¿Có­mo cal­mar el llan­to de un be­bé?

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Ra­fael Ahuad Gue­rre­ro*

El na­ci­mien­to de un be­bé es mo­ti­vo de gran ale­gría. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces su cui­da­do ge­ne­ra cier­to ner­vio­sis­mo, más aún cuan­do los pa­dres son pri­me­ri­zos. Den­tro de los cui­da­dos, el llan­to del re­cién na­ci­do re­pre­sen­ta una de los gran­des in­te­rro­gan­tes y has­ta te­mo­res que de­ben ser su­pe­ra­dos.

En prin­ci­pio, se pue­de afir­mar que el llan­to es la ma­ne­ra que tie­ne el re­cién na­ci­do pa­ra ex­pre­sar­se, ya que des­de su na­ci­mien­to se en­fren­ta a múl­ti­ples si­tua­cio­nes a las que tie­ne que amol­dar­se ta­les co­mo cambios de tem­pe­ra­tu­ras y so­ni­dos in­de­sea­bles.

El pri­mer llan­to se pro­du­ce una vez que el be­bé sa­le de la pan­za de su ma­dre y es, sin du­da, el más es­pe­ra­do y fes­te­ja­do por­que a tra­vés de él co­men­za­rá a res­pi­rar y li­be­rar to­do el lí­qui­do y mu­co­si­dad acu­mu­la­do du­ran­te las se­ma­nas de su ges­ta­ción.

Asi­mis­mo, du­ran­te los pri­me­ros me­ses de vi­da, se­rá si­nó­ni­mo de ham­bre, sue­ño, ca­lor, can­san­cio, do­lor, etc. No obs­tan­te, re­sul­ta con­ve­nien­te acla­rar que ca­da llan­to res­pon­de a mo­ti­vos di­ver­sos por lo que se­rán los pa­dres los en­car­ga­dos de in­ter­pre­tar el por­qué de ca­da uno. En es­te sen­ti­do, es de su­ma im­por­tan­cia que man­ten­gan la con­fian­za, to­men sus pro­pias de­ci­sio­nes y apli­quen el sen­ti­do co­mún en sus ac­cio­nes.

En pri­mer lu­gar, pa­ra cal­mar el llan­to del re­cién na­ci­do se acon­se­ja que la per­so­na que in­ten­ta so­se­gar­lo, pre­fe­ren­te­men­te los pa­dres, es­té tran­qui­los. Lue­go se de­be al­zar, pro­te­ger­lo con un con­tac­to suave y re­ti­rar­se a un lu­gar tran­qui­lo.

Por otro la­do, es im­por­tan­te co­men­tar que el llan­to siem­pre res­pon­de a al­gu­na in­co­mo­di­dad por lo que es in­co­rrec­to el con­cep­to de que “los be­bés hay que de­jar­los llo­rar por­que se mal­crían al es­tar de bra­zo en bra­zo”. Siem­pre es re­co­men­da­ble cal­mar­lo y di­fe­ren­ciar los mo­ti­vos del llan­to.

Otro ca­so es a par­tir de los seis me­ses de vi­da don­de ya em­pie­zan a en­ten­der lo que pa­sa a su al­re­de­dor, a ma­ne­jar su llan­to de acuer­do a las cir­cuns­tan­cias y es cuán­do se de­be em­pe­zar, de a po­co, a po­ner al­gu­nos lí­mi­tes. Por su par­te, al­re­de­dor de los ocho me­ses, los lac­tan­tes pa­san por un pe­rio­do de la vi­da lla­ma­do an­gus­tia del oc­ta­vo mes, en el cual llo­ran más, te­men a los des­co­no­ci­dos y só­lo se cal­man en bra­zos de su ma­má o al ver­la o es­cu­char su voz.

Si bien va­rían las cau­sas del llan­to de acuer­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da uno y a ca­da cir­cuns­tan­cia, en ge­ne­ral un be­bé pue­de llo­rar ca­da tres o cua­tro ho­ras por la ne­ce­si­dad de co­mer. En ca­so de que se pre­sen­te un llan­to an­tes de es­te pe­río­do de tiem­po, pue­de res­pon­der, por un la­do, a las ga­nas de dor­mir o, por otro, a la pre­sen­cia de mo­les­tias es­to­ma­ca­les co­mún­men­te co­no­ci­das co­mo có­li­cos. El llan­to por sue­ño tie­ne más que ver con que es­tá mo­les­to o in­có­mo­do y so­la­men­te quie­re que lo ayu­den a dor­mir. Bas­ta­rá con acu­nar­lo y ayu­dar­lo a con­ci­liar el sue­ño.

Por su par­te, en los ca­sos de los có­li­cos, es más agu­do y des­ga­rra­dor, ya que hay do­lor.Al be­bé se le po­ne du­ra la pan­za y se lo ve más co­lo­ra­do y ten­so. Pa­ra ali­viar­lo, se lo pue­de acos­tar, ha­cer­le mo­vi­mien­tos ti­po “bi­ci­cle­ta” y ma­sa­jear­le sua­ve­men­te la pan­za. Tam­bién, se lo pue­de sen­tar y con una mano ma­sa­jear­le la pan­za y con la otra cal­mar­lo.

Por úl­ti­mo, en los be­bés ma­yo­res de seis me­ses se pue­den pre­sen­tar epi­so­dios de es­pas­mo, los cua­les se de­tec­tan cuan­do -du­ran­te el ataque de llan­to in­ten­so- el be­bé de­ja de res­pi­rar (ap­nea) a) y se po­ne cia­nó­ti­cos (de co­lor azul). Es im­por­tan im­por­tan­te que los pa­dres se­pan ma­ne­jar ne­jar es­tas si­tua­cio­nes con tran­qui­li­dad y sin de­ses­pe­ra­ción. ción. Por lo ge­ne­ral, se re­co­mien­da so­plar la ca­ra del el be­bé o mo­jar­le el ros­tro o sa­cu­dir­lo con sua­vi­dad. dad.

Lo fun­da­men­tal de to­do es que los pa­dres se­pan que el llan­to es al­go na­tu­ral atu­ral de los re­cién na­ci­dos y que es ne­ce­sa­rio man­te­ner la se­gu­ri­dad, se­re­ni­dad y ma­du­rez pa­ra ra apren­der el lar­go ca­mino que re­pre­sen­tar el cui­dar y edu­car de los chi­cos.

*Je­fe de Pe­dia­tría a de la Clí­ni­ca Oli­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.