HI­JOS y ALUM­NOS eran los de an­tes

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - *Di­rec­to­ra de la Ca­rre­ra de Es­pe­cia­lis­ta en Psi­co­lo­gía Vin­cu­lar de Fa­mi­lias con Ni­ños y Ado­les­cen­tes del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio del Hos­pi­tal Ita­liano

La in­fan­cia, la ado­les­cen­cia y la fa­mi­lia no han exis­ti­do de la mis­ma ma­ne­ra en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, sino que res­pon­den a ma­ne­ras de vi­vir, pen­sar y ha­cer que se cons­ti­tu­yen en sig­nos de ca­da épo­ca. Pa­ra ser pro­ta­go­nis­ta de es­te nue­vo es­ce­na­rio es ne­ce­sa­rio sus­pen­der la voz nos­tál­gi­ca, de que to­do tiem­po pa­sa­do fue me­jor, que nos con­vo­ca a bus­car el re­torno a las mo­da­li­da­des an­te­rio­res pa­ra, su­pues­ta­men­te, po­der criar y en­se­ñar.

Cuan­do se ha­bla en dis­tin­tos ám­bi­tos de ni­ños, hi­jos, pa­dres, es­cue­las y ado­les­cen­tes pa­re­ce cir­cu­lar una es­pe­cie de la­men­to nos­tál­gi­co, acer­ca de que en otras épo­cas to­do era más sen­ci­llo. Los ni­ños obe­de­cían, los alum­nos es­tu­dia­ban, los pa­dres es­ta­ble­cían lí­mi­tes y así reite­ra­da­men­te se evo­ca un pa­sa­do que se tor­na idea­li­za­do, fren­te a un pre­sen­te que es vis­to con per­ple­ji­dad, des­con­cier­to e im­po­ten­cia.

Si bien se enun­cian las gran­des trans­for­ma­cio­nes del úl­ti­mo si­glo, so­cia­les, in­for­má­ti­cas, tec­no­ló­gi­cas, mé­di­cas y otras, a la ho­ra de ana­li­zar si­tua­cio­nes so­bre los mo­dos de vi­vir, pa­re­ce­ría que se usan vie­jas he­rra­mien­tas. Lo nue­vo, ge­ne­ral­men­te, es te­mi­do por no ser co­no­ci­do. Lo im­pre­vis­to re­quie­re mu­chas ve­ces asu­mir un “no sa­ber”, la cu­rio­si­dad, pa­ra no ca­li­fi­car­lo rá­pi­da­men­te co­mo des­or­den o vio­len­cia.

Ob­ser­va­mos que se pro­du­ce un pro­fun­do im­pac­to en­tre aque­llo que los pa­dres, maes­tros, pro­fe­sio­na­les, es­pe­ran del com­por­ta­mien­to y for­mas de re­la­cio­nar­se de los ni­ños y ado­les­cen­tes, así co­mo de és­tos con aque­llos que ocu­pan lu­ga­res en torno a su crian­za, es­co­la­ri­dad, aten­ción, y se ven mu­tua e in­ten­sa­men­te des­com­pa­gi­na­dos.

Es ne­ce­sa­rio pen­sar cuá­les son los sig­nos de es­ta épo­ca pa­ra no ca­li­fi­car o diag­nos­ti­car a las per­so­nas a par­tir de mo­de­los de otros tiem­pos. No so­lo hay cambios sino no­ve­da­des ra­di­ca­les en las ma­ne­ras de cons­truir pa­re­jas, otras for­mas de fi­lia­ción, otras mo­da­li­da­des de con­vi­ven­cia. La ma­ne­ra de pen­sar ha­cia atrás, alu­dien­do a un pa­sa­do me­jor, esas imá­ge­nes que se evo­can in­ten­tan­do reite­rar­las en la ac­tua­li­dad fun­cio­nan co­mo un obs­tácu­lo, ya que lo es­pe­ra­do no con­cuer­da con las for­mas de com­por­ta­mien­to ac­tua­les y crea pre­jui­cios acer­ca de lo que es­tá ocu­rrien­do.

Ya no po­de­mos en­ton­ces so­lo ha­blar de fa­mi­lia o de ni­ñez, co­mo si hu­bie­ra un mo­de­lo y el res­to fue­ran so­lo va­ria­cio­nes. Las fa­mi­lias son cons­trui­das de muy di­ver­sas ma­ne­ras, lo mis­mo su­ce­de con la in­fan­cia. Por lo tan­to no se pue­den ge­ne­ra­li­zar ni mo­dos de ha­cer, ni de en­ten­der, ni de en­se­ñar, sino que es ne­ce­sa­rio pen­sar en las si­tua­cio­nes que se van pre­sen­tan­do y pro­ta­go­ni­zar el desafío de en­fren­tar aque­llo que no ad­mi­te apli­ca­cio­nes ya ins­ti­tui­das, sino que re­quie­re inau­gu­rar mo­dos de es­tar en­tre otros.

Es im­por­tan­te sa­ber que la in­fan­cia, la ado­les­cen­cia y la fa­mi­lia no han exis­ti­do de la mis­ma ma­ne­ra en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, sino que res­pon­den a ma­ne­ras de vi­vir, pen­sar y ha­cer que se cons­ti­tu­yen en sig­nos de ca­da épo­ca.

En es­te mo­men­to his­tó­ri­co se dan en si­mul­tá­neo el ni­ño de la su­pues­ta “in­ge­nui­dad”, el ni­ño de la se­xua­li­dad in­fan­til que pre­sen­tó el psi­coa­ná­li­sis, el ni­ño clien­te, el in­for­ma­ti­za­do. El ado­les­cen­te que ma­ne­ja prác­ti­ca­men­te to­das las mis­mas va­ria­bles que el adul­to.

Pa­ra po­der ser pro­ta­go­nis­ta de es­te nue­vo es­ce­na­rio es ne­ce­sa­rio sus­pen­der la voz nos­tál­gi­ca, de que to­do tiem­po pa­sa­do fue me­jor, que nos con­vo­ca a bus­car el re­torno a las mo­da­li­da­des an­te­rio­res pa­ra, su­pues­ta­men­te, po­der criar y en­se­ñar. Sus­pen­der no im­pli­ca anu­lar to­das nues­tras ideas, ni va­lo­res, sino de­te­ner las ideas in­cues­tio­na­bles, di­fe­rir, pa­ra po­der par­ti­ci­par de otra for­ma. Es­tar más dis­pues­to a ocu­par una po­si­ción, que un lu­gar fijo. Es de­cir po­der ir y ve­nir, no que­dar­se es­tá­ti­ca­men­te en un es­pa­cio que de­ja in­ha­bi­li­ta­dos los re­cur­sos que el jue­go de las re­la­cio­nes re­quie­re.

La pro­pues­ta es va­riar la pers­pec­ti­va y en vez de en­con­trar siem­pre la fa­lla, aque­llo que no es co­mo era, lo que pa­re­ce in­con­ce­bi­ble con re­la­ción a lo es­pe­ra­do y pro­ta­go­ni­zar las si­tua­cio­nes a las que so­mos con­vo­ca­dos, co­mo el que tie­ne que apren­der a co­mu­ni­car­se con un idio­ma que no co­no­ce. De es­ta ma­ne­ra, es po­si­ble que la de­silu­sión y frus­tra­ción ten­gan me­nos po­si­bi­li­dad de in­va­dir los en­cuen­tros en­tre ni­ños, pa­dres, maes­tros, pro­fe­sio­na­les e ins­ti­tu­cio­nes.

Por la Lic So­nia Kleiman *

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.