¿Qué hay de cier­to?

Mu­chas son las creen­cias que cir­cu­lan so­bre el com­por­ta­mien­to de los ani­ma­les. De las más po­pu­la­res, te con­ta­mos cuán­to hay de real y cuán­to de mi­to

Mia - - MASCOTAS - Man­dá una fo­to y tu his­to­ria a co­rreo­mia@per­fil.com - Co­mo asun­to: "¡Es­ta es mi mas­co­ta!"

Las pe­lí­cu­las pro­ta­go­ni­za­das por ani­ma­les an­tro­po­mór­fi­cos, que ade­más ha­blan, y una se­rie de ideas erró­neas so­bre la na­tu­ra­le­za, re­fuer­zan en no­so­tros un ba­ga­je de mitos, muy di­fí­ci­les de ex­tir­par. Ni los ca­me­llos tie­nen agua en la jo­ro­ba ni los pe­ces son tan des­me­mo­ria­dos co­mo nos hi­zo creer Dory en “Bus­can­do a Ne­mo”

El pe­rro y ga­to no se lle­van bien

Los di­bu­jos de Tom y Jerry no re­fle­ja­ban exac­ta­men­te la reali­dad. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Tel Aviv des­cu­brie­ron que pue­den com­par­tir una ca­sa si son pre­sen­ta­dos cuan­do son ca­cho­rros; pre­fe­ri­ble­men­te an­tes de que el ga­to cum­pla seis me­ses y el pe­rro, un año.

Los pe­rros mue­ven la co­la cuan­do es­tán fe­li­ces

En la ma­yo­ría de los ca­sos es así, pe­ro los pe­rros tam­bién mue­ven la co­la cuan­do es­tán ten­sos, an­sio­sos, en­fa­da­dos o a pun­to de pe­lear; por otro la­do, tam­bién exis­ten ra­zas que fue­ron di­se­ña­das pa­ra agi­tar la co­la du­ran­te su tra­ba­jo, por lo tan­to, no siem­pre es in­di­cio de que es­tán fe­li­ces.

Los ga­tos tie­nen sie­te vi­das

Es­ta creen­cia co­men­zó en el An­ti­guo Egip­to. Im­pre­sio­na­dos por la su­per­vi­ven­cia de es­tos fe­li­nos an­te las caí­das, pen­sa­ban que no te­nían una so­la vi­da. Hoy se sa­be que los ga­tos caen ge­ne­ral­men­te pa­ra­dos por­que tie­nen un sis­te­ma de equi­li­brio muy desa­rro­lla­do, pe­ro la ver­dad es que las en­fer­me­da­des y los gol- pes tie­nen la mis­ma ac­ción so­bre ellos que so­bre cual­quier otra es­pe­cie.

A los co­ne­jos les gus­tan las za­naho­rias

Si a un co­ne­jo se lo ali­men­ta con za­naho­rias lo más pro­ba­ble es que muera de ina­ni­ción. No va re­cha­zar una bue­na za­naho­ria pe­ro pues­to a ele­gir, op­ta­ría por co­mer­se las ho­jas ver­des en lu­gar de la raíz na­ran­ja.

Los ga­tos ron­ro­nean cuan­do es­tán fe­li­ces

Los ga­ti­tos em­pie­zan a ron­ro­near a los 2 o 3 días de vi­da. Es un mo­do de co­mu­ni­ca­ción en­tre la ma­dre y los ca­cho­rros; au­di­ti­vo pa­ra la ma­dre y tác­til pa­ra los ga­ti­tos. El ga­to adul­to no só­lo ron­ro­nea cuan­do es­tá con­ten­to sino tam­bién cuan­do ne­ce­si­ta ayu­da. Ron­ro­nean en ca­si cual­quier si­tua­ción, in­clu­yen­do el pe­río­do preagó­ni­co, jus­to an­tes de la muer­te; po­si­ble­men­te aso­cia­do a un es­ta­do de euforia si­mi­lar a la que apa­re­ce en se­res hu­ma­nos que pa­de­cen una en­fer­me­dad ter­mi­nal. Las ex­pe­rien­cias pla­cen­te­ras co­mo las de an­sie­dad pue­den ir acom­pa­ña­das por el ron­ro­neo. Al­gu­nos in­ves­ti- ga­do­res lo ad­ju­di­can a cual­quier sen­sa­ción pro­fun­da; ya sea ale­gría, do­lor, te­mor. Al­gu­nas ga­tas en el mo­men­to del par­to emi­ten un ron­ro­neo po­ten­te.

Si ba­bean, tie­nen ra­bia

Es­te es un mi­to muy di­fun­di­do en el mun­do y es com­ple­ta­men­te fal­so. Los pe­rros pue­den ba­bear cuan­do es­tán con gas­tri­tis o vó­mi­tos, sin te­ner na­da que ver con la ra­bia. La di­fe­ren­cia­ción en­tre un pe­rro con ra­bia y un pe­rro con otros sín­to­mas só­lo la pue­de ha­cer un mé­di­co ve­te­ri­na­rio.

Pe­rro que la­dra no muer­de

El pe­rro ex­pre­sa su ner­vio­sis­mo o ex­ci­ta­ción la­dran­do y pue­de sig­ni­fi­car una ame­na­za o ser sim­ple­men­te par­te de un jue­go. Des­gra­cia­da­men­te, la úni­ca ma­ne­ra de adi­vi­nar có­mo ac­tua­rá el ani­mal es co­no­cer­lo y sa­ber qué cir­cuns­tan­cia ha des­en­ca­de­na­do di­cho la­dri­do. El pe­rro en­tre­na­do pa­ra ata­car la­dra y muer­de.

Los pe­rros de pa­la­dar ne­gro son bra­vos

Cual­quier pe­rro de­be su ca­rác­ter a con­di­cio­nes de ti­po am­bien­tal y he­re­di­ta­rio pe­ro no a co­lo­res de la piel o de pe­lo. De­be­mos con­si­de­rar que hay ra­zas que se han cria­do es­pe­cial­men­te con ca­rác­ter fe­roz pa­ra que cum­plan con fun­cio­nes de guar­dia y pro­tec­ción es­pe­cí­fi­cos, pe­ro eso no tie­ne que ver con el co­lor.

La me­mo­ria de los pe­ces

Los pe­ces de co­lo­res tie­nen una me­mo­ria de mu­cho más que tres se­gun­dos. Cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Bel­fast han de­mos­tra­do que pue­den apren­der a evi­tar las par­tes de sus pe­ce­ras en las que su­fren shocks eléc­tri­cos, me­mo­ri­zan­do es­tos es­pa­cios du­ran­te al me­nos 24 ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.