­so­ra­mien­to: Dra. Ma­ría Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía, mé­di­ca clí­ni­ca y en­do­cri­nó­lo­ga. Fuen­te: Ayur­ve­da, des­cu­brir la pro­pia cons­ti­tu­ción, vi­vir se­gún ella y pre­ve­nir o cu­rar en­fer­me­da­des, de Ro­bert Svo­bo­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.