Mia pre­gun­ta Ber­nar­do res­pon­de El con­sul­to­rio de Stamateas

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Las res­pues­tas de Ber­nar­do Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías. Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Mi je­fe me tra­ta mal, aun­que yo no sea res­pon­sa­ble de un pro­ble­ma él siem­pre se la aga­rra con­mi­go ¿Cuál pue­de ser el ob­je­ti­vo de ha­cer­me sen­tir así?

Ruth

El ob­je­ti­vo es de­mos­trar que tie­ne po­der so­bre vos. De­trás de un mal­tra­ta­dor hay un ser las­ti­ma­do que se es­con­de mos­tran­do una per­so­na­li­dad agre­si­va, por ese mo­ti­vo gri­ta, bur­la, etc. Pa­ra lo­grar que cai­gas en su tram­pa va a bus­car al­go que te enoje, te due­la, o te las­ti­me, y cuan­do lo­gra que te sien­tas mal, que sien­tas ver­güen­za o que te creas de­fi­cien­te, ha­brá lo­gra­do su ob­je­ti­vo. Por eso te­nés que to­mar una ac­ti­tud di­fe­ren­te y de­fen­der lo que es tu­yo. Re­cor­dá que él es tu je­fe, no el due­ño de tu vi­da y de tus emo­cio­nes.

To­dos que­re­mos sen­tir­nos bien por den­tro y ver­nos bien por fue­ra ¿Cuál es la cla­ve?

Pau­la

Pa­ra lo­grar al­can­zar ese ob­je­ti­vo, que to­das las per­so­nas te­ne­mos, ha­brá que recorrer un ca­mino que se em­pie­za a tran­si­tar por den­tro. Pe­ro no se tra­ta de ver­nos bien en una for­ma su­per­fi­cial, sino de sen­tir­nos bien con no­so­tros mis­mos y es­tar con­for­mes con la ima­gen que nos de­vuel­ve el es­pe­jo.Es im­por­tan­te la mi­ra­da que te­ne­mos de las co­sas que nos ro­dean, de la pers­pec­ti­va con la que las ve­mos. De­pen­de des­de que lu­gar nos mi­ra­mos, si es des­de la con­fian­za o la des­con­fian­za. Cuan­do te­ne­mos cla­ro cuál es nues­tro pro­pó­si­to en la vi­da y no le te­ne­mos mie­do a los obs­tácu­los que se nos pue­dan pre­sen­tar, en­ton­ces po­de­mos lle­gar a lo que es­ta­mos lla­ma­dos a ha­cer, por­que te­ne­mos cla­ro “quié­nes so­mos”. Si en cam­bio, es la in­se­gu­ri­dad la que es­tá ga­nan­do te­rreno en tu in­te­rior, la­men­ta­ble­men­te, vas a ac­ti­var de­ter­mi­na­dos me­ca­nis­mos psi­co­ló­gi­cos que di­fi­cul­ta­rán el avan­ce.

¿Có­mo lo­gro que las pa­la­bras agre­si­vas no me hie­ran ni me las­ti­men?

Sandra

Te­nés que creer en vos mis­ma, en tu ca­pa­ci­dad y ac­tuar en con­se­cuen­cia; las bur­las no pue­den da­ñar a una per­so­na con bue­na es­ti­ma. En­fo­ca­te en lo bueno que te­nés y en las per­so­nas que te quie­ren, no en quie­nes se bur­lan de vos, de es­ta ma­ne­ra, vas a ser ca­paz de en­fren­tar cual­quier si­tua­ción. Anu­lá to­das las pa­la­bras de me­nos­pre­cio y las bur­las que te ha­yan di­cho, no oi­gas las pa­la­bras agre­si­vas “lo que na­ce con pa­la­bras, con pa­la­bras tam­bién se qui­ta”. Ha­blá bien de vos, alen­ta­te y, de es­ta ma­ne­ra, vas a in­va­li­dar cual­quier agre­sión.

En mi tra­ba­jo mis com­pa­ñe­ros se bur­lan de mí, ¿qué pue­do ha­cer?

Mar­ta

De acuer­do a cuál sea tu reac­ción fren­te a esas per­so­nas, van a sen­tir si han cum­pli­do con su ob­je­ti­vo o no: *Si te tra­gas la bron­ca *Si in­ten­tas agra­dar­les *Si te ca­llas, pe­ro en so­le­dad llo­ras *Si los in­sul­tas o si sos pre­po­ten­te An­te cual­quie­ra de es­tas reac­cio­nes ,el bur­la­dor di­rá: “lo­gré mi ob­je­ti­vo”. Es por es­to que fren­te a es­tas per­so­nas te­nés que ser aun más in­te­li­gen­te y ele­gir bien cuál va a ser la for­ma en que les vas a res­pon­der a su agre­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.