La ANORE­XIA emo­cio­nal

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Inés Oli­ve­ro y Mó­ni­ca An­drea Pu­cheu

En una re­la­ción co­de­pen­dien­te, ca­da miem­bro pue­de si­tuar­se en uno de dos ex­tre­mos: o bien asu­mir una des­me­su­ra­da preo­cu­pa­ción y res­pon­sa­bi­li­dad por los pen­sa­mien­tos, sen­ti­mien­tos o ac­cio­nes de otra per­so­na, o bien re­ve­lar una ex­ce­si­va fal­ta de com­pro­mi­so con la otra per­so­na. Sea cual fue­ra la ac­ti­tud adop­ta­da, es­tas dos ma­ni­fes­ta­cio­nes po­la­ri­za­das com­par­ten una pro­ble­má­ti­ca si­mi­lar: en am­bos ca­sos hay un otro más im­por­tan­te que el pro­pio in­di­vi­duo. Los miem­bros asu­men dos ro­les di­fe­ren­tes:

Ac­ti­vo, que co­rres-pon­de al adic­to a un otroo –ya sean pa­dres, hi­jos,, pa­re­jas, ami­gos, je­fes,s, etc. –, y cu­yo com­por­ta-a mien­to se apo­ya en su tre­men­do te­mor a desin-nte­grar­se si es aban­do­na-ado por ese otro.

Pa­si­vo, pro­pio de­lel adic­to a la evi­ta­ción,n, quien aban­do­na por­quee te­me que, si se com­pro-o me­te con la re­la­ción, se­rá ab­sor­bi­do o tra­ga­do po­ror el otro.

Sin em­bar­go, cuan­do ell ac­ti­vo­ti aban­do­na,b d ti­tie­ne llu­gar una in­ver­sión de los ro­les: el pa­si­vo se trans­for­ma en ac­ti­vo.

Sin du­da al­gu­na, po­de­mos de­cir que cual­quie­ra sea el pa­pel desem­pe­ña­do en el víncu­lo, am­bos in­te­gran­tes pa­de­cen anore­xia emo­cio­nal. Así co­mo la per­so­na que pa­de­ce el tras­torno ali­men­ta­rio re­cha­za to­do aque­llo que tie­ne que ver con el gus­to, el re­ci­bir y el nu­trir­se, en la anore­xia emo­cio­nal la ne­ga­ti­va es a re­ci­bir afec­to, ca­ri­ño, amor. Se tra­ta de per­so­nas que te­men com­pro­me­ter­se, dis­fru­tar, sen­tir­se gra­ti­fi­ca­dos con una pa­re­ja y que, por el con­tra­rio, exi­gen o tan so­lo se cru­zan de bra­zos y se cie­rran a que se las nu­tra emo­cio­nal­men­te. Más aún, tam­po­co es­tán dis­pues­tas a dar mu­cho en sus re­la­cio­nes. El anoré­xi­co emo­cio­nal siem­pre res­ta, ja­más su­ma: res­ta afec­to, abra­zos, emo­cio­nes, pla­cer, gra­ti­fi­ca­ción, ter­nu­ra, amis­tad, ape­go.

Por su par­te, el adic­to a las per­so­nas tie­ne una im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de agra­dar, a tal pun­to que pue­de caer en la de­for­ma­ción de sí mis­mo pa­ra sa­tis­fa­cer el de­seo del otro. Cuan­do no ob­tie­ne lo que ne­ce­si­ta, pue­de dar mues­tras de vio­len­cia pa­si­va –sen­tir­se víc­ti­ma, uti­li­zar el llan­to, mos­trar­se he­ri­do o des­am­pa­ra­do– e in­clu­so de vio­len­cia ac­ti­va –mos­trar agre­si­vi­dad, ira o do­mi­na­ción–. De­man­da amor, aten­ción y cui­da­dos de­ses­pe­ra­da­men­te, pe­ro se ocu­pa muy bien de ha­cer­lo con al­guien que es­tá im­po­si­bi­li­ta­do de res­pon­der a esa de­man­da. Pi­de don­de no va a en­con­trar y, de es­ta ma­ne­ra, re­afir­ma su si­tua­ción de aban­dono. El mie­do a lo des­co­no­ci­do –re­ci­bir amor– es ma­yor que el de re­pe­tir el trau­ma.

Los miem­bros de una re­la­ción de - co­de­pen­den­ciauno buscan ser sa­tis­fe­chos en sus re­cla­mos, sino re­crear una si­tua­ción in­fan­til trau­má­ti­ca que no fue ela­bo-ra­da y de­jó hon­das hue­llas en su psi­quis­mo, en des­me­dro de su po­ten­cial afec­ti­vo.f ti EEn llo cons­cien­te,i t su­po­nen que es­ta vez sí van a ob­te­ner el amor que no tu­vie­ron. Pe­ro su al­ma bus­ca re­pe­tir el dra­ma in­fan­til en cir­cuns­tan­cias se­me­jan­tes pa­ra que, con me­jo­res re­cur­sos, pue­dan cu­rar­se las he­ri­das y es­tar en me­jo­res con­di­cio­nes de vi­vir en ar­mo­nía y tras­cen­der el ni­vel an­te­rior.

El te­mor al aban­dono del adic­to a las per­so­nas atrae al adic­to a la evi­ta­ción. En pri­mer lu­gar por­que, al es­tar tan ne­ce­si­ta­do, es al­guien se­gu­ro pa­raa­ra se­guir a su la­do y, en se­gun­do lu­gar, por­que a tra­vés de su pa­re­ja re­sue­na con las de­man­das amo­ro­sas que hu­bie­ra que­ri­do ha­cer y que le es­tu­vie­ron ne­ga­das. Am­bos tie­nen los mis­mos te­mo­res: a la in­ti­mi­dad y al aban­dono.

Del li­bro “Adic­ción a las per­so­nas”, de Inés Oli­ve­ro y Mó­ni­ca An­drea Pu­cheu,

Edi­cio­nes Urano edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.